¿Qué es lo bolivariano?

En el ámbito de las ideas políticas lo bolivariano en América Latina y en el Caribe es un pensamiento circunscrito a los valores y a los estandartes que legó el Libertador Simón Bolívar a través de su gesta política.

Dado que las ideas de Simón Bolívar siempre estuvieron creadas para la necesidades políticas de un territorio continental definido y de un tiempo histórico que se ha transformado profundamente a lo largo ya de dos siglos, es necesario desglosar un conjunto de conceptos del pensamiento de Bolívar que transciendan las épocas y los espacios para que sirvan como una nueva tabla de valores para transformar la realidad política de Latinoamérica en el siglo XXI.

Afortunadamente, tanto para el caso de Colombia como para el caso de Venezuela, ya la ideas de Bolívar no están raptadas por las oligarquías de los siglos XIX y XX que hicieron un uso de ellas para toda suerte de “oficialismos” que construyeron un Bolívar reaccionario y útil para todo tipo de discursos patrioteros que durante mucho tiempo escondieron y tergiversaron el legado revolucionario que él forjó.

Tampoco el anhelo de lo bolivariano está condicionado o está mucho menos dirigido por los productos de los circuitos académicos universitarios, ni por empresas editoriales o por todo tipo de aventuras librescas; dado que Bolívar bien puede ser el tema de una biografía profesional, de alguna tesis universitaria (que de hecho ya no son muchas) o el tema de miles de libros de todo tipo que se han consagrado a perpetuar la memoria del Libertador; en fin de todo lo escrito concerniente a él, que bien puede reconocerse como una tradición que ha hecho en miles de páginas un recuento de sus epopeyas, un sinfín de análisis interminables de sus obras, pero que no constituyen en suma lo bolivariano, -a pesar de que lo bolivariano también se nutre de la tradición escrita como es obvio-. Una cosa es escribir o leer un libro sobre Bolívar y otra muy distinta es crear un movimiento político bolivariano con una incidencia real en algún escenario social de América Latina.

Lo bolivariano es pues una ideología política de algún colectivo, partido o movimiento –el autor de estas palabras ha reconocido con dolor que lo bolivariano no puede ser una aventura solitaria sino que debe ser una apuesta colectiva- basada en las ideas de Simón Bolívar que han demostrado su universalidad y su posible aplicación en un proyecto social con alcances y estrategias definidas.

Es casi ya un consenso admitido que los conceptos propios de un pensamiento bolivariano son los siguientes.


1. Unidad e integración latinoamericana y caribeña.

2. Independencia y soberanía política absoluta.

3. Antiimperialismo.

4. Oposición frontal al modelo neoliberal burgués de occidente.

El proyecto bolivariano es en definitiva aquel que busca obtener el poder político para fundar genuinas repúblicas que aspiren alcanzar al mayor grado de equidad social y dirijan al continente por un nuevo sendero de solidaridad e integración de los pueblos sin antecedentes en el mundo.

Quizá la alianza de lo bolivariano con el desafío humano de la realización del socialismo sea el mayor aporte de la América al mundo. Lo demás –lo que ofrece todo tipo de derechas, ya lo conocemos: caos, consumismo, individualismo, egoísmo y destrucción-.

Lo bolivariano es un amor imperecedero a la libertad en todas sus acepciones.

Lo bolivariano en el siglo XXI no oculta sino que por el contrario se enorgullece por enmarcarse en la esfera política de la izquierda y toma como antecedentes de su patrimonio histórico las gestas de José Martí, Ezequiel Zamora, Rafael Uribe Uribe, Emiliano Zapata, Augusto Sandino, Jorge Eliecer Gaitán, Salvador Allende, Manuel Marulanda Vélez, Camilo Torres Restrepo, Fidel Castro, Che Guevara, Hugo Chávez entre otros, todos ellos que de alguna forma continuaron en su momento con una lucha radical por la libertad latinoamericana.

En el siglo XXI dos experiencias concretas se han destacado como apuestas políticas de lo bolivariano, a saber: El Movimiento Bolivariano de las FARC en Colombia y la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Dada la complejidad del conflicto armado en Colombia el Movimiento Bolivariano de las FARC ha sido clandestino y por lo tanto ha prevalecido su agenda organizativa y combatiente, y por estas circunstancias aún no aparece como proyecto político con incidencia en sectores amplios de la población. De lograrse el anhelado acuerdo para alcanzar la paz que hoy sigue su curso en la Habana Cuba quizá surjan los espacios políticos para que el Movimiento Bolivariano en Colombia se expanda y deje de ser prohibido y estigmatizado. Como bien es conocido las prácticas políticas en Colombia son tan complejas y enmarañadas que difícilmente algunos sectores de la sociedad quieran abrazar como suyas y públicamente en el corto plazo una ideología bolivariana. Mucho menos en la actual coyuntura electoral. (Si existiese alguien que se arriesgara a hablar en estos momentos de lo bolivariano en Colombia con alguna aspiración electoral se aseguraría para sí una perdida colosal de votos, esto es una cuestión que no requiere mucha elucidación).

Una experiencia mayor, que ha logrado sortear no pocas dificultades, es la triunfante Revolución Bolivariana de Venezuela, que atraviesa una etapa candente en su aspiración de consolidar el socialismo después de la desaparición física del comandante Hugo Chávez. No hay que hacer muchos análisis para aceptar que grandes sectores políticos de la población venezolana hoy se conciben así mismos como bolivarianos, puesto que han logrado quince años de su revolución y se identifican ante el mundo como bolivarianos sin titubear. Lo bolivariano en Venezuela es equiparado con el chavismo, y ya es un hecho comprobado que el chavismo no es una desviación de lo bolivariano sino una realización del mismo. Lo cual no demerita alguna posible crítica a las formas del gobierno bolivariano que está en el poder. Valga recordar la advertencia de Gille Deleuze «el papel de la izquierda, tanto si está en el poder como si no, es descubrir el tipo de problemas que la derecha desea ocultar a cualquier precio». Por ello lo bolivariano en Venezuela no está acabado sino en movimiento.

Desde la época de Simón Bolívar sus ideas se han convertido en cantera inagotable para toda suerte de proyectos políticos.

La izquierda en América Latina está viviendo uno de sus mejores momentos, habrá que esperar si lo bolivariano en el continente y más concretamente en su suelo natal -Colombia y Venezuela- se asegura un puesto de liderazgo como proyecto político que requiere de siglos para su consolidación.










Esta nota ha sido leída aproximadamente 7279 veces.



Frank David Bedoya Muñoz


Visite el perfil de Frank David Bedoya Muñoz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: