Pildoritas 128 (año VII)

De algunos de mis lectores

Hoy, como en otras oportunidades, publico algunos de los correos que recibo de mis lectores, quienes deberían animarse a escribir por Aporrea pues sus aportes pueden servir, como lo que intento hacer con los míos, al menos para que algunos los lean.

Agradezco por esta vía el honor que me hacen, lo cual me anima a seguir en el esfuerzo quijotesco, hasta ahora, de opinar sobre realidades, que igual que yo, vivimos los venezolanos, revolucionarios o no.-

Los siguientes me los envía una lectora que trabaja para escuálidos y que teme represalias, la misma expone hechos que, sobre todo aquí en la frontera, padecemos, como víctimas de una guerra que pareciera no tener fin.-

“Ay mi estimado Saúl que tristeza que tengamos que aceptar de por las buenas o por las malas la humillación de no poder en nuestro país adquirir las cosas más elementales como el aceite, el jabón, el champú, el papel higiénico, la harina de trigo o de maíz.

Hoy fuí a buscar en un supermercado que queda cerca de mi casa algún aceite comestible pues se me había agotado un litro que había comprado hace dos meses y con mucha alegría me acerqué a un anaquel donde exhibían unos frascos de aceite de canola (2 lts) y me dije lo llevaré así me cueste 300 bolívares, en un instante mi alegría desapareció al ver el precio: 928,50. Como puedes imaginar tuve que darme por vencida y olvidarme del aceite.

Mas tarde me fui a dar una clase en casa de un niño hijo de gente adinerada, al llegar me dicen profe tenemos que irnos a la cocina por que el aire acondicionado se dañó y la reparación sale como por 13.000 bs., cuando llegó el papá me dice bueno mira como estamos profe, y tanto que le dijimos que votara por Capriles para que la situación cambiara y ud. dijo que seguía con Chávez, pues ahora esta vaina se la llevó el diablo, no encuentro una batería para mi carro, para conseguir un litro de leche tengo que ir hasta el coño viejo,; en el momento que el señor me está diciendo eso, llegan unos técnicos a reparar la secadora que también se les acababa de dañar, la revisan y dicen que la reparación sale en 17.000 bs. Total yo no dije nada, imagínate que podía yo argumentar ante unos costos tan exorbitantes por la reparación de esos artefactos, al quedarme callada el señor me dice: bueno profe lo único que le queda es ponerse a rezar a mi dios y a todos los santos para que a Ud. no se le dañe la nevera, o el aire acondicionado por que dando clase jamás podrá comprar otros equipos y ni siquiera pensar en repararlos ,si algo se le daña olvídese de eso y empiece a vivir como los pica piedra.

Ya de regreso a mi casa me encuentro con un señor muy pobre y me cuenta que estuvo haciendo cola por más de cuatro horas en un súper y no logró comprar nada de lo que necesitaba por que al llegarle su turno ya los bachaqueros se habían llevado todo. También escuché a una profesora de la universidad decir que ahora ella le pide a sus alumnos que le lleven azúcar, café, leche o aceite a cambio de puntos en su asignatura y que hagan algo por la patria causando algún desastre en la ciudad y así les dará más puntos.



Ay amigo yo creo que la guerra hambreadora no llegará su fin mientras el contrabando siga siendo un negocio tan lucrativo. Aunque hagan diariamente operativos anti contrabando, aunque lleven empresarios y comerciantes presos, aunque se desplieguen miles de fiscales de la superintendencia de precios justos, aunque decomisen mercancía acaparada, aunque aumenten inmensamente la producción, aunque aumenten las importaciones, aunque establezcan estructuras de precios justos para cada producto.

El negocio del bachaqueo (interno y externo) se ha convertido en una solución para la gente que no tiene trabajo pues revendiendo los productos comestibles se ponen en un sueldo bastante bueno, sin tener que estar sometidos a horarios ni a jefes, ni tener ninguna calificación, además siempre tienen lo que necesitan para su familia y para revender, sus casas son grandes despensas de todos los artículos que escasean y que los demás tenemos que pagar al precio que ellos mismos fijen, conozco gente que bachaquea para revender hasta a su misma familia y a los amigos más cercanos, esa gente no quiere que acabe la guerra económica pues se quedarían sin "trabajo".

La gente que vive de ese negocio está muy feliz, tanto los bachacos fondillúos como los bachacos obreros, ellos dicen que: ¿ de que otra manera podrían obtener tantos ingresos?.

Es lo mismo que los que bachaquean con dólares o raspa cupos, esa gente vive en éxtasis total pues sin trabajar ganan grandes cantidades de dinero se pueden comprar carros, casas, comer de lo mejor, vestir con lo mejor, viajar y todo lo que se les ocurra. Y de los que bachaquean con gasolina ni hablar, ese negocio es miles de veces más lucrativo., y los remeseros son otros que viven muy felices, dicen que hay mucha gente colombiana que ha dejado de trabajar para vivir de las remesas.

Ay Saúl mientras en Colombia sigan fijando el precio del dólar aquí en Venezuela no llegará a resolverse esta situación tan desastrosa, todo será en vano y seguiremos de rodillas ante el bachaqueo.

Un saludo y un abrazo, tu lectora”

En este mi amable lectora se refiere a un artículo de otro aporreador que comenta y dice:

“A lo mejor ya habrás leído el artículo que te estoy adjuntando, sin embargo te lo envío para hacerte un comentario de lo que el señor Requena relata allí.

El ha manifestado en otra oportunidad que no ha podido obtener la pensión del IVSS y me da mucho dolor pues dice que ni siquiera lo han encuestado, así nunca lo va a lograr. Dicen que hay muchísima gente que ni siquiera tiene la edad y de alguna manera corrupta le han otorgado dicho beneficio.



Yo conozco muchos abuelitos que son afectos al proceso, que están enfermos, muy avanzados en edad y no tienen pensión, mientras que otros que están en contra si la tienen. Hace algún tiempo mi mamá estaba cobrando su pensión en una agencia del Banco de Venezuela y otra abuelita le dijo mire señora yo vengo a cobrar esto por que mis hijos me la consiguieron, pero si me dijeran que renunciando a la pensión se acaba este condenado gobierno comunista, yo con gusto me la dejo quitar y también que le quiten la de mi marido.”

En el siguiente en el cual el remitente: Nicolás Ramón Contreras Hernández me escribe, con halagos inmerecidos, lo siguiente:

“De todos los revolucionarios en zonas de frontera junto a Óscar Hek, quizás Saúl Molina es el hombre más ejemplar para señalar críticas constructivas que lo ponen a uno a pensar. Ojala los hermanos revolucionarios que tienen más acceso al presidente Maduro, debieran hacer el esfuerzo porque este patriota ejemplar sea escuchado por el presidente y sus aportes, sean dados al presidente y como él dice, el Táchira y las zonas de frontera, tengan un tratamiento diferencial, en píe de fuerza, acompañamiento de la FANB y otras medidas. Hoy leí como siempre su columna, que es un modelo a seguir, junto a otros como Perdomo Anzola, que aunque tiene sus planteamientos bastante neoliberales en ocasiones, hace aportes importantes desde sus lógicas. NIKO”

Finalmente un profesional jubilado quien manifiesta esta a la orden para colaborar en esta guerra económica que enfrenta la Revolución contra la cual Dante Rivas no puede estar solo. El remitente, el compatriota Vladimir Jara, quien me dice:

“Reflexiones sobre su artículo, escrito por Aporrea sobre Dante Rivas:

MI INTENCION ES DE APOYAR SU INICIATIVA CON DANTE RIVAS EN LA OFENSIVA CONTRA LA ESPECULACION Y EL DESABASTECIMIENTO QUE TIENEN SOMETIDA A NUESTRA POBLACION, LE REITERO MIS SERVICIOS Y EXPERIENCIA DE MAS DE 35 AÑOS, ES AD HONOREN, MI TELEFONO 0424 1328916, SOY LIC. AN ADMINISTRACION CON MASTER EN FINANZAS Y EXPERIENCIA EN LA ADMINISTRACION PUBLICA, EN TODAS Y CADA UNA DE LAS AREAS QUE SON SUCEPTIBLES A INSPECCIONAR EN LO QUE SE REFIERE A SERVICIOS Y BIENES, INVENTARIOS, COSTOS, ETC, MI CEDULA DE IDENTIDAD 3057863, MIS REFERENCIAS LABORALES Y PERSONALES SON AUDITABLES AL 100% SALUDOS CAMARADA”.

En referencia a ese articulo que menciona este lector, debo decir que quien debió haberlo leído, es decir Dante Rivas, pareciera que no lo hizo, pues hasta ahora no he recibido respuesta, y si acaso lo leyó y no le interesó la posibilidad de poder aceptar la ayuda gratuita que miles de venezolanos estamos dispuestos a darle, en una iniciativa de participación, a sumarnos a la lucha contra una estrategia contrarrevolucionaria que puede dar a la traste con el legado del gigante, debe ser que ya tiene resuelto el problema y no nos queda de otra que esperar que aquí sea tan eficiente como en el SAIME y en el INTT.- Dios quiera,.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: