Llegó la hora de la unidad y la inclusión

El sectarismo y la prepotencia de un basto sector de la revolución bolivariana pone en peligro los logros alcanzados bajo la conducción del maestro de masas y comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías. Ciertamente desde la partida de Chavez, a la revolución se le han visto muchas grietas y justo es reconocerlo.

Pero para eso es necesario que la alta dirigencia del PSUV, entienda, que con un solo partido no se puede hacer socialismo. Es como si pensásemos que con solo construir el socialismo en Venezuela, basta para que el capitalismo mundial se desmorone y el resto de América y el mundo se convierta al nuevo orden social.

La derecha fascista está jugando duro: Está mostrando músculo y enviando mensajes bien claros, que están bien lejos de querer el diálogo. El mensaje es de guerra sin cuartel. El último mensaje fue el asesinato del líder juvenil Robert Serra, abogado y parlamentario de 26 años, el diputado más joven de la historia política del país. Antes hubo el secuestro y cruel asesinato de Eliécer Otaiza, destacado líder del 4F y concejal metropolitano, la confrontación armada desde las guarimbas, contra nuestra fuerza armada, que dejó como saldo dos oficiales asesinados y varios guardias nacionales y policías, muertos y heridos, amén de más de 40civiles que perdieron la vida..

Como de costumbre ante los llamado del presidente Nicolás Maduro al diálogo y a la paz, se han hecho los locos y han dejado que sean factores externos quienes respondan, como en el caso del insulso José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos quien , siguiendo el libreto de su amo del norte respondió que: La oposición no puede ir al diálogo con sus dirigentes presos”, en clara alusión al proceso que se le sigue a Leopoldo López, por conspiración, para derrocar al gobierno del presidente Maduro y fomento del terrorismo en Venezuela.

Tan claro está, que el rey de la guerra, del terrorismo y la desestabilización en el mundo y “ Premio Nobel de la Paz”, inquilino de la Casa Blanca, de inmediato con el mayor descaro vino, en nombre de los Derechos Humanos, a pedir al gobierno venezolano la libertad para Leopoldo López, olvidando que él, como jefe del imperio, tiene en el mundo entero centenares de ciudadanos de diferentes nacionalidades convertidos en cadáveres insepultos, porque están presos, sin cargos y sin derecho a la defensa y sometidos a las más viles torturas, como en los casos del campo de concentración de Guantánamo y las cárceles secretas que mantiene en el Medio Oriente y Europa.

Ahora sus cachorros venezolanos, se preparan para una nueva arremetida contra el sistema democrático para lo cual cuentan con 15 millones de dólares que el Congreso de Estados Unidos de Norteamérica le aprobó a Barack Hussein Obama, para que financie la violencia y la desestabilización en Venezuela. El asunto viene en serio y para eso hay que prepararse y esa preparación pasa por unir voluntades y fortalecer la conciencia popular para la defensa de nuestra soberanía y el legado del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Esa tarea por supuesto no compete solo al PSUV, sino a todos los revolucionarios que apostamos a la propuesta de Hugo Rafael Chávez Frías, a la construcción del socialismo.

La unidad y la convocatoria del Gran Polo Patriótico no pueden ser elementos para el discurso y nada más. Tienen que estar presente en las instancias de toma de decisión del gobierno nacional. Tienen que estar presentes y con poder de decisión en las instancias contraloras para luchar contra la corrupción, que tiene su origen en la estructura orgánica del PSUV, donde se negocia, se compra y se da el cambio, porque los jefes del partido son los gobernadores, alcaldes y ministros, los mismos que administran la cosa pública y; si bien es cierto que hay excepciones de camaradas que son honestos, tampoco hay que dudar que existe un buen número que se ha puesto la boina y la franela roja rojita y ha calcado el discurso del Comandante Eterno, para hacerse millonario, con los negocios que proporciona el ejercicio del poder.







Ese sectarismo y esa sociedad de cómplices junto a las desviaciones ideológicas han enterrado proyectos revolucionarios y arrasó con la hegemonía de los partidos socialdemócratas, que en la segunda mitad del siglo XX dominaron el escenario político en Suramérica y en Europa. En el primero de los casos ha prendido la rebelión de los pueblos y han surgido nuevas formas de gobierno de tinte izquierdistas, mientras que en el viejo mundo la debacle va en ascenso y en cualquier momento puede haber una implosión social de alcances inimaginables, porque los pueblos también se están cansando de ser yunque y quieren ser martillo.

Por eso en la revolución bolivariana es bueno, es imperativo marcar nuevos rumbos, para asegurar el futuro de la revolución, mediante la erradicación de la corrupción y el desmontaje del Estado burgués, porque no podemos pretender construir el socialismo sobre la viejas estructuras del capitalismo, con sus mismos vicios y nefastas prácticas que hacen que el pueblo comience a ponerse receloso, frente a la propaganda mediática y la ausencia de muchos hechos concretos.

Esa situación, quíerase o no cada día hace mella en la preferencia de la ciudadanía por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) En cuestas serias, demuestran que solo el 34 por ciento de los venezolanos cree en el PSUV, 40 por ciento se declara expectante, es decir no está ni con el gobierno ni con la oposición. Eso es como para ponerse a pensar y a repensar la revolución, que no puede seguir siendo el coto cerrado de un partido.

Es necesario activar el diálogo y la inclusión para captar a esa gruesa masa de la población que está apática, porque los errores cometidos por quienes dirigen el proceso les ha puesto a dudar. Es la hora de acercarse a todo el pueblo, de empoderar al pueblo, no de discurso sino de hecho y de derecho.

La disciplina, la lealtad y la conciencia no pueden confundirse con la genuflexión, complicidad o miedo a decir las cosas como tienen que decirse. Es urgente vigilar más el manejo de los presupuestos que van a las diferentes instancias de gobierno. Es de suprema necesidad llamar a funciones de gobierno a los mejores, comprometidos con el proceso por principios y no por militancia partidista.

No es posible que en pleno Siglo XXI, tengamos condenadas a padecer sed a poblaciones que están a orillas de los grandes ríos de Venezuela, caso ilustrativo el del Estado Bolívar, donde la eficiencia del acueducto solo existe en la mediática, pero en la realidad es otra cosa, que la hemos pagado en los procesos electorales. En Agua Salada, perdimos un diputado regional, gracias al castigo a que ha sido sometida esa parroquia por la hidro. Está fresca en nuestros oídos la expresión de los vecinos cuando le invitábamos a cerrar filas con la revolución en las urnas electorales y nos respondían: ¿Si, verdad, para que nos sigan matando de sed? Son mas de diez largos años, que llevamos esperando solución a ese problema.

Ahora mismo el asesinato horrendo del camarada Robert Serra y el percance ocurrido con miembros de un colectivo o hampa común, no está nada claro, está enturbiando las aguas. La canalla mediática le está sacando punta las 24 horas del día a esta situación. Es hora de dialogar, con “la izquierda trasnochada, con los habladores y escribidores de gamelote”, que seguramente tendrán algo que aportar para la construcción del verdadero socialismo y no la socialdemocracia de pactos con la burguesía y la oligarquía parasitaria. Es hora de apretar a quienes están pendientes con la justicia, por los asesinatos de los 14 venezolanos, con el llamado a “Drenar la arrechera” . A los responsables de las guarimbas, que dejaron medio centenar de venezolanos asesinados. A los responsables del acaparamiento, de la parálisis de la producción y del contrabando. Pero a los RESPONSABLES, (Con mayúscula) ya está bueno de encerrar pistolas, sin tocar a las manos criminales que las accionan. La revolución requiere de todos quienes estamos comprometidos con el proyecto de patria como legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías. Llegó la hora de la unidad y la inclusión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1372 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: