Cumplamos la instrucción del Comandante Chàvez del 17 de enero de 2009

Hemos estado observando, desde hace más de 14 años de la llegada de la Revolución Bolivariana al Gobierno. Como desde Venezuela se vive una "Guerra de Baja Intensidad", que en estos momentos que lidera Nicolàs Maduro, pudiéramos decir, que estamos viviendo una guerra no declarada contra el país.
 
El espíritu de la crítica, la autocrítica es parte de un legado importante del Comandante, el cual no podemos ni dar vacaciones ni desterrar. Cada observación, cada crítica, cada comentario debe hacer bien sustentado y bien formulado, con un método y un orden, ya que en el momento particularmente delicado que estamos viviendo. Donde hay algunos que están "cazando zamuros", esperan la mejor oportunidad para abalanzarse como hienas y destrozar la Patria que nos legó Chávez, no encontrarán en mí eco.
 
A Nicolás Maduro, le podemos formular muchas criticas y observaciones, me parece válido e importante hacerlo, porque el que es amigo verdadero, te dice las más profundas verdades, por más duras que estás sean, pero esa crítica y autocrítica debe venir acompañada de la propuesta y sugerencia para mejorar el error, y para diferenciarnos de la criticadera escuálida de la derecha abiertamente identificada.
 
Pero también, y como lo señale al principio, también debemos estar claros del momento particular que vivimos en Venezuela: Boicot aéreo, Desabastecimiento Inducido, cortes eléctricos y, desde las últimas horas, manifestaciones particularmente violentas, la pudiéramos tildar como una guerra no declarada contra Venezuela. Lo que se ha denominado "Guerra Económica", no es sino uno de los componentes de la "Guerra Total" y sin cuartel que aplica el imperio a la Patria de Bolívar y Chávez.
 
Por eso, ante tantos camaradas que han formulado críticas, unas muy válidas y respetables, pero otras de manera irresponsable, y hasta prestándose a la estrategia adversaria, les hago ese llamado fraterno y respetuoso. En este momento se requiere unidad de mando y de acción para defender y mantener la Revolución Bolivariana en nuestra Venezuela, y el legado de Hugo Chávez.
 
Estamos obligados a combatir una especie de pesimismo y desesperanza, que en mi presencia callejera he empezado a notar en nuestra gente y que me parece muy peligroso. Algunos han señalado que ya no se habla suficientemente del socialismo, de Chávez, de debatir, y eso esta contribuyendo a una resiliencia, a una desmoralización de las filas patriotas, chavistas y revolucionarias que es urgente combatir, como lo expresan los camaradas Antonio Aponte y Toby Valderrama, "estamos perdiendo la batalla en el corazón de la gente", agravado por supuesto por la ausencia física del gigante de Sabaneta, y esa desmoralización que se traduce en desmovilización, es peligroso para el zarpazo que pretende la derecha lanzarnos.
 
Por eso, entendiendo que debemos jugar cuadro cerrado con Nicolás, con Diosdado, y los demás integrantes del Alto Mando Político y Militar de la Revolución, éstos compañeros y compañeras, y nosotros junto a ellos, debemos dejar el achante, y tener un papel de más ofensiva política para consolidar el socialismo, y neutralizar la conspiración permanente contra nuestra Revolución.
 
Entendiendo el modelo de autoridad democrática que el Presidente Nicolás Maduro pretende aplicar, con la Constitución y las leyes de la República, pero en respeto a los derechos humanos, a propósito de las últimas manifestaciones violentas en Táchira, Caracas y otras zonas del país, me topé con un video del Comandante Supremo y Eterno de la Revolución Bolivariana, en un Encuentro de Mujeres por la Enmienda Constitucional, de fecha 17 de enero de 2009, en donde señaló lo siguiente:
 
"Lo que no me parece bien es que entonces los policías aparezcan como unos pendejos, y los insultan y los empujan y no hacen nada. Ministro del Interior: ¡Écheles gas!,écheles gas y disuelva cualquier guarimba!.
 
¡Nosotros no podemos permitir ni comenzar ya mostrando debilidades como Gobierno! ¡No podemos, hago responsable de esto al Vicepresidente, al Ministro del Interior, al Comandante General de la Guardia Nacional! ¡Y que quieren que vaya yo a dirigir un pelotón para dirigir y disolver esa manifestación! ¡No se puede permitir a nadie que tranque una avenida, o una calle o una autopista, No se puede permitir!
 
Así que, a estos grupitos, direccionados por el imperio se los digo, y doy la orden de una vez, no hace falta que me pidan permiso. Estoy dando una orden, porque anoche yo llame y me dijeron que loe estábamos llamando y usted estaba por allá en la Guajira con Lula. Es verdad yo estaba en la Guajira con Lula, pero no hace falta que yo dé permiso, cada quien asuma su responsabilidad.
 
El comandante de la Policía Metropolitana,a ese hay que quitarlo de ahí y poner a alguien que asuma con autoridad y ser el jefe de una policía. ¿Como van los policías a ir como unos pendejos, les escupen la cara, los atropellan?.
 
Miren, hay países democráticos, cada quien tiene su forma de democracia, primero yo hace poco vi, tengo un gran respeto por Chile y su democracia, y su presidenta que es mi amiga. Ahora yo hace poco vi unas imágenes de unos jóvenes protestando en Chile, y allá les echan hasta caballos, caballería, policía a caballo y se llevan doscientos presos, los dirigentes de eso hay que detenerlos".
 
¡Doy la orden de una vez, señor Ministro de Defensa, Ministro de Interior, y los jefes de la policía, a partir de este momento, el que salga a quemar un cerro, a quemar unos àrboles, a trancar una calle, me le echan gas del bueno y me lo meten preso!¡Si no lo hicieran, me raspo a los jefes responsables! ¡Me los raspo a toditos!
 
¡Yo lo dije y lo vuelvo a repetir como lo dije en el Campo de Carabobo, el Chávez pendejo se quedó en el 2002! ¡No voy a permitir por debilidad de ningún tipo que cuatro escuálidos me embochinchen el país que tanto nos ha costado echar adelante!¡No lo voy a permitir!
 
Sépanlo pues, los que ya empezaron a trancar calles y a quemar cerros, el Ávila,  y a amenazarnos. ¡No van a poder con nosotros! ¡Con este pueblo! ¡con este Gobierno! ¡Con esta Revolución!
 
Hay que imponer la autoridad, y yo llamo a los demás poderes del Estado, Fiscalía General de la República, porque ese es un problema que no es mío nada más, es de todos, el Poder Ejecutivo, el Vicepresidente el Ministro del Interior, los jefes de los cuerpos policiales, de inteligencia, los jefes de la Guardia Nacional, y del pueblo. Ah pero luego viene la Fiscalía General de la República que tiene que acusar a los responsables de trancar calles, de agredir a la ciudadanía, de agredir a los cuerpos policiales y militares, ese es un delito, el que agreda a un soldado, a un guardia, a un policía, esta cometiendo un delito; el que agreda a otro ciudadano está cometiendo un delito; el que tranque una avenida, una autopista está cometiendo un delito; el que le prenda candela a un cerro, a unos árboles esta cometiendo un delito y hay que llevarlo preso, más nada!
 
¡Más nada compadre, aquí no podemos estar con guabineos, y con temblequeras, o se gobierna o no se gobierna!"
 
Nicolás Maduro, Alto Mando Político y Militar de la Revolución, Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, poderes del Estado y pueblo venezolano, ahí está la instrucción ante la guarimba y desestabilización, cumplamos la instrucción de Hugo Chávez.
 
Y si no me creen, aqui les dejo el link del video completo, y saque usted sus propias conclusiones. https://www.youtube.com/watch?v=Xs857wOgJQ8
 
¡Bolívar y Chávez Viven, y su lucha y la Patria que nos legaron sigue!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3372 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a181617.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO