Las ronchas de la tasa de ganancia máxima

El meollo de la regulación de la tasa de ganancia recogida en la correspondiente Ley de reciente promulgación no estriba sólo en los precios inducidos inflacionariamente ni en el remarcaje de precios ni en los sobreprecios de escasez, sino, más bien, en que los capitalistas se acostumbraron durante siglos a sacarle ganancias a las piedras, más allá de sacarle dinero al dinero mismo mediante los intereses llamados usurarios que castiga tanto la Biblia cristiana.
 
No otra cosa han hecho cuando su Contabilidad hace figurar en los costos económicos(1) de fabricación una serie de costos técnicos , o sea, de componentes materiales o valores de uso cuyo valor de cambio han estado recargando los precios de venta a los consumidores intermedios y finales sin que dichos valores de uso los reciba la clientela de caso. Los costes técnicos por concepto de depreciación han sido el componente de la cadena costo-ganancia-precio más especulativo.
 
Por ejemplo, si una mercancía se compone de los siguientes costos técnicos consumidos totalmente en un solo ciclo productivo:
 
Cuadro 1
---------------------------------------------
Materias primas                       40  
Otros medios de producción   40  
Salarios                                     20 
---------------------------------------------
Costo económico                    100 
---------------------------------------------    
Si a ese costo se le calcula 30% como ganancia máxima, entonces, 30 sería la ganancia absoluta legal.
 
Cuadro 2
---------------------------------------------
Materias primas                       40  
Otros medios de producción   40  
Salarios                                     20 
---------------------------------------------
Costo económico                     100 
Ganancia                                   30
---------------------------------------------
Precio justo                            130
 
Pero, en esos cuadros se refleja sólo una ganancia a la que durante siglos ha estado acostumbrado este tipo de empresarios burgueses. En la concepción científica del costo de producción debe considerarse la plusvalía:
 
Cuadro 3 
--------------------------------------------
Costo económico                     100 
Plusvalía                                   20, para una tasa de plusvalía = 100%
---------------------------------------------
Costo económico revisado     120
 
 
Ese Costo revisado sería el precio justo, científicamente hablando.
 
 
Como la ley le permite hasta un 30% como tasa de ganancia:
 
Cuadro 4
-----------------------------------------------------
Costo económico                     100
Ganancia                                   30
-----------------------------------------------------
Precio justo                             130
 
Si además, sacamos del juego el componente “Otros medios de producción”, entonces el costo económico sería:
 
Cuadro 5
-------------------------------------------------
Materias primas                            40
Salarios                                          20
-------------------------------------------------
Costo económico                           60
Ganancia                                       18      (30% sobre el costo)
-------------------------------------------------
Precio justo                                   78
-------------------------------------------------
 
Sin embargo, en este caso, el empresario aduciría que 18% es muy poquito, que puede llevar la tasa al máximo permitido: 30%. De allí que:
 
Si respetamos la plusvalía:
 
Cuadro 6
-------------------------------------------------
Costo económico                           60
Plusvalía                                       20     (33% de ganancia violatoria).
-------------------------------------------------
 Precio justo                                  80      Precio no permitido por la ley. 
 
 
De todas maneras aduciría que él debe seguir sacándole ganancia hasta las piedras, que debe incorporar sus “otros costos” a fin de vender al precio de los cuadros 2 y 4.
  
---
    [1] Llamamos costes económicos a aquellos precios de unos valores de uso, como maquinarias, que son adquiridos por el dueño de la empresa para mejorar y facilitar el trabajo de sus asalariados. Estos costos son económicos porque esas compras de maquinarias derivan de la propiedad privada que rige para ellos en el sistema capitalista.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social