La triste historia del cándido Eréndiro y su hermano desalmado

Eréndiro “estaba bañando a la abuela” cuando tocaron a la puerta.

-“Vengo a invitarte a una reunión de la MUD esta noche. Asistirá alguien muy especial con la palabra bendita”. Dijo el visitante.

Eréndiro, el muy cándido, quien estuvo preso en TO-4 de Cocollar, aquí cerca, y allí le practicaron sin cesar el tratamiento democrático de la tortura, como quitarle la piel de los pies y hacerle caminar sobre trozos de sal, para que dijese lo que no sabía, siendo ñángara o militante de la izquierda, cuando el gobierno pacifista “disparaba primero y averiguaba después”, respondió al nuevo amigo, sin dejarle pasar, ni mirar por la rendija, para que no viese a la abuela que bañaba y cuyas carnes desbordaban la enorme ponchera donde estaba metida:

-“Espérame allá. No te fallaré”. Cerró la puerta y volvió a su tarea.

Eréndiro, después de haber salido de Cocollar vivo, uno todavía no sabe cómo, porque tampoco sabemos si esta historia verdadera, arrancada de la vida misma, como dijese el escribidor en “La Tía Julia”, de Marito Vargas, es verdad –son casos del realismo mágico – volvió a su militancia en el MIR por poco tiempo, pues no tardó en inscribirse en AD.

Cuando llegó Chávez a Miraflores, Eréndiro, ya muerta la abuela “desalmada”, había hecho una breve carrera en aquel partido, hasta pasado y repasado por otros.

Esa tarde, se vistió como quien iba para un baile y, a la hora indicada, estaba sentado en la mesa alrededor de la cual se haría la pequeña pero importante reunión.

Comenzaron a llegar los invitados a aquella sesión secreta de la MUD. Al final llegó el especial, quien traía la verdad empuñada. Por casualidad, le tocó sentarse en el único asiento vacío, justo al frente de Eréndiro. El recién llegado le miró sonriente, con desparpajo, con su cara muy limpia pues. Eréndiro le miró complacido, se levantó, se llegó hasta el recién llegado, le dio un fuerte abrazo y le dijo, mientras el aludido sonreía feliz y como orgulloso de su existencia:

-“¿Cómo estás hermano? ¡Cuánto tiempo sin verte y añorando escuchar tus razones!”

Era el “desalmado”, tanto o más que la abuela, que a Eréndiro torturó en Cocollar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1076 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a187968.htmlCd0NV CAC = Y co = US