Nadie defendió el Socialismo

Fue evidente que en el dialogo por la paz efectuado el pasado 26 de febrero en el palacio de Miraflores se dio una demostración clara de lucha de clases, el lado gubernamental, los sectores más rancio de la oligarquía venezolana, conjuntamente con algunos sectores religiosos y económicos como la pequeña y mediana burguesía se reunieron a dar sus inquietudes sobre los últimos acontecimientos violentos sucedidos en el país que han ocasionado la muerte a más de 17 personas y docenas de heridos, por culpa de actos impetuosos, pequeños focos y obstrucciones viales realizados grupos pseudo estudiantiles liderados por la ultraderecha nacional y financiado por el imperialismo yankee, según últimos cables revelados por Wikileaks.

Se creía que el dialogo era para lograr soluciones para acabar completamente con los actos fascistas perpetuados en contra del orden público y la ciudadanía en general que se han venido realizando en diversas zonas del país, en su mayoría en sectores donde la derecha es gobierno regional o municipal, pero en realidad a pesar de que todos llegaron a la conclusión de que los actos violentos y las tranca de calles no era la solución, en la reunión de Miraflores con los diferentes sectores sociales del país se observó un trasfondo, al parecer la intensión básica no era conseguir una supuesta “paz” para apaciguar los actos vandálicos, sino, una paz para apaciguar la lucha de clases que se ha venido llevando a cabo en Venezuela de forma más contundente y radical desde el inicio de la Revolución Bolivariana, ya que muchos sectores burgueses enfatizaron en dicha reunión que para conseguir la verdadera paz en el país se tenía que dar prioridad y protagonismos en el gabinete gubernamental a la empresa privada, desde montarse en un avión con el presidente de la república, como solían hacer en los gobiernos cuarto republicanos, hasta tomar decisiones en las acciones políticas y económicas que implemente el gobierno bolivariano.

El sector oligarca se desenmascaró, le indicaron de cierta manera subliminal al presidente Maduro que para acabar con las denominadas “guarimbas”, la guerra económica, la guerra mediática y todos esos ataques que son víctima el pueblo venezolano, solo lo podía lograr la propiedad privada si el gobierno los tomaba en cuenta, fueron claros e incuestionables, son ellos los culpables de todos esos problemas sociales y económicos que afectan al país, ellos lucharan y harán lo que sea para restablecer su orden económico reaccionario con ayuda de los sectores reformistas.

Erróneamente los burgueses plantearon bajo la mirada cómplice de los diversos sectores de la sociedad presentes, que para salvar a la economía del país Venezuela tiene que regirse por las garras del sistema capitalista, tanto así que satanizaron por completo al sistema Socialista e indicaron que es un modelo fracasado y viejo, pues claro, ellos siempre trataran de apartar al socialismo, a ese sistema que garantiza la liberación de las masas proletarias de ese domino opresor y egoísta, de ese sistema que acabará desde la raíz a toda esa propiedad productiva explotadora en el cual solo un sector sale beneficiado a espalda del esfuerzo y el trabajo de los demás.

Nadie defendió al socialismo, nadie salió con convicción y contundencia a contrarrestar lo planteado por esos sectores oligarcas, como capaz lo hubiese hecho el comandante Chávez, al parecer todos los sectores presentes salieron satisfechos por lo que se planteó, es peligroso porque se tergiversó el verdadero concepto del socialismo, pero más peligroso fue que se aplaudió a tal definición.

Solo el socialismo garantiza la paz absoluta.
Chávez vive, la lucha sigue.
La lucha seguirá hasta que no hayamos alcanzado el socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1790 veces.



Cristofer García


Visite el perfil de Cristofer García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: