Los tiempos de revolución en la revolución chavista

Eso es correcto nos hemos referido a la revolución como la “Revolución chavista” dejando en el tintero a la “Revolución bolivariano-chavista” y/o a la “Revolución bolivariana” precisando que no estamos incluyendo, en estas líneas, al proceso de una revolución socialista. Ello es muy importante precisarlo desde la óptica de la ideología como ideología en el marco de las expresiones sociológicas que actualmente pululan en la sociedad venezolana considerando a esa sociedad venezolana en sus profundas diferencias presentes según las diferencias de la sociedad urbana de la sociedad rural y/o campesina, al tiempo que es de obligación diferenciar que en el conjunto de la sociedad urbana se expresan diferentes sub-conjuntos que, en la simplicidad analítica, podríamos diferenciarla en los estancos referidos a las denominadas clases altas, medias en todo su amplio abanico, las malamente denominadas como clases pobres, ese concepto tan curiosamente impreciso; a su vez, ese conjunto urbano podríamos subdividirlo en empresarios, comerciantes, obreros, buhoneros, amas de casa, oficinistas en el más amplio concepto, estudiantes, etc., quienes se ubicarían en cada uno de sus estancos de clases altas, medias y “populares” con sus correspondientes ideologías, evidentemente, capitalistas. Sí las clases sociales urbanas se pudieran clasificar por eso que denominan como “household-income”, probablemente, en el caso de Venezuela nos pudiéramos llevar algunas importantes sorpresas que, probablemente, nos podrían ayudar a entender qué denominamos como “clases medias” y sus comportamientos sico-ideológico-políticos. Es decir, para parafrasear aquellas frase de don Fidel Castro: “…Hugo, no hay 30 millones de…”. Cierto es! pero cuando conozcamos la realidad del “household income” podremos saber cuánta clase media está presente en las sociedades urbanas de los burgos venezolanos así como podremos comparar, por urbanizaciones y barrios, comportamientos sociológicos determinados que nos podrían llevar a comprender y entender esos comportamientos y actitudes urbanas que han alcanzado las etapas del paroxismo ideológico fascistas en casos puntuales; es decir, comprenderemos porqué esas manifestaciones, visualmente, se han expresado en zonas de clases medias y medias altas sin negar las participaciones de otros factores urbanos que se desplazan hacia esos supuestos territorios liberados; en profundidad analítica, podríamos alcanzar a comprender porqué factores sociales no pertenecientes a las clases media en su más amplio abanico sociológico se adscriben a praxis netamente fascisto-terroristas; más aún, quizás podríamos conocer aquellos comportamientos anarco-fascisto-terroristas que hemos observado por todos lo medios visuales. Son verdades objetivas que aún no hemos analizado metodológicamente.

En lo referido al sub-conjunto de la población del agro, curiosamente, “nos llenamos la boca” cuando nos estamos enmarcando como “expertos analistas” de las realidades “del agro venezolano” pero muy someras menciones sobre esa población que está inmersa en ese agro venezolano. Recordamos que nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, le preguntó a una funcionaria del ministerio responsable del agro venezolano sí lo había visitado; la lacónica respuesta de la caraqueña funcionaria fue la más lógica, objetiva y sincera posible: “…no, Presidente, no lo he visitado…”. Lógico de toda lógica.

Situémonos en el estado Yaracuy del cual algo conocemos. En Yaracuy tenemos varias variables muy interesantes. Las Industrias Polar, en Chivacoa, están presentes. La Revolución tiene sus experimentos. Es un estado donde las calidades de la “caña de azúcar” son de altísima calidad. La Central procesadora de esa caña tiene una capacidad instalada muy interesante. En vecindad a esa Central se producen alcoholes que son exportados a la República Dominicana para su procesamiento de rones. En el valle de Aroa se han desarrollado establos de caballos de carrera de excelentes calidades. En el valle de Yaracuy de grande anchura se pueden producir cualquier variedad de verduras criollas. El mango, en una de sus variedades frutales, el aguacate, la parcha, la parchita, la naranja, el mamón, entre otras frutas, son de altísima calidad. Para curiosidad de los expertos la única fruta que “se da” pero no es comestible es la guanábana porque la tierra yaracuyana del valle de Yaracuy contiene un gusano que daña tan delicada y aromática fruta. Entonces nos preguntamos: ¿Por qué Yaracuy no se ha transformado en un altísimo productor de alimentos de alto consumo para la mesa del venezolano?

En nuestro criterio, se presentan dos (2) variables importantes: la industrialización del estado Yaracuy “ha castrado” la producción de otros importantes rubros por “lógica capitalista”. La segunda variable son las asimetrías de la sociología yaracuyana. Nos preguntamos: ¿cuál es el análisis global que se le ha presentado al Presidente Nicolás Maduro Moros para que apruebe una profunda reingeniería de todo el estado Yaracuy?

Cuando se nos ordenó asumir todas las responsabilidades correspondientes y presentar informes de las visitas de delegaciones chinas al estado Barinas y cuando nos visitó el “Padre del arroz” visitando los estados Portuguesa, Cojedes, Guárico pudimos entrar en conocimiento de las fuertes debilidades que son importantes no en cuanto los proyectos sino en cuanto las asimetrías sociológicas en cada uno de los referidos estados agrícolas y agroindustriales. Las capacidades del estado Barinas en lo referido a la economía agrícola y agroindustrial son inmensas y de alta importancia geoestratégica: ganado, alevines, aves de corral, plátano, verduras, caña de azúcar, etc. En los estados arroceros, arriba en referencia, entre ellos, se presentan importantes asimetrías; por ejemplo, el tema global del desarrollo del arroz en Portuguesa en profundamente diferentes al desarrollo en el estado Guárico mientras que en el estado Cojedes es un tema a desarrollar en profundidad en lo estratégico visto su ubicación geográfica.

Al tiempo, se deben considerar otras dos (2) variables: lo relacionado con la “industrialización” de los productos agrícolas en tanto y cuanto la relación entre el sector privado (Industrias Polar, por ejemplo) y las posibilidades de la industrialización pública (La “negra Antonia” pudiera explicar en profundidad en cuanto al tema del desarrollo del arroz en el estado Portuguesa). La segunda variable es llevar a cabo un profundo estudio de la sociología en cada uno de los estados mencionados por contener características muy particulares. Por ejemplo, en el estado Portuguesa, el sector privado productor de arroz es profundamente consciente de sus responsabilidades y abiertos a asumir las diferentes calidades de semillas de arroz diferentes a las que las “mafias importadoras” de semillas de arroz traen a Venezuela sin necesidad de mencionar los costos correspondientes.

¿Es necesaria una particular revolución global en el agro venezolano? ¿Ello significaría que habría que diseñar esa revolución conjuntamente con las empresas y empresarios privados tanto en el sector productivo como en el industrial? ¿Qué significa una revolución agraria en Venezuela? ¿Las decisiones político-económicas y sociológicas en el agro asumidas por la Revolución Bolivariana han sido suficientes y son perfectibles? ¿Qué significa una revolución en el agro en tanto y cuanto no solo lo referido a la “seguridad y defensa” del Estado revolucionario venezolano sino cuáles son nuestras responsabilidades en ese sector de la economía frente a convertirnos en referentes continentales?

En ese mismo marco referente, en una visita que realizara nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, a la ciudad de Tucupita, en cuya delegación estábamos incorporados, pudimos conocer en algún lugar de aquellas húmedas tierras, el desarrollo de un conjunto de búfalos bajo las responsabilidades cívico-militares como los que pudimos conocer en China y Filipinas. En otro renglón referido al agro, también, alguien nos comentaría que en el Delta del Orinoco se podría producir un muy importante renglón alimentario que permitiría contribuir con la solución del “hambre en América Latina, el Caribe y Centroamérica” debido a las calidades de sus suelos. ¿Qué está pasando en el seno de la Revolución socialista tan cacareada? ¿Será que no le informan al Presidente Nicolás Maduro Moros sobre objetivas realidades? Vamos más allá, para finalizar con estas líneas, cuando nos referimos a un tema que nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, mencionaba “cada vez que podía”: el ganado “Carora”. En este tema, nos permitimos un comentario personal. En alguna ocasión, en amena conversa con don Abelardo Riera, sobre el “Ganado Carora”, en propuesta de poder exportar “semen” a, por ejemplo, Filipinas, Vietnam, sur de China, Tailandia, nos explicó y comunicó sobre ese “raza caroreña” cual era de profundo interés por los brasileños. En ese contexto de “política de Estado”, debía ser asumida por el Estado venezolano como “ganado con marca de origen” con lo cual, a nivel internacional, se vería protegida no solo la raza Carora sino también su desarrollo y mejora genética de “doble propósito”. Dejamos en el tintero, por ahora, nuestra muy interesante conversa con la gente del ron Santa Teresa.

La “Revolución en el agro” es y significa la “Revolución chavista”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1290 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a187178.htmlCd0NV CAC = Y co = US