Por qué Todos los Seres Humanos amamos el Mundial de Fútbol

La vida del ser humano no es más que un mundial de fútbol. El fútbol es como la vida misma. Es por esa increíble similitud con las tribulaciones de la existencia que nos gusta tanto el mundial de fútbol, es una cuestión de identificación profunda con esa narración de nuestra historia, nuestra existencia y nuestra naturaleza individual y colectiva, que cada cuatro años presenciamos con absoluto deleite y pasión todos los seres humanos ese gran espectáculo deportivo, sin importar nuestra raza, género, condición social, nivel de riqueza, nacionalidad o ubicación geográfica… y ya sabemos también que independientemente de la época histórica. Algo muy profundo hay en el mundial de fútbol que tanto nos hace amarlo. Desde una interpretación más sociológicamente constructivista, ese juego deportivo traduce a calco el juego social reificado de la civilización humana de todos los tiempos. El mundial de fútbol somos nosotros mismos… la Humanidad. Si unos extraterrestres quisieran comprender rápidamente en qué consiste la existencia humana individual y colectiva, solo tienen que asistir al mundial de fútbol y observar atentamente. Veamos la caracterización que harían de este peculiar juego:

- Las metas se logran muchas veces con sacrificio, disciplina, conocimiento, astucia y trabajo extenuante; pero también gracias a la suerte. A veces, no es más que suerte.

- Con bastante frecuencia, por más mérito que se haga, no se recibe recompensa alguna.

- Hoy estás en el foso profundo de la desesperación, y mañana en la cúspide de la gloria.

- La victoria fácil no desluce al vencido, sino al vencedor.

- Muchas veces, para ganar, hay que hacer trampa.

- Muchas veces la suerte, no consiste en otra cosa que burlar a la autoridad.

- Una sola derrota grave, echa en el olvido las cien victorias anteriores.

- El que persevera, alcanza.

- Mientras haya vida, hay esperanza.

- El que se desespera frente a la adversidad, pierde.

- La victoria está del lado de los valientes.

- Cada nueva oportunidad es diferente.

- El exceso de confianza puede ser fatal.

- No se debe subestimar al adversario.

- No todo es estrategia, las decisiones rápidas sobre la marcha son fundamentales.

- El resultado final, no es una cuestión de justicia.

- Nuestro pasado nos precede.

- Amanecerá y veremos.

- Detrás de los que se dejan la vida trabajando, hay un grupito que toma las decisiones y se quedan con casi toda la plata.

- De nada sirve lamentarse.

- Lo cortés no quita lo valiente.

- Casi siempre, discutir es inútil e innecesariamente riesgoso.

- El que no admite la posibilidad de perder, pierde.

- Si te preocupas por lo que la gente piensa de ti, te desconcentras de tu tarea.

- La sola voluntad no basta, se necesita destreza y conocimiento.

- El que se molesta, está en desventaja.

- El exceso de perfeccionismo, es improductivo.

- El que se fía solamente de lo que hagan los demás, se arriesga a ser el culpable.

- Hasta el peor puede llegar a triunfar.

- La historia está llena de sorpresas.

- La autoestima es buena, la prepotencia puede ser fatal.

- El que pelea cada momento como si fuera el último, termina siendo el héroe.

- El que aprende de sus errores, a la final triunfa.

- El que hoy  ríe, mañana llora.

- Mejor que ser experto en una sola cosa, es dar la talla en cualquier tarea asignada.

¡Perdón! ¿Todo eso es la existencia humana o solo el mundial de fútbol?

¡Que viva la Humanidad!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1641 veces.



Luis Enrique Gavazut

Coordinador del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Director Ejecutivo de la Fundación Punta de Lanza. Coproductor del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular". Productor Nacional Independiente No. 26.292. Investigador Independiente en Ciencias Sociales y Consultoría desde 1990.

 luisgavazut@yahoo.com      @gavazutcandanga

Visite el perfil de Luis Enrique Gavazut para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: