¡Rosinés!

I
¡Qué hermosa joven! ¡Qué conmovedoras palabras! Es ella: tenía que ser Rosinés Chávez. La última hija del más grande venezolano de estos últimos cien años. Duélale a quien le duela, hay que decirlo. Es la pura verdad. El padre de esta joven fue un venezolano puro, íntegro; que amó a su pueblo como pocos en la historia de este país. Y ella ha crecido en revolución. Su padre la amó y la consintió ante las cámaras de televisión, y ante los ojos del mundo. La llevaba en sus giras. Siempre le tuvo una gran deferencia. Y de tanto nombrarla se nos metió en los huesos ese nombre. Dejó la niñez atrás. Ahora es una joven capaz de pararse ante un público y leer, llena de emoción y de recuerdos, unas palabras para que sepa la gente que Chávez sembró en ella una semilla que comienza a germinar.

II
El escenario que la vida le presentó a Rosinés no podía ser mejor que en el “Cuartel de la Montaña”, donde yace el féretro del Gigante, y donde se le brindaba un emotivo y conmovedor homenaje por sus dos años de su desaparición física. Allí estaba Maduro. Allí estaban los ministros. Allí había chavistas puros y leales e invitados especiales. Pero allí no podían faltar los abuelos de Rosinés, sus hermanas y sus tíos y tías. En medio de las palabras de Rosinés, se le quebró la voz, más de una vez, y las lágrimas de sus familiares no pudieron aguantarse.

III
Estas fueron sus palabras: “Gracias, papá, por quedarte como una lucecita cuándo sentimos que no vemos el camino. Gracias por seguir brillando en la mirada de un niño y en la sonrisa de un abuelo, gracias por habernos llenado de tantos recuerdos, muchos de ellos cargados de tantas ocurrencias…” Más adelante añadió, mientras se reponía del quiebre de palabra, lo siguiente: “El camino que queda por recorrer no es sencillo, como persona, como familia y como país pasamos por altos y bajos, pero seguiremos construyendo y luchando por esta hermosa patria a la que amaste tanto o más que tu propia vida, esta patria por la que tanto te sacrificaste…”.


“Antes de partida física intentaste prepararnos para estos momentos y dijiste que debíamos ser fuertes y seguir el camino, que debíamos ser valientes como el abuelo Maisanta. Hoy día seguimos sintiendo esa fuerza que nos trasmitiste y que de alguna manera, seguimos transmitiéndonos”. Y añadió, para terminar: “Lo que me dijiste un día, lo digo ahora porque no hay palabras más exactas para expresarlo: ´Te veo en todas partes y en todas partes te siento´. Una vez más gracias, ahora entiendo lo que un día expresaste al decir: ´Cuando hay amor de verdad uno se queda para siempre´. Te amamos y te recordamos tu pueblo y tu familia… Gracias, papá.
¡Volveré!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4300 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a203872.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO