Jesucristo y los mercaderes

Jesucristo y los mercaderes.

Nuevamente refiriéndonos a otro episodio en la vida de Jesucristo, quizás el único donde él se revela furioso, vemos como expulsó a los mercaderes del sagrado templo. Para esa época el templo representaba el centro del poder religioso y político, más no del comercio. Recientemente, hemos quedado atónitos con una declaración que predica lo siguiente: “el sector privado podría vender sus divisas, lo cual haría funcionar a nuestra economía; la venta seria garantizada con los bonos públicos del ingreso petrolero”, además antecede al mordaz comentario el no menos vil: “sería más transparente que en otras ocasiones”.

Antes de analizar esta vergonzosa declaración gubernamental, debemos informar que ella está recorriendo los medios mundiales, colocándonos como el pueblo más ignorante del planeta. Como ciudadano me siento sumamente indignado por la burla alegórica a la moralidad e inteligencia nacional.

Pasemos al análisis. Empecemos por el valor agregado del ingreso petrolero sobre la economía nacional. Según el BCV, el apalancamiento de la actividad petrolera al PIB viene en caída libre desde 2001, cuando representó el 18% versus un 11% en el 2012, en términos constantes de 1997. En estos 12 años la economía ha crecido 45%, es decir, al ritmo promedio de un 3,75% siempre en términos constantes de 1997. Esto es lo que representa el “funcionamiento de nuestra economía” (segunda categoría del análisis). Este promedio pareciera ser bueno si los elementos de confianza fuesen sólidos.

¿Cuáles son los elementos de confianza? Precisamente, el apalancamiento de la actividad petrolera representa el elemento material, el cual viene cayendo. El otro elemento es el psicológico – jurídico. Este es simbolizado por la situación política, por el clima de seguridad jurídica empresarial y ciudadana. Le dejo a su juicio la evaluación del último elemento para que ustedes puedan invertir sus dólares bien ganados u obtenidos por los caminos verdes. Debido a este elemento, más otros factores adicionales, nuestro riesgo – país es alto. En consecuencia se debe fijar un interés de no menos del 12% para los bonos a largo plazo. Así nos encontramos con la tercera categoría del análisis: la creciente deuda pública por emisión de bonos onerosos.

La irresponsabilidad gubernamental de hoy es trasladada al futuro de nuestros hijos. Este simple ejercicio nos demuestra que es lo que está en juego. Se está llamando a los buitres (cuarta categoría analítica de la famosa declaración) para que coman hasta hartarse. Pero esta vez más transparentemente (la fresa en el amargo coctel). Ahora están preparando el lanzamiento de SICAD 2. Ya parece una película de Rocky a la “n” potencia. ¿Quién puede formular una estructura de costos en este ambiente tan ambiguo financieramente y operacionalmente tan turbulento? ¿Siendo la predicción de los costos tan incierta, quien puede estimar precios de venta razonables? Al pueblo le espera un ejercicio de máxima paciencia. A menos que reaccione como Jesús. Pero deseamos con el corazón en la mano que sea la máxima autoridad legítima y legal de la patria que siga el ejemplo cristiano señalado arriba. Una decisión valiente podría aportar un gran sosiego nacional.

tubalcainp@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 720 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter