Nicmer ¿no has entendido “El Golpe de Timón”?

Chávez fue madurando en lo político hasta tener claro la forma de materializar el socialismo en Venezuela, y el rol que debe cumplir el Gobierno en esa tarea.

Chávez sabía que lo primero que debía hacerse era crear condiciones objetivas materiales para que la propuesta del socialismo tuviera un sentido esperanzador. Chávez estaba claro que en las condiciones de pobreza y exclusión que existían en la Venezuela pre-chavista era “imposible” pretender desarrollar al país. Fue entonces que se lanzó sin pausa a crear esas condiciones, que como ya dije, eran necesarias para formar las bases de una nueva sociedad (incluyente, justa y desarrollada en lo material y en lo ético); y producto de ese empeño que se convirtió en política de Estado, Venezuela en menos de 2 lustros (2 períodos presidenciales de la IV república) logró, entre otras cosas, reducir la pobreza a menos de la mitad, y la pobreza crítica, se redujo en un 70% (según cifras de la CEPAL); Venezuela fue declarado territorio libre de analfabetismo en el año 2005, por la UNESCO; redujo el desempleo a la mitad; redujo de manera importante el coeficiente de desigualdad (Coeficiente Gini); mejoró sustancialmente la alimentación del venezolano, al punto que aumentó la talla promedio de nuestros hijos y la FAO reconoció el esfuerzo del Estado en la lucha contra el hambre. Hay que resaltar que se logró todo esto y más, en medio de ataques de toda índole para evitarlo, entre los que cuentan: paro empresarial, paro petrolero, guerra psicológica a través de los medios de comunicación privados, ataque internacional, Golpe de Estado, etc. Pero este diseño de Chávez tuvo una falla original y fue que nunca contó con un partido vinculado a las masas, que por esa vinculación sintiera sus necesidades; que contribuyera con desarrollo de sus potencialidades; un partido que pudiera frenar las desviaciones del camino, ejerciendo un control sobre la acción del gobierno, un partido que debió ser el principal soporte del gobierno. Eso nunca ocurrió y el avance fue producto de la acción ejercida, casi exclusivamente desde el gobierno central. Quizás por eso, muchos camaradas creen que la transformación del Estado burgués al Estado Socialista es tarea principalmente del Gobierno. Eso se evidencia, en el siguiente párrafo del artículo de Nicmer Evans, publicado en Aporrea en fecha 3/10/2014, intitulado: “Ser Chavista Hoy”. El párrafo dice lo siguiente: “Ser chavista hoy es luchar por la construcción del Estado Comunal, concepto eliminado del discurso oficial, es aplicar el Golpe de Timón, con el apoyo y la legitimación del pueblo, es respetar las diferencias e integrarlas al esfuerzo de construir un país mejor.” ¿Aplicar el Golpe de Timón “con el apoyo y legitimación del pueblo”? Es decir, ¿no es el pueblo el que aplicará el Golpe de Timón, sino que éste acompañará y legitimará al ente u órgano encargado de hacerlo? No, hermano. La organización popular no se puede decretar. La organización popular se moldea y construye desde adentro de las comunidades. Es imposible que desde afuera de ellas, alguien las pueda organizar. Luego, las Comunas son el pueblo organizado en unidades productivas y de servicio comunitario hasta convertirse en espacios autosustentables.

Nuestras comunidades, en una Venezuela con casi 100 años viviendo de una renta petrolera, que atrofió nuestra actividad productiva en el resto de las áreas de producción, requieren una nueva consciencia de la necesidad de producir más allá del petróleo. Pero esa consciencia debe transmitirla quien la tiene, y transmitirla dentro de las comunidades, conviviendo con ellas y enseñando con el ejemplo, así como aprendiendo de ellas. De otra manera, cualquier cosa (material) que reciban las comunidades, seguirán la inercia del derroche y la inconsciencia capitalista.

Esa transformación desde las bases del pueblo, es la tarea de un partido revolucionario que no tenemos; de modo que ese vacío hay que llenarlo con los movimientos revolucionarios conscientes de la transformación necesaria a la que me he referido en este escrito.

El gobierno es sólo un instrumento del pueblo para el logro de esa sociedad diferente, inédita pero posible que nos hemos planteado. Es el gobierno el que debe acompañar al pueblo en su transformación y legitimar su esfuerzo; no al revés. Mientras sigamos creyendo que es el gobierno el que va a transformar la sociedad, vamos a seguir en el círculo vicioso de criticar al gobierno de turno para sacarlo y colocar otro gobierno que correrá la misma suerte del anterior.

El Golpe de Timón supone una transformación política de las relaciones socioeconómicas en su conjunto, y eso no se realiza con un acto administrativo.

No hay sistema político que dure, sin un sistema eficiente de producción de bienes y servicios.

Es el momento en que todo aquel que cree en la construcción del socialismo en Venezuela, nos sumerjamos en las comunidades a contribuir a crear Comunas de producción y servicios para ir formando las redes a las que Chávez se refirió el 20 de octubre de 2012, las cuales les darán la fuerza estructural a las actuales misiones y sellarán la permanencia de la Revolución Bolivariana en nuestra patria, asegurando, entonces, la construcción de esa nueva, justa y pacífica sociedad que soñamos todos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3235 veces.



Juan Carlos Valdez


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: