Los monstruos ficticios de Luis Vicente León: el gobierno o la empresa privada

Hay quienes acostumbrados a "las ideologías ciegas" de los dogmas liberales y sus actualizaciones neoliberales terminan por crearse a sí mismos verdaderos monstruos ideológicos. El primer "monstruo ficticio" en la mente de Luis Vicente León es "la crisis que vivimos, causada por este modelo de control", crisis causada por la intervención, se refiere concretamente Luis Vicente León (LVL) en su artículo en el diario regional del Zulia, Panorama en: ¿Quién es el problema: privados o públicos", al control que ejerce el gobierno sobre la empresa privada, porque se pinta al Estado como un monstruo que controla mediante el gobierno la economía privada. Este caballero defensor de la empresa privada prefiere un modelo privado de economía, contrario a la República Bolivariana (la cosa pública), ideal del Libertador (La Hacienda Pública). Sera bueno decirle a este representante neoliberal que el modelo económico que hubiera preferido Bolívar, El Libertador para el ejercicio del gobierno, el que hubiera tolerado aun con la participación privada en la economía, no hubiera aceptado el modelo dependiente, neocolonial con que se desenvuelve la empresa capitalista privada en el país, principalmente en su carácter apátrida, sometida a las leyes del mercado, de la escasez, la especulación y la inflación.

Para el señor L.V.L. el control del gobierno y la intervención del Estado en la economía y sociedad es un "discurso Populista" para maquillar el problema, ¿Cuál problema, el de los privados o el de lo público? Para el, el problema se reduce a "una crisis producida por el modelo de control y hostilidad contra el sector privado, que ha generado escasez e inflación". Conozcamos sus recomendaciones como economista a la clase media (que no es a la clase obrera a que está dirigido su discurso) por ejemplo, L.V.L., en "¿Y que hacer frente a la crisis?", El Universal, 30-11-2014), veamos la maqueta que nos coloca este ciudadano representante ideológico del capital:

Veamos lo que denuncia e identifiquemos contra quien se queja en esta crisis de "la escasez y la inflación" contra el gobierno o contra el mercado capitalista:

"Revisa tu presupuesto…no le pidas al gobierno que no sea populista (o sea que no te ayude a sostenerte, olvidando que la tarea bolivariana, que el fin de todo gobierno es hacer feliz al ciudadano). …¡Quieres un ejemplo? Bájale dos a las salidas, fiestas, cenas, regalos, delicateses y viajes. Revisa si te siguen conviniendo las suscripciones a revistas, las cuotas al club, las clases privadas y los gastos de peluquería y tintorería, si tienes inmuebles que no estén produciendo: o los alquilas o los vendes, pero no tiene sentido pagar mantenimiento e impuestos cuando cada bolívar cuenta". (Se nota un estilo de vida acomodado, acostumbrado a los placeres, propio de la burguesía al cual le recomienda racionar el consumo, puesto que el 2015 según LVL, será un año difícil por la caída de los precios del petróleo, pero sigamos, la nota es mía). Continua LVL.: "Revisa tu póliza de seguro…evita duplicaciones y primas ineficientes, revisa tus planes del celular y TV por suscripción y ese seguro de que estas pagando lo que te conviene. Se consciente de que tu gasto total sea inferior a tus ingreso total….la tasa de interés pasiva que el banco te paga por tus ahorros, son negativa, es decir, inferiores a la inflación…El ahorro debe buscar alternativas distintas. Por ejemplo en divisas (que te quede claro hoy no hay dólar caro)…si tus ahorros no te alcanzan para adelantar las compras de lo que necesitas, no dudes en endeudarte en bolívares, la tasa de interés…hace atractivo el crédito que te cobran…." (Claro como todo economista recomienda a la clase burguesía y pequeñoburguesa racionar el gasto, y eso porque cuando acudes al mercado capitalista de seguro, bancos privados, clubes privados, tiendas privadas, peluquerías privadas, tintorerías privadas, --todo está caro--, por eso les dice "bájale dos" al gasto en el mercado capitalista privado, en cambio al ciudadano le pide "No hay espacio para desperdicios. Revisa tu presupuesto, decide que eliminarás y no tengas contemplación, aunque tendrás resistencia familiar al respecto. No le pidas al gobierno que no sea populista, si tú no puedes dejar de serlo en tu propia casa". (la nota es mía: imagínese L.V.L. le aconseja a la clase burguesa racionar el gasto, limitarse en el consumo, imponerse un régimen de auto racionamiento ¡y eso que no es comunista!, claro el racionamiento no es producto del gobierno, sino de los precios del mercado capitalista en el cual los gastos superan los ingresos, entonces contra que se queja L.V.L. en sus notas, evidentemente que el problema no es el gobierno, los controles del Estado o el gobierno sino contra un mercado capitalista salvaje, devorador del salario).

El señor L.V.L. busca "excusas ficticias contra el gobierno cuando en realidad quien lo agrede es el mercado privado y no el público, sin embargo se niega a la ayuda, llama a no aceptar "la ayuda populista del Estado", a resistirse, entonces quien ataca la demanda o el consumo de los usuarios, de los ciudadanos y ciudadanos, el gobierno o la empresa privada que defiende pero no, está ciego, los monstruos ficticios no lo dejan ver, ni porque en su interpretación del racionamiento del mercado, se dirige a los sujetos privados tales como la tintorería, los seguros, los bancos, las tiendas, y largo etcétera de empresas capitalistas que señala pero no se atyreve a decir las cosas por su nombre, vale decir no puede aplicar a ser "valiente y supervisarse delo que reflexiona y escribe".

El siguiente monstruo de L.V.L. consiste en "la ideología ciega", la ideología cosmopolita del capital, que todo lo que toca lo hace mercancía, sin importar la felicidad de un pueblo, solo interesa vender y comprar, comprar y vender, sometido al ciclo de los negocios del mercado capitalista neocolonial, y es precisamente aquí, donde predomina las ideas esclavista del imperialismo contemporáneo, la neo globalización o expansión del capital y su sistema económico dependiente para los países en desarrollo, exportadores de materia prima. De manera que L.V.L. despotricando contra el gobierno por "la escasez" aun cuando sabe el inmenso papel que ocupa en la economía, defiende a la empresa privada capitalista, señala en "se valiente, supervísate a ti mismo", el Universal, 14-12-2014, afirma: ¿No te parece insólito que no sea a las empresas estadales ineficientes y corruptas a quienes se supervisa, sino que le lanzan fiscales a quien hace un esfuerzo gigante de trabajar por encima de su capacidad para entregar lo máximo que puede a los consumidores (que por cierto, la respetan, quieren y reconocen su esfuerzo y valor)?". Parece que no le gusta la supervisión de las empresas, es partidario del libre mercado, nada de regulación pública, ¿Qué hubiera pensado Bolívar, que era un hombre centralista de las funciones públicas de este señor defensor de la economía privada?. Seguro se hubiera imaginado que es un godo, un defensor de la corona, del poder económico y político del imperio.

El tercer monstruo de L.V.L. es la expropiación del gobierno, de "importantes factores de producción y que es hoy el principal actor en muchos sectores de la economía", pues bien eso le preocupa, que la Hacienda Pública intervenga en la economía, que los fiscales visiten a las empresas privadas, que pongan al descubierto la doble contabilidad, la evasión fiscal, las especulaciones de precios, el acaparamiento, y sobre todo lo que él llama la "caída de la producción, desabastecimiento y distorsión en la distribución", pero por favor, quien distorsiona en el mercado no es el Estado, este solo se asegura de que llegue los productos comestibles a los consumidores, en cambio la empresa privada capitalista se asegura de que lleguen bien caro, sin importar si consumen o no, ese no es problema de la empresa privada, sino de los controles del gobierno respecto de la inflación, entonces "o nos agarra el chingo o el sinnariz", control o no control, he allí el dilema de la empresa privada.

El cuarto monstruo de L.V.L. no lo ve pero existe, la crisis de los valores ideológicos del capitalismo en la clase obrera y en la burocracia del Estado y el gobierno, el interés propio por encima de la patria, la negligencia y la desidia, el nivel bajo gerencial, el déficit de formación gerencial socialista en las empresas públicas, en las empresas expropiadas, conspira contra las mismas empresas del gobierno, sin señalar la corrupción con que asecha la empresa capitalista al gobierno por lograr privilegios fiscales, dólares, prebendas desleales en el mercado, por eso comparto con L.V.L. que la mejor inversión que pueda hacer el gobierno es educar al pueblo, pero nuestra diferencia es que recomienda invertir en educación como "inversión de oro", en cambio mi punto de vista es que la educación no es una mercancía, es un patrimonio de la humanidad, nos lleva a volver a interrogar a este señor venezolano, a ver si en algo conoce de historia, puesto que Bolívar reclamaba Asamblea Nacional de congregantes, "el cuidado primogénito de los ciudadanos y ciudadanas", la educación pública ¿Qué hubiera pensado Bolívar de este venezolano?. No hay duda no es bolivariano y eso se explica porque como dice Carlos Dorante "¡Ay de los hijos tan pobres, que solo tienen dinero! ¡Ay de las sociedades de estos hijos!", ya que el señor Luis Vicente León se haya ante el dilema de Dorante: que para tener conocimiento hay que "Saber que sabemos lo que sabemos, y saber que no sabemos lo que no sabemos, hay que tener –parafraseando—"valentía" para tener cierto conocimiento; ya que todos los vicios humanos afloran cuando el conocimiento se extingue", y como dijo parafraseando a Sócrates "Supervisate a ti mismo". (Dorante, Carlos "¡Educa a tus hijos!", El Universal, 30-12-2014).

Pero aún hay un monstruo más, el quinto. Que hubiera pensado el Libertado sobre el papel de la ciencia bajo un modelo dependiente del desarrollo, de una empresa privada que solo sabe comprar y vender, vender y comprar, muy típico en los centros comerciales, que no invierten en activos productivos, que prefieren el comercio o la especulación con las divisas como esas "empresas de maletín del 2012" que defraudaron al gobierno y al pueblo venezolano, pero no, el gobierno ataca la consecuencias pero debe atacar las causas de acuerdo con León, "puesto que no quiere que se ataquen las causas de la "baja de producción, desabastecimiento y distorsión en la producción" opta por alarmar: "el resultado final sea que los pocos privados que producen aún, se cansen y terminen anexados al grupo desastroso de empresas públicas que son causas fundamental de la crisis", pero entonces también dice este caballero como economista asesor, en "qué hacer frente a la crisis", que "el ahorro debes buscar alternativas distintas…no me refiero a activos de placer que generan más costos a futuro, sino activos productivos, cosas que te permitan mantener o aumentar tus ingresos….". ¿Quién lo contradice?. Por estas razones es bueno escuchar el consejo del padre de Dorante: "lo importante no es aprender, sino saber qué hacer con lo que se aprende". Así pues señor Luis Vicente León ¿Qué hacer con lo que usted escribe, cuando se desdice en algunas partes en sus reflexiones?. Por supuesto olvidaba que usted no quiere que le responda, pero su artículo "Sé valiente. Supervísate a ti mismo", me invitó hacerlo, a supervisarme y saber lo que escribe llama "al Silbón, la llorona y al diablo", pero no olvide a Florentino que espantó esos monstruos al amanecer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1527 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200091.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO