¿Quién es más Revolucionario?

¿Quién es más revolucionario? ¿Las UBCHs, que en su mayoría obedecen a parcelas políticas que solo las usan para mantenerse en sus cargos y luego les dan una patada hasta un nuevo proceso eleccionario, una vez alcanzados los objetivos de algunos personeros políticos? Lo único que los mueve es hacerse del poder para abusar del mismo, aplicando el sectarismo para así debilitar a las bases revolucionarias, logrando con ello sus fines más viles, como es el hecho que cualquier camarada que ose señalar las desviaciones que a todas luces se dan dentro de nuestro proceso revolucionario, el mismo será señalado como contrarrevolucionario, traidor, apátrida, desleal, entre otros epítetos.

Veo con gran indignación y preocupación que quienes desde su conciencia levantan la voz o escriben artículos de opinión que aportan de manera clara y valiente las ideas para el debate necesario y acotan las contradicciones que desde el punto de vista dialéctico se vienen dando a raíz de la muerte de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, son atacados.

¿Qué está sucediendo? ¿Qué ocurrió con la expropiación del Hato Santa Rita? ¿Qué pasó con los camaradas que allí trabajaban? ¿Cómo es posible que habiendo sido esta expropiación bandera de nuestro Comandante Hugo Chávez, la misma haya sido revertida? ¿Será que era “injusta”, como lo señaló José Vicente Rangel en su programa? ¿O será esta la primera de muchas expropiaciones que serán revertidas?

Entonces, ¿De qué estamos hablando? ¿Cómo carajo pretenden que creamos que avanzamos hacia la construcción del socialismo? A todas luces se está favoreciendo a los terratenientes de siempre y a la burguesía apátrida. Los revolucionarios verdaderos sabemos a lo que están jugando, a pesar de sus discursos aguerridos, con una fuerte carga doctrinaria de izquierda, que utilizan el nombre del más grande líder y revolucionario que esta nuestra Patria haya conocido. ¿Cómo es posible que a nuestros camaradas de las UBCHs los pretendan utilizar y manipular con un discurso de confrontación fascista, que lo menos que dice es que hay que aislar a los compañeros de nuestras propias filas revolucionarias, que de manera digna se han pronunciado por distintas vías, y hoy son tratados como traidores. ¿Será esto un metamensaje?

Cuidado con esos discursos por parte de nuestros líderes políticos, ya que con los mismos pueden exacerbar los radicalismos y conllevar a situaciones nada deseables, como la violencia. Esto lo digo a modo de reflexión. Y retomando el título de este escrito, ¿Quién es más revolucionario?, por supuesto que aquel quien solo obedece a los principios y preceptos revolucionarios. Aquel que combate desde su trinchera, de manera incansable, para construir una sociedad de iguales. El que indubitablemente fija posición y no se hace parte ni cómplice de la corrupción, del secretismo, del burocratismo, del reunionismo, y que por supuesto pone todas sus fuerzas y energía día a día para contribuir a desmontar estos viejos vicios imperantes en el innombrable estado burgués.

Es necesario, por cualquier medio, hacer llegar al alto gobierno la preocupación que un gran sector del chavismo, indistintamente de los partidos que conforman el Gran Polo Patriótico, tiene por conocer los cincuenta acuerdos que se han alcanzado con el sector económico. ¿Por qué el secretismo? ¿Cuáles serán las siguientes medidas económicas a adoptar por parte del gobierno? No se olviden que el pueblo no es espectador de nuestro proceso revolucionario, sino constructor del mismo. Es hora que nuestros líderes se aclaren, ya que las contradicciones filosóficas y dialécticas se están haciendo sentir. Los hechos hablan por sí solos. ¿Será que vamos recorriendo el camino hacia la centroizquierda y al capitalismo con rostro humano? No me la calo. No fue esto lo que nos trajo aquí. Todo lo contrario.

Y me pregunto: ¿De qué ha valido la vida de tantos camaradas que quedaron sembrados en el camino? ¿Se nos olvida que se los debemos a ellos y a ellas, a las generaciones futuras y, por supuesto, a nuestro amado Comandante Chávez que dio su vida por sus ideales? Ideales que son los mismos que compartimos de manera total y absoluta. Señores, el discurso aguanta todo, al igual que el papel, vayamos a los hechos concretos, ya que la Historia nos juzgará y pondrá a cada quien en su lugar. No olviden que vacilar es perdernos y esto no es una frase hueca.

No permitamos que nuestra revolución bolivariana y chavista retrograde ni un ápice, pues nos ha costado mucho llegar aquí. Quiero pensar que logramos dejar atrás la IV República y que no se seguirán dando concesiones a la oligarquía obscena y apátrida, que durante tantos años arrodilló y explotó a nuestro pueblo. Mucho cuidado, no somos estúpidos. ¡Ah por cierto! ¿Cómo es eso que Traki ahora es patrocinante del programa José Vicente Hoy? Todos sabemos que esta fue una de las empresas que en diciembre pasado se demostró que estaba especulando con unos márgenes de ganancia sumamente elevados, en detrimento del bolsillo de nuestro pueblo. ¿Quién puede olvidarlo? ¡El mundo al revés, ja, ja…! Esto llama a sospecha. ¿O no? Señores hay que guardar las formas, ¿No creen?

¡Qué falta hace Mario Silva y su Hojilla! También los Papeles de Mandinga, conducido por el camarada Alberto Nolia. Este sí llamaba a las cosas por su nombre. Por eso me imagino que lo sacaron del aire. Mis respetos para el camarada Nolia. Resulta que ahora los pensadores e intelectuales, “escribidores” como les dicen de manera descalificadora, son catalogados como “traidores” por decir, escribir y pensar verdades que resultan molestas para algunos. ¡Qué bolas! ¿No creen que alguien tiene que pensar en esta vaina? ¡No joda! ¿O hay que repetir de manera constante el discurso, que ni siquiera les pertenece y les queda grande a muchos, de nuestro gigante Hugo Chávez? Quien se superó a sí mismo una y mil veces. Supo ser coherente con su pensamiento y acción. Pareciera que no han aprendido un coño en estos catorce años que el gigante nos acompañó en esta lucha de todos por construir una patria, nuestra patria, la Gran Patria.

No se trata de parecer, sino de ser. ¿Lo entienden? ¿O no? Y no voy a seguir escribiendo porque me estoy arrechando y se me puede subir la tensión. A mis años es de esperarse. Ya drené un poco. Gracias por su atención camaradas, la esperanza es lo último que se pierde.

Atentamente, Carlos Martínez, un defensor más del legado de nuestro Comandante Chávez. Y yo sí digo sin reparos, ¡Patria Socialista o Muerte! ¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1106 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas