Leopoldo en su laberinto

Que vaina Leopoldo, la jugada te salió mal. Tú, que creíste eras intocable y que el gobierno revolucionario se vendría abajo si la justicia actuaba en tu contra poniéndote los ganchos con todas las de la ley por ser el promotor principal junto a la María Corina de todos esas guarimbas que causaron muertes, heridos y destrozos en algunas partes del país manteniendo a sus habitantes en zozobra, estás ahora allí, entre rejas, abandonado aunque no olvidado por aquellos que tú creíste iban a incendiar al país si te ponían preso.

Y digo no olvidado por que esos “compañeros” tuyos que comenzaron apoyando tus locuras, como esa de proponer la salida violenta de Maduro, presidente de todos los venezolanos elegido legítimamente por el voto de la mayoría, te recuerdan solo para decir que eres el propio loco de carretera y ahora te sacan todos los trapitos sucios al sol, señalando incluso los hechos de corrupción que cometiste cuando eras alcalde de Chacao en complicidad con tu padre, ese que ahora sale con evidentes síntomas de frustración y rabia atacando a los miembros de la MUD porque te sacaron el cuerpo dejando que resuelvas tú el peo en que te metiste.

Es cierto que te entregaste a la justicia cuando este gobierno revolucionario que tú atacas descubrió que existía un plan de parte de tus mismos “compañeros” para darte matarile y así conseguir lo que buscaban, que se formara un gran alboroto y una matazón que pusiera en vilo la estabilidad del país y entonces justificar una intervención de sus amos del norte. Aunque tu verdadera intención era que te detuvieran y llevaran preso para convertirte en un mártir de esta dictadura castrochavistacomunista que te salvó la vida.

Esos que otrora te defendieron quisieron convertirte en un héroe. Hasta te compararon con Mandela, ridículos, que ni por el color de tu piel tienes un asomo con el líder surafricano que pasó gran parte de su vida en una cárcel putrefacta en condiciones infrahumanas y nunca se quejó del maltrato recibido, por el contrario resistió como un verdadero valiente hasta el `último día de su prisión, a diferencia tuya, que apenas pisaste el cuarto que te dieron como celda con todas las comodidades habidas y por haber, comenzaste con un lloriqueo como una mamita, demostrando que los elementos como tú solo son guapos cuando tienen el poder en las manos y se creen intocables; fuera de eso se chorrean con mucha facilidad.

Ahora estás allí, donde tienes que estar, a buen resguardo, convirtiéndote en un cadáver político esperando la sentencia que definitivamente sellará tu muerte política, porque puedes tener la seguridad que al salir de la cárcel serán muy pocos los que se aventuren a seguir compartiendo tus locas ideas. Ese es tu laberinto, lo que más te mortifica, que tu vida política se acaba junto con las aspiraciones de mami y papi de tener un hijo presidente, porque estàs acabado, fustes utilizado y echado al basurero, ya no les sirves. Ellos siempre supieron que eres un analfabeta político al igual que tu compañera de andanzas guarimberas, a la que le espera un futuro similar al tuyo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: