“Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! cuando quiero llorar, no lloro... y a veces lloro sin querer”...

Quise empezar este escrito de esta forma, y con esta estrofa, porque estimo y pienso que no se debe dejar de reconocer, que las luchas que hemos venido afrontando desde tiempo inmemorables, ciertamente las hemos venido haciendo, en buena parte, para darle vida, cuerpo y alma a nuestros ideales en cuanto a la reconstrucción de las bases políticas del gobierno y, el otro mayor segundo objetivo, cambiar la estructura del sistema económico del estado burgués, por un sistema económico socialista, y, por lógica razón, debemos estar muy conscientes de que, la mas poderosas de las razones para nuestra constancia y consecuencia en las batallas y en las luchas sociales, se basa y se fundamenta en la teoría muy solida de dejarle un mundo mejor a nuestra juventud; y eso, nada ni nadie lo puede negar, y mucho menos contraponerse a esa infinita realidad, que ha sido nuestro único y autentico objetivo, para poder consolidar nuestros sueños de una patria bonita, para dejarse a nuestros jóvenes.

En ese mismo orden de ideas y en virtud de tratar de explicar, las des convocaciones, a pesar, de que aun seguimos acudiendo a las marchas, concentraciones y todos los eventos que nuestro gobierno revolucionario nos invita, no se deja de observar, y esto hay que decirlo con honestidad y mucha seriedad, los vacios, si como lo han leído, existen muchos vacíos, en nuestras convocaciones a marchas, concentraciones entre otras, pero no voy a echarle la culpa a nadie, porque, si alguien tiene la culpa de todo esto, seria “el negro chua” por estar escribiendo estupideces y guebonadas absurdas en “nuestra querida, contaminada y ¡vaya! que única” trinchera de lucha, como lo es Aporrrea.org, o tal vez, claro está, posiblemente también la culpa de allá tantos vacios en nuestras concentraciones, la tenga Gonzalo Gómez, por haberse reunido con maría corina, y haber salido ileso de una posible coñaza que no le dieron; pero, jamás y nunca, les echaremos la culpa, a un discurso excluyente de los emprendedores y sobrevivientes combatientes de todas esas luchas, que les han permitido a los combatientes de hoy, estar en donde en la actualidad están.

Dosifiquemos los discursos excluyentes, hay grupos etarios sensibles en nuestras filas ¿saben? por aquello de las tendencias, y de las diversas corrientes del pensamiento dentro de las fuerzas revolucionarias chavistas, yo soy uno de los que me arrecho y no me da pena decirlo

por otra parte, y ya para no seguir hablando paja locas, y, antes de que vengan a decirme cuatro babosadas, es muy importante, decir y expresar, pero con la más contundente y solidad verdad, que de no haber sido, por ese 04 de febrero del año 1992, y de no habérsele dado aquellos oportunos minutos de declaración a ese ser maravilloso y extraordinario y bendecido por dios, para traernos nuevamente la esperanza a los que vivimos luchando tooooodaaaa la vida; como lo es Hugo Rafael Chávez Frías, hoy en día, ni los del pasado, ni los del presente y mucho menos que menos, los del futuro, tuviésemos las oportunidades de las que hoy en día gozamos, para estar viviendo esta vida, estos sueños de una vida mejor, y esta “patria, patria, patria querida” que liberada Hugo Chávez nos las dejo.

Estoy absolutamente convencido, de que, de no haber aparecido Hugo Rafael Chávez frías, en la vida y la palestra política pública venezolana, hoy fuésemos unos esperpentos luchadores sociales, reducidos a basura del pasado de las ideas trasnochadas.

si me quieren llamar resentido, lo acepto, si me quieren decir, boca abierta, también, pero lo que si les puedo asegurar, es que en esta revolución todos y todas nos necesitamos, porque, cada quien, a la hora de las decisiones de la índole que estas sean, nos estaremos necesitando los unos a los otros, porque solo contamos con nosotros mismos; porque así como diría nuestra aguerrida y combativa camarada y comandante Lina Ron, “solo el pueblo salva al pueblo”, y hemos estado creando eslogan que desconvocan a la participación espontaneas a las marchas, concentraciones, entre otras, porque aunque nuestros cuerpo estén longevos, hay quienes aun conservamos, nuestras mentes y nuestro espíritu hermoso, de la eterna juventud.

No sé, digo yo, es solamente una idea. Pero en las marchas nos seguiremos viendo camaradas de luchas, batallas y victorias


Chávez vive, en la conciencia y en la memoria de toso los pueblo pobres del mundo

jesus chua espinoza



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2590 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: