La autoexpiación burguesa del porqué no hay una revolución productiva

El Editorial "Futuro Incierto" publicado por el Nacional, de fecha 28-12-2014 en su crítica al anuncio del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, con respecto a la revolución productiva, El Editorial del periódico ha dicho que "­la experiencia de la humanidad ha demostrado que estas dos palabras son incompatibles"­, es decir; la revolución social y la producción técnica. ¿cuál es el papel que Maduro le reserva al sector productivo venezolano: la de chivo expiatorio de sus decisiones económicas absurdas según El Editorial del Nacional?.

Para comprender los cambios de este siglo XXI miremos los cambios en el pasado, La revolución burguesa ocurrió con la revolución industrial, se inició en la segunda mitad del siglo XVIII en Gran Bretaña, que se extendió unas décadas después a gran parte de Europa occidental y Estados Unidos, ¿Quién puede negarlo? Desde allí se revoluciona los métodos de producción no solo en la producción tanto agrícola como de la naciente industria, se multiplicó el producto, a la vez que disminuía el tiempo de producción, asimismo la riqueza percapita se multiplicó, el nivel de vida de los pueblos se elevó, sin embargo pese a todo los cambios científico técnicos, el capitalismo no ha podido dar respuesta social a los problemas de la pobreza, la salud, la educación, la vivienda y en general a un modo de vida ecológico.

Con esto se desdice el planteamiento de que en "la experiencia de la humanidad la revolución no es compatible con los cambios productivos", simultáneo a estos cambios producto de las modificaciones en la industria textil, la extracción y utilización del carbón, la construcción de vías férreas, canales o carreteras, además la invención la máquina de vapor así como el desarrollo en la segunda mitad del siglo XIX del motor de combustión interna y la energía eléctrica. Y como todos sabemos a causa del desarrollo industrial nacieron nuevos grupos sociales o clases sociales, el proletariado (los obreros, trabajadores y profesionales) y los dueños de los medios de producción y poseedora del capital.

Si el anterior esquema del desarrollo industrial y social es cierto, no es menos cierto que estas dos clases sociales se enfrente entre sí, una lucha por elevar sus condiciones de vida, el salario, y la otra por elevar la ganancia a costa de la disminución del salario, ¿Quién se puede engañar que los trabajadores y la burguesía sea cual sea, comercial, industrial o financiera pueda no sostener una lucha contra los trabajadores? La historia ha demostrado suficientemente, la lucha que libran los trabajadores en general contra el capital y el capitalismo, de manera que es incompetente quien no sostenga esta idea histórica e inculpar a otros de su propia ignorancia.

La siguiente idea del Editorial del Nacional es que niega que Venezuela logre una revolución productiva, puesto que se deriva de acuerdo con el Editorial que estas dos palabras son "incompatibles", asunto que se ha sido desmentido, pero sigamos, ¿Porque no puede haber en Venezuela una revolución productiva?, esto se explica porque ya ocurrió en los centros del capitalismo mundial, Europa, Japón y en los EE.UU., luego estos países han continuado la división internacional del trabajo (colonial) es decir aquellos países en desarrollo (que nunca alcanzarán la revolución productiva, porque está prohibido para ellos, vetada) exportadores de materia prima (receptores de productos manufacturados) y países capitalistas desarrollados exportadores de manufacturas (receptores de materias primas).

Sin embargo; para El Editorial del Nacional negando que en el 2015 se produzca un revolución productiva, puesto que según ellos, al parecer creen que el país dispone de una burguesía empresarial similar a la emprendió la revolución industrial en el siglo XVIII, y nada más lejos de esta verdad, si miramos de cerca a nuestra burguesía, se caracteriza por ser parasitaria, exportadora de capital, no es innovadora de los medios de producción, no genera capacidad técnicas ni científica ni tecnológica, entonces, ¿Cómo podría crear cambios productivos, industrializar un país, y en caso venezolano, transformar el modelo rentístico petrolero?. Hasta ahora no ha dado la respuesta desde la segunda mitad del siglo XX en adelante.

Así no es que la burguesía venezolana se halle "estigmatizada" sino que ella no ha cumplido su rol histórico y lejos de eso se hace cómplice del imperialismo norteamericano en expoliar la nación venezolana, a través de la renta petrolera, el comercio, la dependencia tecnológica y científica para luego inculpar a otros, al gobierno de su propia incompetencia e irresponsabilidad de no dar respuesta al problema del desarrollo industrial, el problema de la independencia y la soberanía, lo que otra burguesía inició en Gran Bretaña luego en Europa y finalmente en EE.UU. por eso, la incapacidad social y técnica de la burguesía de no hacer la revolución productiva producto de sus "prácticas políticas" de subordinadas al imperialismo estadounidense, de allí que su estigmatización como clase social sea verdadera.

Porque El Editorial del Nacional se pregunta cuál es el papel que Maduro le reserva al sector productivo venezolano: la de chivo expiatorio de sus decisiones económicas absurdas?. Pasa revistas algunas de ellas, a criticarlas desde las posiciones neoliberales, la primera autoexpiación de la burguesía, "mientras no se desmonte el desafuero de la inamovilidad laboral, cuya consecuencia ha sido exactamente la contraria en todos los sectores productivos: la caída de la productividad y el debilitamiento de la cultura del trabajo en Venezuela" no habrá según El Editorial revolución productiva. ¿Es un desafuero laboral un que la ley proteja los derechos de estabilidad de los trabajadores? No creo.

La inamovilidad laboral ha servido para proteger a los trabajadores de la crisis productivas, de los ciclos productivos, de las recesiones y depresiones económicas del capitalismo, Venezuela no está ajena a los coletazos de la neo globalización, de las crisis del capitalismo mundial, del impacto de las relaciones externas, somos una economía abierta, por ende susceptible de las influencias del capitalismo, por eso, la capacidad de manejar de manera arbitraria, con desafuero, la posibilidad de disponer "libremente" de la mano de obra, vale decir expulsar de las fábricas, industrias y empresas, miles de trabajadores sin miramiento de sus familias, dejándola desamparada, solo porque en tiempo de crisis económica disminuye la ganancia, y el capitalista no quiere asumirlo.

Si lo que le preocupa al capitalista, al empresario venezolano si trabaja o no el trabajador, el obrero y el profesional --la cultura del trabajo—también le debería preocupar el empleo y el desempleo social, lo que eso significa para la familia, el hecho de que despidan al padre o madre de familia, ¿Por culpa de quien, por desafuero del gobierno o arbitrariedad del empresario? Claro por eso quiere el empresario según el Editorial del Nacional, desregular el amparo social de los trabajadores, para así, acumular capital a expensa del costo barato de la mano de obra, para disponer de una bolsa de trabajo a su antojo, es decir en tiempo de crisis expulsar mano de obra, en momento de prosperidad, contratar mano de obra, ¿Y qué hay de la familia, de los hijos e hijas de los trabajadores?. ¿También sufrirán en carne propia el desempleo social? ¿Cómo puede haber revolución productiva sin los trabajadores?. Dónde está impunidad, sino del lado de quienes desemplea a los trabajadores?.

Mientras esto ocurre en "el sector productivo" de la burguesía venezolana, de acuerdo con el Editorial "El régimen de Chávez y Maduro ha estimulado el crecimiento de un sector de la población que recibe salarios y beneficios, pero que apenas trabaja o no trabaja, y que no pueden ser despedidos porque gozan de la impunidad que les otorga el Ministerio del Trabajo". Pues bien trabajar es un derecho humano, la cultura del trabajo se ha de sembrar en el alma de los venezolanos (as), el hecho que reciba salarios y beneficios obedece a contraprestaciones legales, lo contrario sería sostener la tercerización laboral de la cual la empresa privada está muy ducha y que pronto vence su plazo, ahora bien, el deber ser es trabajar, si un trabajador no trabaja, para eso están las leyes, para sancionar sus faltas, y esto no quiere decir, que se deba apoyar la impunidad laboral, para eso hay mecanismos en que empresario o gobierno puedan apelar al Ministerio del Poder Popular del Trabajo.

Segunda autoexpiación; puesto que es cierto la burguesía se niega a la intervención del Estado en la economía, un principio cardinal en la ideas burguesa liberal, de allí que nuestra burguesía plantee "No habrá revolución productiva, no puede haberla, mientras haya toda una amplia actividad del sector oficial dedicada a hostigar a las empresas y los empresarios, a través de todo tipo de fiscalizaciones". Como es del todo sabido los empresarios se niegan a ser inspeccionado, fiscalizados y regulados, (se sienten hostigados) desearía disponer de un Estado laisser faire "dejar hacer, dejar pasar", un gobierno que les permita pagar menos impuestos, que los impuestos que recaude sean para estimular sus negocios, desearía un gobierno tipo EE.UU., cuyas leyes están al servicio de las corporaciones. El problema es que allá si hubo una revolución productiva, y aquí no la hay no porque no haya un gobierno como en los EE.UU (Lo tuvieron durante más de 40 años, durante la IV República) sino que son parasitarios y esto no es una estigmatización, sino una realidad.

Tercera autoexpiación; en verdad de que ha servido el aumento de la productividad percapita, el aumento de la acumulación del capital, de la burguesía y en general el aumento de la productividad del trabajo y la ganancia? Si de acuerdo con el Editorial del Nacional, el sector productivo privado no ha sido capaz de fabricar automóviles, tractores, computadores, teléfonos, aires acondicionados, cocinas, entre otros y ni siquiera en alianza con el capital extranjero, por eso "No habrá revolución productiva, no puede haberla", puesto que la burguesía en alianza con el imperialismo prefiere ese papel de subordinado, plegado a los intereses de las transnacionales, de allí que su indiferencia y apatía política obligue a que el "gobierno ha convertido la actividad importadora directa de alimentos, medicinas, insumos hospitalarios y hasta de vehículos, en una política de Estado, en vez de promover la producción en Venezuela".

Claro de nada ha servido promover la producción en el país con la burguesía que se tiene, una burguesía parasitaria, pero si ha emprendido con empresas de producción social, empresas privadas nacionalistas, proyectos productivos conjuntos, inclusive con capitales extranjeros y países extranjeros tratando de hacer una revolución productiva, pongamos por ejemplo, la empresas de producción de electrodoméstico y automotriz con el gobierno de China, Rusia e Irán, verdaderas potencias productivas.

Cuarta autoexpiación; dice El Editorial del Nacional, "No habrá revolución productiva, no puede haberla, cuando hay toda una maquinaria burocrática dedicada a fabricar obstáculos, inventar reglamentos, cambiar los procedimientos, en resumidas cuentas, una burocracia que se comporta como si su objetivo fuese impedir, bajo cualquier excusa, que las empresas puedan dedicarse para lo que fueron creadas: trabajar y producir". No hay duda de que hayan operado en el país a lo largo de más de un siglo, el problema es que la más reciente crisis de divisas del país en el mercado petrolero ha puesto de manifiesto la fragilidad del modelo productivo venezolano, sino también la debilidad de no disponer de una burguesía innovadora, emprendedora, capaz de trabajar de manera conjunta con el gobierno en pro del desarrollo del país.

Nuestra burguesía "venezolana" siente animadversión hacia el Estado, la burocracia, muchas veces se sirve de él, de sus burócratas y no precisamente de "la cultura del trabajo", sino de la corrupción de los funcionarios públicos para lograr prebendas, beneficios, esto no lo dice prefiere hablar y denigrar de "la maquinaria burocrática", impugnar "sus reglamentos", "procedimientos" y leyes todo porque el capitalismo neoliberal no le agrada que controlen al capitalismo, prefieren libertad económica, solo que en momento de crisis optan por el salvataje del gobierno en vez de los ciudadanos y ciudadanas, por eso no puede haber una revolución productiva del lado de la burguesía, porque no ve en el gobierno un aliado para desarrollar el país.

Por ultimo echemos vista a la última autoexpiación de la burguesía. El Editorial del Nacional afirmó "Pero sobre todo, no habrá revolución productiva, no puede haberla, cuando el gobierno, una vez que ha dilapidado los fabulosos ingresos por la venta del petróleo que tuvo durante años y años, utiliza los pocos recursos disponibles, no en estimular la producción, no en solucionar, por ejemplo, la grave situación de falta de repuestos en el parque industrial venezolano, sino en seguir alimentando con una actividad propagandística absurda el mensaje de una Venezuela cargada de esperanzas, cuando la realidad es que la nuestra es, ahora mismo, una sociedad invadida por la incertidumbre y el miedo a lo que ocurrirá en 2015".

Como vemos a "a burguesía nacional" está "invadida de incertidumbre y de miedo" en el 2015, ve con preocupación la situación de escasez en el mercado, no lo explica por los años en que no hizo "la revolución productiva" en Venezuela, en que tuvo la oportunidad desde "la Gran Venezuela" industrializar el país mediante los petrodólares, sino que inculpa al gobierno por no haberlo hecho, en todo caso de haber "dilapidado fabulosos ingresos por la venta del petróleo". La burguesía no se auto expía, no siente culpa, ella tampoco se siente responsable históricamente, menos incompetente con sus homologas del mundo industrial, sino que prefiere endosarle la crisis al gobierno, sin cuestionarse para que entonces "trabaja y produce", ella la burguesía ya sabemos se excusa con el gobierno despilfarrador de la IV República, de su incapacidad de impulsar el desarrollo industrial, solo sirvió para engordar una burguesía improductiva que dilapido una fortuna en "el tabarato dame dos", en el consumismo maiamero de la sociedad industrial.

Finalmente la burguesía venezolana no hará la revolución productiva históricamente, esa tarea tendrá que hacerla el gobierno, el Estado en América Latina, ha demostrado ser incapaz e incompetente en la tarea de industrializar y emprender la senda del desarrollo, con algunas excepciones como en Argentina y Brasil, lejos de Hacer uso de los recursos financieros estimulados por el gobierno, se ha dedicado a colocarlos en el exterior, especulando y presionando hacia devaluación para obtener más dólares en el mercado cambiario, la burguesía venezolana que defiende El Nacional solo seguirá alimentando desesperanza y decepción ante el reto de responder a la crisis de escasez que vive el país a causa de la crisis de divisas, seguirá alimentando el aparato propagandístico en defensa de sus intereses apátrida, por eso no tendrá futuro e incertidumbre, será desplaza por el proletariado, quien hará la revolución industrial en alianza con el Estado.



 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1597 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200404.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO