Hay que ser más contundentes y audaces en política internacional, Presidente Nicolás Maduro

En el día de ayer, cuando conmemorábamos los 15 años de nuestra hermosa niña llamada Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el periodista y político venezolano, José Vicente Rangel, haciendo la introducción y la presentación antes de que ejerciera su derecho de palabra el Presidente de la República Nicolás Maduro, propuso que se conformara una Comisión de Juristas a nivel nacional e internacional, para llevar a juicio al ex-presidente George W. Bush, al ex- vicepresidente Dick Cheeney, y al ex-secretario de Defensa, Donald Rumsfield, propuesta que el Presidente Maduro acogió con beneplácito.

Es bueno acotar que esta medida se adopta en el contexto de un Congreso estadounidense, cuyas dos Cámaras cuentan con una amplia mayoría de factores de la ultraderecha gringa, y que aprovechándose de la excusa de "violación de Derechos Humanos", a propósito de la activación de "La Salida" por parte de sus lacayos acá en Venezuela, durante el período comprendido del 12 de febrero al 30 de junio de 2014, aprobó la Ley de Defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil de Venezuela de 2014, que pretende sancionar a funcionarios venezolanos por lo que ya hemos señalado anteriormente. Solamente faltaría, de acuerdo a los expertos, que el Presidente estadounidense, Barack Obama, firme dicha ley, que de paso, fue propuesta por el senador de New Jersey, el demócrata Bob Menéndez, y el senador de Florida, el norteamericano de origen cubano anticastrista, Marco Rubio, bajo el apoyo de otra enemiga de Venezuela, la Presidente de Asuntos Exteriores del Senado yankee: Ileana Ross Lethinen.

Sin duda, esta ley, más allá de violentar nuestra soberanía como país independiente, eso como que hay que recordárselo todos los días a los enemigos de la Patria de Bolívar y Chávez, constituye una clara agresión, que todos los venezolanos, independientemente de nuestro signo ideológico, debemos rechazar. El derrocado presidente hondureño, José Manuel "Mel" Zelaya señalaba que detrás de estas sanciones, estaba la mano de Hillary Clinton metida.

Según Karl Marx, la economía es la que impulsa los cambios políticos y sociales de una sociedad, y vaya que tenía y tiene razón. Para muestra un botón: Bastó que el Comandante Supremo, Hugo Chávez, a través de las 49 leyes habilitantes de 2001 quisiera transformar la base económica de nuestro país con instrumentos jurídicos como la Ley de Tierras, la Ley de Hidrocarburos, la prohibición de los créditos indexados y la "cuota balón", para que ello deviniera en el cruento Golpe de Estado del 11 de abril de 2002, y el paro- sabotaje petrolero de finales de ese año y comienzos de 2003; lo mismo ocurrió con el Presidente Obrero, Nicolás Maduro, cuando mediante Ley Habilitante promulgó el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Costos y Precios Justos, lo que constituyó, desde nuestro punto de vista, el detonante para la activación de "La Salida" de los sectores fascistas de la oposición, en el período comprendido entre el 12 de febrero a el 30 de junio de 2014.

Pues bien, con el tema de las sanciones por parte del Congreso y el Gobierno estadounidense, bajo la mámpara de "Derechos Humanos", se ocultan razones económicas, el verdadero motivo de las sanciones gringas contra nuestro país. Nada se menciona sobre las intenciones de la ultraderecha de ese país de "ponerle la mano" a una empresa como CITGO, de acuerdo a las informaciones que se recogen de la revista ultraderechista Zeta, de Rafael Poleo. También ocultan, los intentos de embargar y robarnos los activos y bienes de nuestra estatal petrolera, PDVSA. Por eso, muy oportunas son las advertencias del Presidente Nicolás Maduro, de que esta Guerra Económica la pretenden reforzar con la matriz de opinión del "default", que en realidad se trata de un bloqueo financiero contra nuestro país, para generar un conjunto de acciones violentas de nuestro pueblo, las cuales estimamos poco probables aunque no imposibles, debido al elevado nivel de conciencia nacional. Sin embargo, no debemos subestimar a nuestros enemigos, ya que no podemos olvidar que nos enfrentamos al Gobierno que maneja el complejo tecnológico industrial y militar más formidable sobre la faz de la tierra.

Teniendo en cuenta estos elementos que me permito socializar, y sin desmeritar sentar un precedente contra todo un sistema de dominación múltiple a nivel internacional por parte del imperialismo gringo y sus aliados, es que me parecen que las decisiones tomadas por el Presidente Maduro, en cuanto a llevar a juicio a estos señores que ya he mencionado, me parecen pocas, y no contundentes.

Sostengo esta aseveración, porque en primer lugar, los estadounidenses no respetan el ordenamiento jurídico internacional, en buena medida diseñado por ellos para dominarnos. Cuando ese mismo ordenamiento jurídico internacional se les convierte en "cuchillo para su propio pescuezo", simplemente le dan una patada a la mesa y ya. Además de ello, el gobierno gringo no suscribió el Estatuto de Roma, que crea esta Corte Penal Internacional y muchos de los tribunales internacionales, por lo que se considerarán exentos de la aplicación de las disposiciones y de la justicia internacional.

Chávez, en su mirada geopolítica y estratégica si sabía golpear y hacer respetar nuestra soberanía nacional. Cuando los gringos amenazaban con arremeter y profundizar las agresiones contra Venezuela, el Comandante eterno sabía, aunque les duela, utilizar nuestra riqueza petrolera como arma política: "Si las agresiones contra nuestro país arrecian, no les entrará una gota más de petróleo a los Estados Unidos, así tengamos que comer piedras, pero este es un pueblo digno", dijo en alguna de sus múltiples alocuciones. Asimismo, y en solidaridad con Bolivia, le dió 72 horas al embajador estadounidense en Venezuela en el año 2008, creo que era Patrick Duddy, para que abandonara nuestra Patria, y sobre todo por lo que les dijo: "Vayánse al carajo, yankees de mierda, que acá hay un pueblo digno, Vayánse al carajo mil veces yankees de mierda". Por eso, cada día me convenzo más que, por el culillo que los gringos le tenían a nuestro Comandante inmortal, y por su manejo al pelo de la geopolítica mundial y la estrategia, Hugo Chávez fue asesinado.

Pues con esta sola medida de querer llevar a juicio a estos tres asesinos como Bush Jr, Cheeney y Rumsfield, seguramente Obama, los congresistas y el stablishment que gobierna en EEUU se deben estar riendo de nosotros. Tal vez sea ignorante en el tema internacional, pero hay que ser más enérgicos y aplicar mayor reciprocidad en cuanto a este tema de las sanciones estadounidenses contra funcionarios nuestros, y me disculpan si con ello soy exageradamente pragmático.

Por ejemplo, si las agresiones imperiales arrecian contra nuestro país, pues se debe considerar seriamente expulsar a los funcionarios estadounidenses que aún puedan permanecer en la embajada gringa, de hecho, estoy completamente seguro que la mayoría de ellos deben ser agentes de la CIA y el NSA, terminar de romper relaciones diplomáticas con ese país imperial, hasta que llegue un gobierno que verdaderamente respete la soberanía de los pueblos libres del mundo.

Además de ello, si ellos nos agreden, como lo dijo el propio Comandante Chávez, "no les entrará ni una gota más de petróleo venezolano a los EEUU". Claro, algunos pudieran señalar que EEUU está explotando su propio petróleo, pero obvian que el petróleo de esquisto y aplicando las técnicas de "fracking" y "super- fracking", es totalmente insostenible por los daños ambientales y a la corteza terrestre que ocasionan, pero además, las reservas gringas no dan para más de 30 años. En cambio, las reservas y las riquezas petroleras venezolanas, dan para más de 300 años, por eso nos agreden y quieren derrocar al Gobierno y exterminar nuestra Revolución Bolivariana.

Además de ello, debería pensarse la posibilidad de todos los contratos petroleros con empresas estadounidenses, dentro y fuera del país. E incluso, por aquello del principio de reciprocidad en el Derecho Internacional, si llegases a embargarse CITGO o activos de PDVSA, pues deberíamos hacer lo mismo con empresas, bienes o activos de empresas estadounidenses en territorio venezolano.

Pienso que así, seríamos mucho más eficaces y realmente nos haríamos respetar como Estado y como Gobierno verdaderamente independiente. Y pienso, que en este contexto en que el imperio arrecia sus amenazas contra el país, sin negar el necesario espacio de maniobra que debe darse en el campo internacional, es lo que hubiese hecho Hugo Chávez.

¡Bolívar y Chávez Viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2604 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a199846.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO