El precio  de las ideas  y su persecución

Al humano lo acompaña desde su mismo origen una contradicción: tiene la capacidad de conocer y también tiene miedo de ese mundo que descubre, le aterra derribar a los dioses que le dan sosiego, justifica el mundo donde vive, evita destruir las sombras que le dan tranquilidad. El conocimiento, las ideas nuevas, enfrentan a su contrario, a lo establecido, la costumbre, el sistema basado en la creencia que es superado, que se tornó ignorancia.

Todo gran descubrimiento, toda idea nueva, se ha enfrentado a la creencia que sustenta un sistema, y cuanto más golpea a esa creencia, mayor ha sido la reacción de la ignorancia. Si revisamos la historia encontraremos ejemplos de esta lucha del conocimiento de las nuevas ideas contra la creencia vieja. Veamos.

Copérnico, Bruno, Galileo pagaron muy caro, con fuego, con la eliminación física, colocar al planeta tierra en su justo lugar, en el universo. Darwin postuló su teoría de la evolución y fue perseguido con saña, burlado, arrinconado, aún hoy se hostiga su teoría en el planeta. Freud descubrió el inconsciente, la manera de abordarlo, puso en su sitio a la sexualidad, y sufrió escarnio y persecución. Marx nos indicó el fraude del capitalismo, hizo científica la lucha por la liberación de la humanidad, y murió en la miseria, hoy todavía espanta a los privilegiados. Todos los anteriores, en diferentes niveles, abrieron horizontes nuevos al humano, y todos los anteriores sufrieron por darnos ese conocimiento.

En todos los niveles de la vida, hasta en el individual, se presenta el mismo fenómeno: el hombre tiene la capacidad de buscar conocimiento y también de perseguirlo.

 Un cuento de Hans Christian Andersen relata que un Rey andaba por allí desnudo y nadie se atrevía a decirlo. Todos los habitantes del reino, víctimas de una manipulación, aceptaban que el Rey estaba vestido con fino traje. Y fue un niño, no comprometido con las supersticiones, ni las brumas mentales de su tiempo, el que dijo la verdad, y gritó: El Rey está desnudo.

El cuento no nos dice qué pasó con el niño, pero podemos suponer que fue castigado con rigor, quizá llevado a la hoguera, como los descubridores del universo, o burlado y excomulgado como Darwin, o calificado de loco como Freud. Lo difícil es creer que después de revelada la verdad se fue tranquilo a su casa.

En Revolución todo esto es más complicado, no hay pruebas de laboratorio, no acepta cálculos matemáticos, los intereses son más directos, cualquier conocimiento pone en peligro privilegios, cualquier idea nueva mueve estructuras psíquicas. La Revolución es un estremecimiento brutal del mundo conocido, las verdades se tambalean, los ídolos se caen y surgen nuevos pilares de una nueva sociedad, entonces, es compresible que el conocimiento, las nuevas verdades, sean más explosivas que cualesquiera otras que hayan surgido antes en la historia de la humanidad.

Todavía se persigue a Lenin, a Trotsky, Marx es temido y nombrado con sordina, marxismo es un anatema, descalifica, se falsifica. Muchas veces se veneran las imágenes, pero vaciadas de ideas. Así Cristo se confina al templo, el Che a la franela, tuvo que venir Chávez para bajar a Bolívar de las estatuas, traer sus ideas enterradas por la oligarquía que lo asesinó.

Una Revolución es un cambio de tal magnitud que necesita un trato con el conocimiento, con la búsqueda de la verdad, con las ideas, muy especial. Ya no valen los métodos represivos, los argumentos de autoridad, la descalificación de las personas. Esos métodos, con los que se preservaron verdades viejas y se persiguieron ideas nuevas, no sirven en una Revolución. La hoguera, el linchamiento moral, el escarnio público, la prisión, no ayudan a fortalecer una Revolución, al contrario, son camino inevitable para su derrota. La duda, la discusión fraterna, la prueba de la realidad, son también parteras de la Revolución, porque son la única manera de fundar el nuevo conocimiento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1321 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a187114.htmlCd0NV CAC = Y co = US