Cuentos del fracaso de dos retrecherías

Las fuerzas del imperio no cesan en su objetivo de impedir que los pueblos que echaron a andar, con legítimo derecho, la máquina de su liberación alcancen independencia plena. Ocultar, desviar o limitar los productos de primera necesidad es una de las armas en las que más confían para sus propósitos.

En Chile, desgraciadamente, los resultados fueron favorables para su mortal y desquiciado plan de aniquilación. En Nicaragua y Cuba, para no ir muy lejos, ese programa fracasó. Las mayorías absolutas, en ambas naciones, no están dispuestas a cambiar pepitas de oro por falsos espejitos.

El enemigo sacó sus cuentas: fracasada la guarimba y al tanto de que dos más dos son cuatro, cree que atentando contra el estómago y el aseo personal lograrán en los electores un encolerizado estado de ánimo que conducirá luego a las urnas electorales.

Con todo respeto, a quienes se lanzaron por ese barranco de los cálculos mal hechos, les cuento dos anécdotas de las tantas vividas en estos tiempos de Golpes y magnicidios.

El sábado 25 de octubre, en pleno choque La Guaira-Aragua en el estadio universitario, CorpoMiranda obsequió varias franelas. Una de ellas fue a parar al campo de juego, violentamente arrojada por un aficionado que seguramente cree que estamos peor que antes pero que no tuvo miramientos para comprar el no muy barato boleto de entrada.

¡Nadie lo imitó! Por el contrario, la rumba continuó al son de la siempre alegre e insuperable samba de Chicho.

El domingo, en la cola para comprar detergente, una seria discusión brotó entre dos coleados y una señora afectada por la pareja. “A la gente si le gusta pelear” dijo un tercero tal vez tratando de incendiar la pradera. Como en el juego, la “iniciativa” tampoco fue secundada y todo siguió normal, tan normal que yo compré mi jabón, redacté este artículo y me fui, de nuevo al estadio, a ver luchar a mis Tiburones esta vez ante Bravos de Margarita.

Como se ve, los amargados son minoría sin poder de influencia. Los sonrientes, optimistas y chavistas, mayoría convencida de que al poder la burguesía no volverá.
¡Chávez vive…la lucha sigue!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1259 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: