De Malí a San José de Barlovento


La diáspora del retorno pero al revés, pudiera ser la analogía resultante de comparar la República de Malí con la población de San José de Barlovento, en el Estado Bolivariano de Miranda. Resulta ser que este país africano siendo el séptimo en extensión territorial (1 240 000 km²) del continente, no tiene litoral en esa costa atlántica que nos es común, de igual manera que el Municipio barloventeño Andrés Bello a quienes Páez y Brión (Municipios) parecieran no dejarle pasar para alcanzar la ribera caribeña, donde desemboca el rio Tuy alimentado por el rio Guaire y sus afluentes, desde nuestra capital. Barlovento es de acuerdo a las estadísticas, la región con la mayor población de afrodescendientes en todo el país. En el caso de la República de Malí como Estado soberano, tal vez haya sido Senegal y las dos Guineas (Bissau y Conakry) quienes entre otros, no le hayan permitido a este país, alcanzar la costa atlántica africana y este sentido también puede parecerse al caso del Estado Plurinacional de Bolivia, pero en el otro océano que nos obliga mirar hacia China, de igual forma para que Perú y Chile, le permitan alcanzar la costa del Océano Pacífico, pacífica y diplomáticamente hablando como lo exige la nueva filosofía de la integración latinoamericana y caribeña (Nuestroamericana).

El reciente video presentado por el Hungam , Jesús Chucho García como le dicen algunos hermanos afrocolombianos, nos permite visualizar lo que en vida dijese el comandante supremo y eterno Hugo Chávez, al referirse a la verdadera diplomacia de los pueblos, que permitamos vernos frente a frente en el sur, de sur a sur como un solo continente. Se inicia en su capital, Bamako, con el fundador del imperio maliano Soundiata Keita, en el siglo XIII, pasando por Amadou Toumani Touré y Modibo Keita en los siglos XX y XXI, el encuentro con Hugo Chavez y ahora Chucho desarrolla otro salto al Atlántico como un retorno a su ancestral Barlovento, tras el llamado de las ceibas y el Kapov amazónico de nuestro continente, de su primo el Bao-bab africano y los bucares despeinados, como decía Juan Pablo Sojo, que rodean el CEIBA (Centro de Estudios Integrales de Barlovento) como un centro pionero en investigación militante afro, precisamente en el epicentro de ese lugar donde nace el viento, para llegar a sotavento.

Siguiendo con la lectura al revés, Malí ocupa el penúltimo lugar con su índice de desarrollo humano (IDH) de la Organización de Naciones Unidas –ONU-, donde tres cuartas partes de su población vive con menos de un dólar al día y la esperanza de vida se sitúa en 47,8 años. En Barlovento mas que como tierra ardiente y del tambor, en la Venezuela de hoy le corresponde reconocer su herencia en la producción no solo del Cacao, la pesca, agricultura y de las minas, sino de otros espacios que otrora le fuesen negados por las reglas de la época, en relación a esa condición de esclavizados que hoy toma formas mas sofisticadas, allí se hace necesaria la etnocomprensión para la integración. Mas allá de las barreras idiomáticas, la espiritualidad y la religiosidad con bases de respeto mutuo, abren las puertas de la verdadera integración entre los pueblos.

Este documental es verdaderamente otra retribución de Jesus Chucho García a su querida y amada tierra de los afrodescendientes que ya se hacen mayoritarios en todo el país. Desde el África occidental con o sin costa, desde donde hacía mas de doscientos años antes de la llegada de Cristóbal Colón a nuestro continente, una posible misión marítimo-africana ordenada por Soundiata Keita, nos ha dejado grandes inquietudes acerca de la presencia africana en Nuestramérica, con otros fines y lo que pudo haber marcado la diferencia de ser o no ser hombres y mujeres libres.
Como lo decía nuestro gran maestro, Don Simón Rodríguez (S.R.) al referirse a la Topoarquía como lugar para el desarrollo del estado comunal (S.R.) y no confundir con la Toparquía de los toparcas de la edad media, vemos como la presencia o ausencia de la letra “o” puede cambiar u orientar el sentido de la expresión de Simón Rodríguez, pero en todo caso si nos referimos a los espacios similares, equivalentes o epicomparables, donde también podríamos hacer ese recorrido que le ha tocado a nuestro líder fundamental, Chucho García con mas de treinta años de vivencias desde el Congo, con el Salto al Atlántico, una buena estadía en Angola y la mas reciente presencia en Malí, pasando del exuberante bosque tropical húmedo a las desérticas regiones del sur del Sahara, en la búsqueda de los posibles aliados que nos acompañan en ese mismo sueño de independencia que nos legaron Bolívar y Chávez. Entender una realidad africana como la de Malí y de cualquier otro país de este vasto y extenso continente, con la herencia de nuestros barloventeños y otros, acompañados de los pueblos y comunidades indígenas en la búsqueda de su visibilización como culturas constitutivas de la venezolanidad, hoy bien merecidas gracias a nuestra constitución –CRBV- del año 1999.

Nuestro canciller, Soc. Elias Jaua Milano oriundo de Barlovento y protector de Miranda, lo ha reconocido al ratificar nuestra pertinencia con el Mercosur Afro, al igual del que ya poseen las comunidades y pueblos Indígenas de Nuestramerica, de acuerdo a la reciente cumbre de MERCOSUR.

cesarquinteroq@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



César Quintero Quijada


Visite el perfil de César Quintero Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a193000.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO