Este año intentarán dar el tiro de gracia

A solo días de haber expirado el año 2014, nos disponemos a enfrentar quizás a uno de los años más complicado que le ha tocado sobrellevar a la Revolución Bolivariana, como será este nuevo año 2015. El precio del petróleo, nuestra única fuente de ingreso de divisas al país, cerró el año cerca de 46 dólares el barril. Las mafias contrabandistas de nuestros insumos alimenticios, no cesan en el saqueo del país. Al mismo tiempo, sigue ocurriendo, que insumos de fabricación nacional, continúan careciendo en los hogares venezolanos. De alguna manera se vienen acumulando factores negativos, en la búsqueda de generar un clima de perturbación o disgusto nacional.

Un sector del empresariado, se ha dedicado a producir, sin ningún tipo de justificación, por debajo de su capacidad productiva manteniendo siempre la sensación de escasez de los productos. Es inaceptable que artículos como; detergentes, suavizantes, lavaplatos, desinfectantes, jabones, desodorantes, shampoo, acondicionador, afeitadoras, papel sanitario y productos cosméticos, se hayan hecho de tan difícil acceso para la población, a pesar de que en su mayoría se fabrican en el país. Complica esta situación, el saqueo impulsado o permitido por algunos Funcionarios de las FANB, que oportunamente han venido siendo identificados y apartados de tan gloriosa fuerza. Al mismo tiempo que se ha apresado contrabandistas, se ha enjuiciado a un alto numero de funcionarios que deshonraron el glorioso uniforme de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Pero la situación que realmente enturbia el panorama nacional e internacional en lo político-económico, es la estrategia que los gringos junto a sus aliados han diseñado en contra de algunos países, incluido el nuestro. La cual consiste en inundar los mercados de petróleo a través de técnicas de extracción, altamente contaminantes y nocivas para la vida. Lo cual ha provocado una baja significativa en los precios del petróleo y por supuesto en los ingresos del país. Situación que afecta profundamente las cuentas de la nación, ya que son los ingresos provenientes de este rubro, los que motorizan la economía del país.

Como se ven las cosas, pareciera que la élite gringa y sus aliados en el país, nos han entrampado. Están confiados de que con esta situación, nuestros ciudadanos pondrán a un lado su espíritu libertario y sus ganas de seguir construyendo la nueva historia del mundo y se entregarán resignados a los brazos del Tío Sam. Están apostándolo todo a que nuestro Pueblo saldrá en estampida, en contra de Nicolás Maduro y la Revolución Bolivariana. Se olvidan que este Pueblo dejó de ser manipulable. Y que ataques externos similares, hemos resistido con entereza. Estos días se ha observado como a los ignorantes que se contentaban por la baja en los precios del petróleo, les ha cambiado la cara, al percatarse que sus amos del norte, no tomaron las precauciones de que la medida afectara solo a los chavistas.

Decía el Presidente en su alocución al Pueblo, que esta situación de crisis, no debe generar más que un despertar como país. Asi como se observan agresiones en contra de nuestro Pueblo, también sucede que como sociedad deberíamos estar haciendo más. Decía el Presidente: "que este año será un año de oportunidades, de dinámica de nuevos motores económicos". Tiene que ser el año de superación personal de cada uno de los venezolanos. Debemos comenzar a pensar como nación, que nuestros esfuerzos vayan dirigidos a retomar los sueños de grandeza de nuestros Libertadores. Este debe ser el año de la revolución económica responsable, el año de abandonar la dependencia al petróleo. El año donde todos debamos sentir que colocamos nuestro grano de arena, en la construcción de la Venezuela Socialista. No es momento para las preocupaciones, es el momento para las ocupaciones. Este trayecto lo hemos recorrido en otros momentos, a finales del año 2008 el barril llegó a costar 33 dólares, pero nos levantamos. El objetivo trazado por el Presidente, es que en esta oportunidad, nos propongamos la tarea de construir una economía fuerte y diversificada. Mas allá de ganar el dinero de la manera mas fácil posible, está el hecho de que debemos generar riquezas orgánicas, que solidifiquen nuestra economía.

Por ser esta una situación especial, es necesario un trato también especial, contra los que vienen desestabilizando la economía del País. Esta situación de traición a la Patria llevada a cabo por algunos, debe ser sancionada de la manera más ejemplarizante. En vista de que se está poniendo en juego la seguridad de la Nación. ¿O es que intentar generar hambruna en un país, es un delito menor?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3046 veces.



Pedro Figueroa


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200530.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO