Pajuatadas de un ultroso

“…Estoy proponiendo que sea reformado menos de diez por ciento (10%) del articulado constitucional, aun cuando sabemos que al reformar un articulo es casi imposible que no tenga impactos en otros artículos de la misma temática contenida en la Constitución…” Hugo Chávez Frías. En Discurso de presentación del Proyecto de Reforma Constitucional ante la Asamblea Nacional. 15/08/2007

Pensé que el debate sobre la “falsificación del plan de la patria” o como lo dijo el presidente Maduro de los cambios hechos a dicho plan iba a generar una discusión sana, seria y de “altura” sin descalificaciones, pero si llena de argumentos para el debate entre revolucionarios, entendiendo que cualquier cambio producido a un documento indudablemente modifica el contenido del mismo, al menos que dicho documento sea una total incoherencia, o como dicen ahora un copia y pegue. Ah caramba pariente! resulto que desde el mismísimo “camarada presidente Maduro” seguido de inmediato por un significativo numero de articulistas de esta pagina web, lo que vino fue una lluvia de descalificaciones y acusaciones. Algunos compas empezaron a señalar de ultrosos a quienes se atrevieron a decir algo ante el cambio inconsulto y no informado al pueblo de algunos elementos del plan de la patria, otros señalaron a quienes se atrevieron a decir “esta boca es mía” y prefiero “echar la palabra antes que me queme ” que pronto estarían saltando la talanquera, otros quizás con muy “buena intención” han recomendado que el debate se haga entre el colectivo un grano de maíz y el equipo del presidente, como si el plan de la patria fuese propiedad del equipo presidencial y del colectivo un grano de maíz y no una propuesta que lanzo el comandante Chávez para ser discutida y enriquecida por los de abajo y no solo por los de arriba. Un reducido numero de compa fueron mucho mas “atrevidos” y dispararon su palabra invitando a los “criticones” a tomar el ejemplo de Fabricio Ojeda de renunciar a la comodidad y tomar el fusil, no solo desconociendo por completo el contexto histórico en que el gran Jefe del Pueblo Fabricio Ojeda resolvió tomar esa ejemplar, digna y valiente decisión sino que cuando leí ese “argumento” lo sentí como una burla a tan insigne revolucionario, maestro y ejemplo para los jóvenes de ayer y de hoy. A estos últimos les respondo con palabras del propio comandante Chávez “… Sólo acepte ser candidato a la Presidencia de la República, en 1998, porque veíamos una posibilidad de que, llegando al Gobierno, pudiéramos abrir las compuertas al poder constituyente originario, sin necesidad de volver a las armas, en vista de que no queríamos nunca tomar, no quisiéramos nunca tomar de nuevo ese camino, pero no esta en nuestras manos decretar los caminos de la historia.”(1) A los que invitan a no debatir o que el debate se haga entre el equipo presidencial y un grano de maíz le les recuerdo: “¡Que viva la critica! ¡Que viva el pensamiento critico! Impulsemos en todos los espacios, a partir de hoy, este gran debate, vamos a reeditar el debate constituyente de 1999, con esto vamos a crecer todos, vamos a aprender todos y todas… ” (2).

Les digo camarada que esa vaina de ser acusados de ultrosos a mi en lo particular no me ofende al contrario me fortalece porque esas misma acusación junto a la de sarampionoso, ñangara, bandolero, la escuche en boca de militantes de izquierda defensores de la IVR y en alguna oportunidad me la han “etiquetado” desde que decidí militar en la izquierda revolucionaria y no en la izquierda permitida, esa izquierda permitida que hoy militando en el proceso y estando en cargos de dirección política y administrativa solo buscan cambios gatopardianos, son los socialdemócratas camuflajeados de rojo-rojito pero que en el fondo no quieren cambiar nada o quieren cambiar todo para que, en esencia, todo siga igual. Y cuando digo que todo siga igual me refiero en concreto a aquellos militantes del proceso que pretenden de mil maneras distintas, bajo el argumento de no hacerle daño a la revolución, de no darle al enemigo elementos para que nos ataquen, seguramente son los mismos que aplauden a los “desconocidos corruptos” del fondo chino, a esos que al igual que los “empresarios de maletín” de cadivi se llevaron los reales que deben ser invertidos en mejoras de vialidad, salud, alimentación, educación, etc, etc. Esos delincuentes “sin rostros” que adornan muy bonito sus discursos, que no pueden ser capturados y por tanto “no pagan cana de la bonita”, como dicen los chamos de mi pueblo, porque tienen un buen protector que no es precisamente las tres potencias que “protege” a los de abajo. Ojala y esos no “criticones” no sean los mismos que en la postrimerías del la IVR aplaudían a los “militares de la patria” que fusil en mano “acallaban” las protestas del pueblo y sus estudiantes y en el caso de la frontera violaban a diestra y siniestra los derechos humanos acusando a sus pobladores de “guerrilleros colombianos” y algunos de ellos hoy día son “dignos militares de la patria”.

Si ser ultroso en este proceso es reivindicar el pensamiento critico, enfrentar y denunciar la corrupción, las posibles y reales desviaciones del proceso por parte de aquellos gatopardianos, bienvenido sean entonces los ultrosos que prefieren continuar viviendo en su barrio, acompañando a su pueblo en la lucha diaria y aun teniendo cargos en el gobierno prefieren una casa de la gran misión vivienda Venezuela y no mudarse del barrio para x o tal urbanización “de cache”, como si lo han hecho algunos “no criticones y disciplinados militantes” que se ha ido de su lugar de origen, porque en el barrio donde han pasado gran parte de su vida no pueden seguir viviendo porque le apesta el sudor de su gente, la fealdad de sus calles donde jugaron metras o elevaron papagayos, esos que no dicen una palabra para denunciar y exigir castigo a los asesinos de comuneros campesinos, de indígenas, para condenar la criminalización de las justas luchas de los trabajadores del campo y la ciudad, esos mismos “camaradas” que sus hijos no pueden estudiar en “la escuelita” del barrio y menos aun en una misión educativa sino que deben ir al colegio o universidad privada o por lo menos a la ucv, si es que no los manda a estudiar al exterior. Esos mismísimos “compañeros” que hoy día tienen sus fincas de fines de semana y no pagan el salario mínimo al encargado y jamás reconocen el trabajo del hijo del encargado y mucho menos la de su compañera. Pero aplauden a los de arriba para conservar su posición, sus privilegios, perdón quise decir para defender su revolución.

LUCHAR HASTA VENCER!!!

1.- Hugo Chávez Frías. En Discurso de presentación del Proyecto de Reforma Constitucional ante la Asamblea Nacional. 15/08/2007

2.- Ídem

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2254 veces.



Freiman Páez García

Apure-Venezuela. Revolucionario socialista, marxista, sociólogo: solidario con los pueblos en lucha por su soberanía y la construcción del socialismo

 gabansabanero@yahoo.es      @freimanpaez

Visite el perfil de Freiman Páez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freiman Páez García

Freiman Páez García

Más artículos de este autor