Política comunicacional, primer programa estratégico

Con el permiso del Ministro de Planificación y Desarrollo Dr. Jorge Giordani, de quien recientemente leí lo que considero las líneas maestras del Plan Estrategico a desarrollar a partir del año 2006, definiendo las prioridades de políticas en las relaciones sociales, productivas y culturales de la Nación, que sirvan de base para el apuntalamiento del proyecto del nuevo país, me permito exponer las razones para otorgarle a la Política Comunicacional la primera prioridad, la primera de ellas, correspondiente a la promoción y difusión de la obra de gobierno en todos los aspectos posibles y la otra dedicada a contrarrestar la acción mediática de los medios opositores y toda la propaganda dirigida a horadar no solo la obra de gobierno sino el papel de las Instituciones que le dan soporte al Estado venezolano.

En nuestro concepto el problema no está focalizado en el papel que están cumpliendo los medios en manos del Estado, sino más allá de eso, el adolecimiento de una real y verdadera comunicación con el pueblo, con la gente y no solo los chavistas o que estén con el proceso, sino la atención que se le debe prestar a la inmensa masa de ciudadanos y ciudadanas que aunque no sean de oposición requieren una mayor y mejor información sobre muchos aspectos del proceso bolivariano y lo que significa el socialismo del Siglo XXI y sus consecuencias y alcances.

El asunto comunicacional, promocional y difusor no sólo debe estar en manos de los medios del Estado o quienes apoyan al gobierno, corresponde de manera clara, organizada y militante a todos y cada uno de los chavístas, sí esos que la oposición denominan la masa dura y quienes de una u otra forma conforman la vanguardia, los más claros, decisivos y fervientes defensores de la revolución bolivariana y del líder del proceso. Los partidos políticos que conforman el bloque del cambio deben dar lo mejor de sí para formar parte de primer orden en la estrategia comunicacional de vanguardia, las organizaciones sociales que de manera ejemplar acompañan el proceso, las individualidades, intelectuales, artístas, profesionales, técnicos, obreros, trabajadores y de manera institucional la Asamblea Nacional se erige en el primer bastión de lucha y defensa de la institucionalidad democrática revolucionaria.

El año 2006 es importante para la consolidación y subsistencia del proceso revolucionario y lo es también para los actores de oposición internos y externos, de tal manera que el año se presenta con características muy propias a la de la defensa a ultranza de lo avanzado y logrado hasta ahora. Los factores de oposición intentarán cualquier medida que impida la reelección del ciudadano presidente, estamos seguros que se jugarán la vida en ello y acudirán a cualquier expediente para lograrlo, esto debería afianzar la trinchera de lucha y la primera jornada defensiva debe ser la política comunicacional que debe arropar, estar por encima en el mejor sentido de las prioridades del resto de programas de orden estratégico, entendiendo que estas últimas deberían cumplirse de acuerdo al plan mismo establecido en el contexto de Políticas de Estado.

Insistimos, lo que está en juego no es cualquier cosa para ambos bandos, de tal manera que la unidad de compromiso y propósitos de la vanguardia revolucionaria debe ser darle cumplimiento a las líneas maestras, pero para que estas no se diluyan, es la política comunicacional el lazo ineludible con la gente, el compromiso de quienes están en labores de gobierno debería ser de primer orden y sin demoras y he allí la importancia de uno de los programas más importantes dentro del conjunto de líneas maestras, lo cual es la refundación del Estado venezolano y sus Instituciones, su modificación, el viraje de la acción del Estado pasa por darle cumplimiento a este precepto, no hablaríamos de depuración porque tendría un claro corte estalinista, pero sí, los ministros, gobernadores, alcaldes, directivos de Instituciones deben darle un vuelco a la gestión y comprometer de manera efectiva a sus subalternos para que den la cara en defensa del proceso y quienes no puedan o no quieran hacerlo sencillamente tendrán que irse, no es hora de vacilaciones y medias tintas, o se toman medidas efectivas en la comunicación más allá de los convencidos o perdemos el juego y el campeonato.-


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8763 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a18693.htmlCd0NV CAC = Y co = US