Madurando la firmeza y la austeridad

Desde sus inicios, si algo caracteriza al proceso revolucionario venezolano, ha sido el perverso asedio, que hemos tenido que enfrentar por las fuerzas externas del gobierno de los Estados Unidos, quienes les siguen proporcionado apoyo logístico y financiamiento a los grupos extremistas y guarimberos de la parasitaria oligarquía nacional. Su objetivo: no es solo destronar la revolución bolivariana, también es cerrarle el paso y las rutas, hacia la construcción definitiva de un nuevo modelo civilizatorio. Otra sociedad más justa e igualitaria y con una nueva eco-ética, para ayudar a salvar el planeta. Este es nuestro gran sur.

Es por ello, que en estos últimos 15 años y este comienzo del año 2015, se haga mas evidente y expresivo; el acoso, saboteo y escalamiento de conflictos. La combinación y relación en la acumulación de momentos y circunstancias, han conllevado aflorar estas socio-anomalías, en las extensas colas que estamos viviendo por la adquisición de alimentos y bienes básicos. Como dicen algunos sectores de la oposición: !ya no hay vuelta atrás¡ !el chavismo se cocina en su propia salsa¡ es materia de saber esperar el tiempo necesario y acumular más decepciones para la capitulación definitiva de la revolución.

Nuestra fuerza revolucionaria ha venido resistiendo toda una serie de estrategias ingerencistas de saboteo-guerra de cuarta generación. Teniendo sus expresiones en distintas dimensiones: socio-económicas-políticas-militar-psicológica. Se quiere neurotizar al pueblo, con los confusos rumores y acciones subversivas de todo tipo. Encubiertas y abiertas para que los medios de comunicación internacional, se encarguen de sobredimensionar las dinámicas sociales acontecidas. Esta compleja situación, por más de 15 años se ha venido construyendo e interactuando y nuestro pueblo batallador las resiste, demostrando su fiel compromiso de lucha, por la defensa de la revolución.

Los múltiples esfuerzos que el gobierno hace, en abastecer y regular los precios de los alimentos e insumos necesarios, los cuales en minutos, se convierten en: desabastecimiento (PROGRAMADO) y acaparamiento; las carestías circunstanciales; los nuevos precios especulativos que NO VOLVERÁN A BAJAR; las colas y el CONSUMISMO exacerbado: el bachaqueo, el buhonerísmo alimentario paralelo; las ocupaciones de los depósitos y almacenes, donde se consiguen excesivas cantidades de alimentos y productos en su mayoría para el contrabando paramilitar. Circunstancias aupadas y alimentadas, por el continuo diversionismo ideológico fósilizado de la oposición, quienes desde MAYAMI (Agentes venezolanos de la CIA: Franchesqui-Urdaneta-Carratú) acusándose entre ellos mismos y a otros de corruptos e incapaces. Generando falsos positivos, que si van ó no, a los paros laborales, movilizaciones y actos de terrorismo en las colas. Estos mercenarios, también, son bien oídos por la Conferencia Episcopal Venezolana(CEV), ha mantener el sobredimensionamiento de la crisis, en condena al modelo eco-socialista en construcción. Algo insólito y es lastimoso afirmarlo: La CEV esta demostrando, no tener la capacidad ideológica, para apreciar las consecuencias a futuro, en la nueva direccionalidad de cambios, que aceleradamente el Papa Francisco, le esta demandando a la iglesia católica mundial.

Para enfrentar y contener toda la situación anterior, se necesita mucha firmeza en el conjunto de acciones, que se han venido proponiendo. El Presidente Maduro, ha sido maduro y responsable, en aceptar esta dinámica en crisis, que quieren imponernos. En su discurso de memoria y cuenta, demostró entereza, coherencia y constancia en sus planteamientos. Como prioridad, ratifico los compromisos de la agenda social. De nuevo, ha llamado a todos los sectores al dialogo, a trabajar por elevar la producción y la consecución de la paz.

Sin embargo hemos percibido en los seguimiento de otros tantos anuncios, que solo, estos llegan hasta allí¡¡. Causándonos una infinita y perjudicial demora. Por ejemplo: en materia ambiental-económica los retrasos se hacen sentir y la baja de los precios del petroleo nos invitan al rea-cómodo de nuestros presupuestos y estar atentos en practicar más, una consciente austeridad. De la misma manera, vemos con preocupación que se incautan productos y alimentos; se dan acciones de fiscalización de todo tipo, se reportan cifras y no se toman medidas drásticas contra los mercenarios terroristas, quienes han creado redes y estructuras de acaparamiento y especulación.

Insistimos, el otro reclamo del pueblo, es que debemos ser implacables con castigo, juicio y carcel a los mercenarios de la especulación, quienes van, desde las colas, hasta los distribuidores que llegan al Palacio de Miraflores, con sus apoyos internacionales. Caso concreto, el de los Hermanos Herrera y la protección de la Proter&Gamble. Curiosamente, teniendo su red de distribuidores en los estados fronterizos y las costas(favor chequear internet). Desde esta condición nos emerge la siguiente reflexión: pareciera que algunos de los cuadros medios o los EJECUTIVOS, quienes deben poner andar las propuestas técnicas-políticas de cambio, carecen de su propia confianza, autoridad y firmeza para tales propósitos. Condiciones que empujan hacia la apatía, inercia e inanición en la organización social de la producción. Nos abruman las incertidumbres e improvisaciones, las cuales alimentan la perversa burocracia y corrupción.

Afirmamos, no es una situación de capitulación de la revolución. Estamos a tiempo de enderezar nuestros entuertos. Las condiciones de la dinámica en crisis nos están invitando a impulsar; nuestra inmensa creatividad colectiva e individual. Se trata de encontrar las mejores y comprometidas capacidades técnico-políticas en los espacios que están urgidos en ser atendidos.

Reafirmamos: -tenemos los recursos materiales y avanzadas propuestas(Plan Patria); -tenemos a los movimientos sociales comprometidos y siguen motivados para aportar, sus propuestas que deben ser oídas y puestas en marcha; -tenemos nuestra inmensa fuerza revolucionaria cívico-militar chavista que exige más revolución en revolución. En todas estas fuerzas, estamos seguro se encuentran las capacidades técnicas venezolanas, para progresivamente avanzar en la superación de los múltiples factores que hemos señalado y seguir construyendo con firmeza y austeridad nuestra bella patria, por/para la nueva civilización humana que urgentemente exige edificarse.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1426 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: