Vientos de la sabana

Una Venezuela soberana

En estos días hemos podido observar el rostro alegre de la oposición por tres temas que han tomado auge en los medios nacionales e internacionales. En principio a la oposición le alegra que se esté desarrollando una guerra económica que lesiona la tranquilidad del pueblo. Ellos odian y detestan al pueblo, a las grandes mayorías, y por eso relinchan de éxtasis de observar cómo las familias invierten un tiempo considerable para adquirir uno que otro producto que hace falta en los hogares. Son ellos mismos quienes han provocado esta situación y con sus manipulaciones de siempre salen los voceros a echarle la culpa a todo aquel que quiera y sueñe con una patria libre, próspera y soberana…, desde Chávez para abajo, según sus mentiras seríamos los responsables de tal situación.

Otra de las cosas que les hincha el corazón es la caída de los precios internacionales de los hidrocarburos. Que el precio esté a 100 dólares les da rabia porque con este precio se profundizaron y profundizan la estabilidad económica, la inversión social que a lo largo de estos tres lustros revolucionario ha permitido una inclusión social que no es posible en el marco del capitalismo y que en la cuarta república desplazó al 84 por ciento de la población a la pobreza generalizada, lejos de la educación, la salud, el deporte y la cultura masificada; a partir de allí, su regocijo que el precio del petróleo baje porque albergan en sus miserias espirituales que esto podría desencadenar en un caos total, una anarquía generalizada, que les pudiese asomar la oportunidad, ya negada de por vida, de volver al poder político y económico de la patria de Bolívar.

En medio de sus amarguras, estos iracundos, han encontrado también sonrisa en que Estados Unidos mancille la dignidad de la patria pretendiendo sancionar a funcionarios de nuestro país. Es la conducta más reptil y apátridas de una oposición que perdió todo dominio de racionalidad, de vergüenza y pundonor, de alegrarse por estas posiciones arrogantes y hasta peligrosas para todos de un imperialismo inmoral y asesino como el gobierno imperialista que ya ha aceptado en sus departamentos, sin ningún estupor, que han hecho guerras a lo largo y ancho del planeta donde han sembrado divisiones, odios, violencias y muertes. Un imperialismo genocida que más temprano que tarde deberá entregar cuenta con la justicia por sus daños a la humanidad, a la ecología, a la vida.

Así de orate es nuestra oposición, una oposición que sueña con unas navidades sin hallacas, sin pernil, sin felicidad y sin nada. Muchos de ellos ya emprendieron sus viajes al exterior a pasar sus navidades en Estados Unidos, su país del alma, y en Europa. Mientras albergan que en Venezuela se profundice un desespero. Para tristeza de ellos, hoy Venezuela posee un alto grado de conciencia y ya el pueblo se apresta para recibir las navidades con regocijo, con felicidad, con esperanzas y con amor. Un pueblo que se abraza en familia, que abraza la dignidad, la patria, una revolución socialista que nos garantiza ser más éticos y morales ante un mundo que convulsiona de injusticias y exclusiones por la prepotencia y guerras de gobiernos indolentes con la especie humana. Feliz Navidad y paz para todos los hombres y mujeres de buena voluntad! Feliz Navidad a todos los niños y niñas de esta Venezuela gigante de amor! Feliz Navidad a esta Venezuela soberana!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1226 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor