Tolerancia para Chino y Nacho y 800-Sapo para los que proponemos el debate y la crítica

El presidente Nicolás Maduro acaba de justificar la presentación de Chino y Nacho en unos megaeventos multimillonarios que organiza el alcalde Jorge Rodríguez para dentro de unas semanas, aduciendo que “aquí hay tolerancia”. Vaya argumento del presidente Maduro, cuando no han tenido la menor tolerancia para sus propios camaradas Héctor Navarro y Ana Elisa Osorio, con los cuales compartió luchas hombro a hombro y junto al comandante Chávez durante unos 20 años.

Esta absurda presentación de Chino y Nacho se une a la todavía más absurda medida anunciada por el gobernador de Carabobo Francisco Ameliach, quien dijo que “el militante que esté fomentando la desunión debe ser denunciado a través de: denunciainfiltradospsuv@gmail.com y vía mensaje de texto al 04169425792″.

Con esta propuesta, Ameliach se pasó en un sólo viaje al campo del fascismo y el estalinismo, se abrazó con Laurenti Beria, Adolfo Hitler, Francisco Franco, Benito Mussolini, Pol Pot y otros personajes trístemente célebres de la historia reciente.

Si el PSUV es realmente un partido revolucionario, a este señor Ameliach debería aplicársele lo mismo que sin razón alguna se le impuso a Héctor Navarro: suspensión inmediata de sus derechos como militante, pase a tribunal disciplinario y exclusión de la dirección nacional, alto mando político y cualquier otro órgano dirigente del partido. La razón: el proponer un recetario fascista para contener la rebelión de las bases partidistas ante los innumerables desaciertos que se vienen cometiendo en la gestión de gobierno y el alejamiento cada vez mayor de los fundamentos principales del Plan de la Patria y el legado del comandante Chávez.

Al Seminario Nacional que organizó Marea Socialista el pasado fin de semana nos cortaron la electricidad de una manera bastante evidente. Nos reuníamos en un local dependiente del gobierno metropolitano que dirige Ernesto Villegas (las salas de Parque Central). Primero nos cortaron la luz cuando estábamos en la Sala 2. Adujeron una sobrecarga eléctrica. Nos obligaron a suspender momentáneamente el evento mientras nos trasladábamos a la Sala 6-7. Allí nuevamente nos cortaron la luz a los pocos minutos de comenzar la sesión de la tarde del viernes 14. Ya no tuvieron excusas que inventar. Todos los locales comerciales alrededor de las salas estaban con electricidad y funcionando a la perfección. Sólo se fue la luz donde estaba reunida Marea Socialista. El señor Ernesto Villegas parece que se unió a la ola de fascismo e intolerancia que encabeza por ahora Ameliach.

La bofetada en la cara, no contra nosotros, sino contra todo el pueblo bolivariano que observa con suma preocupación como el país se le va de las manos a los autodenominados “hijos de Chávez”, ha sido el llamado a la “tolerancia” hecho por Maduro para justificar el concierto de Chino y Nacho.

Aunque no conozco mucho de sus ritmos musicales, si estoy seguro que son unos simples recicladores de temas mediocres al servicio de las mafias disqueras de Miami. Su presencia en un concierto organizado por la revolución bolivariana no tiene justificación alguna. Incluso en el caso de que no hubieran participado en la campaña imperial de “SOS Venezuela” realizada en febrero-marzo para apoyar desde el extranjero la Guarimba fascista que provocó más de 40 muertos en Venezuela. Su música no tiene nada que ver con los valores culturales que se han defendido aquí desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999.

Decir que la presencia de Chino y Nacho en un concierto bolivariano es una muestra de tolerancia es un chiste de muy mal gusto. Pedir tolerancia para justificarlo, es burlarse de la inteligencia del pueblo, pues lo dice quien no ha tenido la menor tolerancia para debatir con los que hasta hace apenas unos meses eran sus camaradas del alma, tan “hijos de Chávez” como el mismo Maduro, como es el caso de Navarro y Osorio, execrados del PSUV, borrados de los medios públicos, colocados en el limbo jurídico y en la nada comunicacional.

¿Qué está pasando? ¿Está surgiendo una tendencia fascista al frente de la gestión gubernamental?

El pueblo bolivariano tiene que reaccionar ante un “alto mando político” que apunta en el sentido inverso cada vez que le toca tomar decisiones importantes. El Golpe de Timón que solicitó Chávez el 20 de octubre de 2012 todavía espera por su ejecución.

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 19 de noviembre de 2014.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3392 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a198637.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO