Inseguridad, desabastecimiento y corrupción ¿Culpa de la revolución?

Mayoritariamente el pueblo venezolano identifica como los principales problemas a resolver por el gobierno del presidente Maduro a la inseguridad, la escasees de productos y bastante rezagada la corrupción y esto se entiende ya que no hay nada que aterrorice más que la posibilidad de ser asesinado, herido o despojado de sus bienes, por otra parte hemos sido programados para vivir en una sociedad sustentada en el consumo por lo que, indispensables o no, la ausencia de productos en la despensa desata una sensación de indefensión y desesperanza, con el agravante de que en nuestro país se presenta un mezcla explosiva del miedo a estos problemas reales y su exacerbación mediática con fines políticos.

Sin menospreciar estos dos problemas presentes en nuestra sociedad deseo poner énfasis en el tema de la corrupción, uno de los problemas poco utilizados por los medios de comunicación  ya que en la guerra de cuarta generación se persigue explotar los miedos de la población, es así como en ellos se denuncia más la cubanización y el comunismo porque están dirigidos a despertar los miedos sembrados durante la guerra fría y los gobiernos de la cuarta república, tiempos en que los medios eran cómplices de la corrupción, los tapaban y estimulaban humanizándola a través de sus novelas, películas, series y publicidad haciendo popular frases como a mi que no me den sino que me pongan donde hay o cuanto hay pa´ eso. Y es que parte importante de la inseguridad y la escasez tiene su génesis en la corrupción entendida de manera amplia como el mal uso del poder para obtener una ventaja ilegítima.

Nuestro modelo civilizatorio impuesto desde el esclavismo ha engendrado sociedades caracterizadas por el dominio de la supervivencia del más apto mediante el cual individuos   valiéndose de sus potencialidades y posibilidades han asumido el uso del poder que de ellos se deriva para explotar a sus semejantes y obtener ventaja ilegitima, es así como el feudalismo y el capitalismo están montado sobre un sistema de origen corrupto que privilegia nuestros rasgos instintivos animales y niega la esencia social de la evolución de la especie humana que ha desarrollado una cultura gracias a la acción y la comunicación para la vida en colectivo, sin la cual aun viviríamos como cualquier otra especie animal adaptándose a las circunstancias ambientales y compitiendo por la supervivencia del más apto.

Aunque son muchos los factores que inciden en la sensación de inseguridad provocada por la delincuencia, el factor corrupción tiene un gran peso en su generación, expansión y desarrollo. La sobreexplotación a que es sometido el pueblo pobre  trabajador por parte de la clase explotadora que usa sus privilegios para mantenerlos en la miseria, junto a la falsa promesa de que trabajando duro puede llegar a ser rico, la destrucción de los valores morales que promueven las empresas de telecomunicaciones y publicidad y el estimulo incesante por el consumo como medida de aceptación en la alta sociedad (Dime que carro tienes y que joyas usas y te diré quien eres) se convierten en caldo de cultivo para la delincuencia común. La corrupción del sistema judicial estimula a la acumulación de capital mal habido al permitir la impunidad de los delitos a todo el que pueda pagar su inocencia, la proliferación de ladrones de cuello blanco sin castigo ejemplar se convierte en motor de la corrupción generalizada en todos los aspectos de la vida cotidiana, es la corrupción la que permite el tráfico de drogas y armas que provoca la mayor  cantidad de delitos.

De igual manera, aunque parte de la escasez obedece a problemas con la adquisición de divisas y los bajos niveles de producción de algunos rubros, la corrupción juega un papel importante en las dificultades de abastecimiento, producción y la especulación, empresarios que reciben dólares preferenciales y no importan, o venden lo importado a dólar libre, o acaparan  los productos y los desvían a revendedores para que especulen, o los sacan de contrabando a otros países, aliados con funcionarios cómplices que aceptan empresas de maletín, que no inspeccionan o falsean resultados de inspecciones, que matraquean a empresarios para dejar pasar violaciones flagrantes a las leyes, funcionarios de empresas del estado que favorecen empresarios con el acceso privilegiado a productos de distribución controlada y de precios regulados para usos distintos a los diseñados como la leche destinada al consumo que se le vende a los productores de queso o los teléfonos celulares y vehículos que se les venden a intermediarios para que los vendan al precio del mercado, miembros de las FANB que permiten el paso ilegal de productos por las principales alcabalas del país, terminan siendo corruptos hasta el bodeguero que se presta para vender un rollo de papel higiénico con sobreprecio.

Pero el ataque frontal a la corrupción es una deuda de la revolución desde sus propios inicios aunque fue una bandera política del comandante supremo de la revolución en su campaña del 98 y Nicolás maduro lo prometió al solicitar la habilitante contra la corrupción, no es que ahora hay mas corrupción como lo dice la oposición corrupta de este país, pues ahora la riqueza está mejor distribuida llegándole un poco más a los pobres al dedicarse más del 60% de nuestros ingresos a la inversión social, dinero que antes se lo llevaba casi en su totalidad la burguesía parasitaria y los políticos y funcionarios de la cuarta república, el asunto es que sigue habiendo corrupción y más generalizada por la profunda crisis moral sembrada a través de las empresas de comunicaciones, quien no lo acepte solo mire a su alrededor y encontrará un vecino vendiéndole con sobreprecio la leche, el papel higiénico, el jabón y hasta el celular evolución 3 que compró ayer en 2500.

Si algo puede acabar con esta revolución que se precia de estar basada en el privilegio de lo colectivo sobre lo individual es la contradicción que se presenta en el uso ilegitimo del poder de algunos privilegiados para el beneficio personal y esto lo encontramos no solo en el empresario que usa su poder para enriquecerse ilícitamente o sobre la explotación del hombre por el hombre, sino en el individuo que usa su posición privilegiada para sobornar, especular, acaparar, contrabandear, revender, también la encontramos en funcionarios irresponsables que para cuidar un puesto se hacen de la vista gorda ante hechos lesivos a los intereses del pueblo trabajador escudándose en la maraña burocrática, en los lideres del partido que usan su posición de dirigentes de manera manipuladora y mafiosa para mantenerse en las instancias del poder.

Nuestra corrupción ya es un problema epidemiológico o al menos así se comporta y para frenarlo se hace necesario medidas radicales de choque que someta a esta enfermedad de la conciencia a la mejor vacuna, debe ser vergonzoso verse atrapado en un hecho de corrupción y como por la perdida de valores ser corrupto no es problema, debe exponerse al escarnio público a todos los corruptos y ser condenados ejemplarmente con largas penas de cárcel, funcionario que no pueda justificar su estilo de vida o el de su núcleo familiar y no se le demuestre ningún acto de corrupción debe ser suspendido públicamente de toda participación en empresas e instituciones públicas y partidista, que no pase que lo despiden de una empresa y mañana está en otra, vendedor particular que se detecte revendiendo productos con sobre precio debe ir preso.

Presidente queremos saber los nombres de los cacareados empresarios que nos robaron los dólares de Cadivi, queremos saber los nombres y lugar de reclusión de los empresarios y sus empresas que contrabandean y acaparan nuestros productos, díganos los nombres de los funcionarios de CADIVI que fueron cómplices para identificarlos y perseguirlos, exíjale a sus ministros y colaboradores  que combatan la sociedad de cómplices, díganos quienes son los responsables del desvío para la venta ilegal de productos de MERCAL, VENCEMOS, PDVAL, SIDETUR, VIT, , si no lo hace camarada presidente seguiremos debilitando nuestra base política y reforzando los antivalores del capitalismo.

A mi compañera de viaje que me ha acompañado en tantas luchas desde hace 27 años y que aun conciente de que el socialismo es la única posibilidad que tiene la especie humana para vivir en armonía con la naturaleza, en paz y libre de ambiciones individualistas que sometan a las mayoría a unas minorías privilegiadas, en estos día se pregunta con insistencia ¿Será esto una revolución socialista?, ¿Será esto por lo que hemos luchado tanto?, ¿Nos estarán engañando?, le pido asumir una nueva posición de combate para seguir luchando por construir la patria socialista, para evitar que el legado de Chávez se la roben los zorros y camaleones, que la lucha es dura pero hay que darla, que los cambios sociales no se logran de la noche a la mañana, que abandonar el proceso revolucionario en este instante sería mil veces peor que intentar limpiarla de los vicios del capitalismo, que hay que restearse con Maduro (http://www.aporrea.org/actualidad/a187808.html) y cuando hablo de mi esposa veo reflejado a ese pueblo chavista que hoy sufre los embates de la guerra económica y la corrupción.

Presidente haga uso de la ley habilitante para endurecer la lucha contra la corrupción, ataque al mismo tiempo la corrupción de la derecha como la de los izquierdistas infiltrados pues ser de izquierda es contrario a ser corrupto, nuestro pueblo está tan maduro que en lugar de debilitar su piso político al denunciar la corrupción endógena le ganará mayor arraigo en las bases chavistas y atraerá a muchos de los confundidos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2516 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: