¡La derrota es ahora!

El aparataje de inteligencia imperial con todas sus agencias, ONGs y partidos lacayos en nuestro país apuestan a derrotarnos ahora, con el agravamiento de la especulación, la escasez, el acaparamiento y el contrabando como principales armas de generación de malestar y descontento en el seno de nuestro pueblo, agravado por el buhonerismo, transformado en bachaqueo de un sector de la población que repite las prácticas más perversas del capitalismo, aplicando la explotación y la especulación a los sectores más necesitados.

De allí que la respuesta de los revolucionarios debe ser una ofensiva total por reactivar nuestro aparato productivo y muy especialmente nuestra capacidad para producir alimentos, por eso hay un sostenido esfuerzo por poner en marcha muchas iniciativas agroproductivas y agroindustriales que se impulsaron en Gabinetes Móviles y que hoy, por mala gerencia, corrupción y falta de dolientes, se encuentran abandonadas, paralizadas o con muy poca productividad.

La guerra económica no es una guerra a largo plazo, todo lo contrario, es una guerra inmediata que debemos ganar hoy, no hay espacio para las dudas o dobles caretas; cualquier líder o militante del partido de gobierno, funcionario o efectivo militar que por ignorancia, intereses personales o grupales actúe en contra de la meta de poner en marcha nuestras potencialidades productivas, debe ser inmediatamente calificado como contrarrevolucionario, removido de su cargo burocrático, político o militar y enjuiciado, dependiendo de la gravedad del caso, pero nunca alcahueteado o tolerado.

La corrupción y la negligente complicidad son enemigos letales en esta ofensiva económica, muchos militantes del aparato burocrático en Ministerios, Gobernaciones, grandes misiones y Alcaldías e incluso Gobernadores y Alcaldes no entienden la gravedad de la situación y se comportan como si se tratara simplemente de un problema de declaraciones. No se dan cuenta que el malestar en la población es explosivo y que puede ser el tan anhelado y desesperado catalizador para una ola de protestas y estallidos que den al traste con la estabilidad política, provocando así lo que hasta ahora la oposición pitiyanqui no ha podido con sus guarimbas, salidas y transiciones.

El desafío de producir está por sobre la miseria o mezquindad política de cualquiera, hay que dejar de lado el sectarismo y los intereses individuales o grupales, y convocar a todos los venezolanos con sentido de Patria y Soberanía a producir para construir el Socialismo Ético, Crítico, Productivo y Bolivariano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1373 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: