Madiba, el Pepe y Leopoldo López

El cinco de este mes se cumplió un año de la desaparición física de Nelson Mandela, o Madiba (el padre), como se le conoció popularmente a este líder sudafricano, activista desde muy temprana edad contra el apartheid, especie de segregación racial existente entonces en Sudáfrica.

Tras unirse a las filas del Congreso Nacional Africano fundó la liga juvenil de esa organización y ya graduado como abogado fue arrestado varias veces acusado de sedicioso siendo procesado en un juicio por traición desde 1956 a 1961. Inscrito en el partido comunista de forma secreta fue arrestado de nuevo en 1962 y condenado a prisión de por vida. Fue gracias a una campaña internacional y en medio de una convulsionada manifestación social en Sudáfrica que se logró su liberación en 1990, para luego con una intensa campaña ganándose el respeto, la confianza y el cariño de sus conciudadanos llegar a la presidencia de Sudáfrica por medio del sufragio. En total Madiba tuvo 27 años encarcelado, primero en la isla Robbón y luego en las cárceles de Polismor y Víctor Verster.

Todo ese tiempo de encarcelamiento lo pasó Mandela metido en un calabozo en las más deprimentes condiciones que ser humano alguno pueda soportar. Sin embargo no se quejó que le estaban violando sus derechos y ninguna organización de derechos humanos abogó por su libertad o al menos que le respetaran sus derechos como ser humano, por el contrario, los Estados Unidos lo metieron en las lista de los terroristas más peligrosos y mientras estuvo detenido le fue casi imposible la comunicación con su familia, incluso con su esposa a la que vio en escasas oportunidades y a sus hijos que logró verlos por primera vez muchos años después de estar preso.

José Alberto Mujica Cordano, conocido cariñosamente como “Pepe”, actual presidente de Uruguay, país que tiene mucho que enseñarnos a los venezolanos de política, sobre todo a la oposición que tiene la manía de protestar todos los eventos electorales cuando no les favorece, fue miembro del grupo guerrillero urbano Tupamaro y estuvo durante 14 largos años preso en una celda en la que apenas podía moverse, careciendo de los más elementales derechos como ser humano. Su única compañía era una rata con la que compartía la poca comida, que le traía un encapuchado, para no dejarla morir. Tampoco ningún organismo de derechos humanos abogó por él. Logró su libertad al retorno de la democracia beneficiado con una ley de amnistía, continuando su carrera política para llegar luego a la presidencia. Es un hombre querido y admirado incluso por sus opositores políticos, de gran carisma y humildad.

Leopoldo López Mendoza, miembro de una familia adinerada y oligarca, que como todo nacido en cuna de oro, hijo de papi y mami, está acostumbrado a que todo se lo den, lo que le pertenece y lo que no y sino se lo dan lo toma a la fuerza o por la influencia del dinero. Sus papis le metieron en la cabeza que podía y tenia que llegar a la presidencia de la república iniciando una “carrera política”, que lo llevó a la alcaldía de Chacao, donde residen los más recalcitrantes y enfermizos opositores al gobierno revolucionario. Desde allí comenzó una campaña desestabilizadora que continuó con más fuerza a su salida de la alcaldía, al no poder postularse de nuevo por haber sido inhabilitado políticamente por corrupto (ladrón). Se unió a otros alcaldes y miembros de su partido creando una formula que llamó “la salida”, sometiendo varios puntos del país en un caos causando la muerte de más de 40 personas inocentes. Se vio obligado a
entregarse a la justicia después de estar huyendo como rata porque el mismo gobierno tuvo información que se lo iban a echar al pico para convertirlo en un mártir.

Hoy se encuentra detenido en Ramo Verde, con todas las comodidades de un hotel cinco estrellas, gozando de todos sus derechos, con aire acondicionado, TV, celular, una cómoda cama y su respectiva neverita donde guarda sus juguitos y botellitas de agua mineral “Evian”.

Recibe periódicamente la visita de su bella esposa y hasta un cuarto aparte para la visita conyugal tiene. Bueno, un verdadero apartamento. Pero su detención ha causado todo un escándalo en los organismos de los llamados derechos humanos que piden su libertad. Incluso,
el senado y el inmoral gobierno de los Estados Unidos abogan por él y acusan al Gobierno bolivariano de violarle sus derechos. Su esposa, mitómana sin escrúpulos ha llegado a decir que lo tienen como al Conde de Montecristo, pues está en un calabozo donde le pasan la comida por un huequito donde apenas cabe un plato.

A este criminal y ladrón, cuyo padre es dueño de los burdeles de Chacao lo han querido comparar sus compañeros de aventuras en un ejemplo igual que Madiba. ¡Que riñones!..

Aquí el comandante Chávez estuvo dos años metido en una celda por sublevación militar, no se quejó ni anduvo con lloriqueos y al salir en libertad por un sobreseimiento de la causa inició una verdadera campaña política que lo llevó a la presidencia siendo reelegido hasta que una sospechosa enfermedad se lo llevó físicamente.

Leopoldo en su lloriqueo aspira ser candidato a diputado, algo que será bastante difícil pues su inhabilitación política termina en 2017, mientras tanto que continúe gozando de su dorado presidio.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2296 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a199718.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO