La prensa de EEUU aplaude al Gobierno venezolano por entregar petróleo barato a los pobres estadounidenses

Maria Blasco
Americaeconomica.com

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha comenzado a repartir combustible a precios preferenciales entre los estadounidenses con menos recursos económicos. La estrategia del mandatario latinoamericano ha sido un acierto Los grandes medios de comunicación estadounidenses han aplaudido la iniciativa mientras que las principales petroleras del país han quedado ante los ojos de los ciudadanos de EEUU y hasta ante los de un sector de los legisladores como unas auténticas tacañas. Washington incluso piensa en castigarlas con un nuevo impuesto.

Los grandes medios de comunicación escritos de EEUU, especialmente el Washington Post , han destacado en sus páginas la iniciativa de Chávez de entregar combustible a precios preferenciales a los sectores más desfavorecidos estadounidenses. La estrategia del mandatario venezolano no ha podido ser más acertada. De repente se ha convertido en el bueno de la historia en un momento de máxima tensión entre Washington y Caracas y en medio de un conflicto político entre las grandes petroleras de EEUU y el Gobierno de Bush.

La empresa estatal venezolana, Pdvsa, a través de su filial en EEUU, Citgo Petroleum, ha sido la única petrolera que opera en el mercado estadounidense que ha acudido a la llamada de un grupo de senadores de EEUU que pidieron a través de una carta que estas compañías “donaran” parte de sus gruesos beneficios a los pobres del país.

Beneficios para muchas familias. Se espera que esta iniciativa beneficie a 40.000 familias estadounidenses. Una primera fase de este proyecto comenzará mañana Día de Acción de Gracias en EEUU en Boston, donde se ofrecerán 4,54 millones de combustible de calefacción en unas condiciones de pago que supondrá un ahorro de entre 60 y 80 centavos por galón (3,8 litros). La suma del descuento total será de entre 10 millones de dólares (8,5 millones de euros) y 14 millones (11,8 millones de euros) para las clases sociales de bajos recursos en esta temporada de invierno. Posteriormente se beneficiarán los ciudadanos del Bronx (Nueva York).

La petrolera venezolana, a través de Citgo, cuenta con 300 gasolineras propias y 14.000 en franquicia y tiene dos terminales de almacenamiento en Massachussetts y cuatro refinerías que le otorgan el 7% de la capacidad de refino total de EEUU.

La iniciativa de Chávez no ha podido ser más oportuna. En el momento de más tensión en las relaciones entre EEUU y Venezuela tras la Cumbre de Mar del Plata, el mandatario venezolano consigue la atención y el favor de la prensa estadounidense.

Polémica con las petroleras. Pero, además, el anuncio oficial se produce en medio de una agria polémica entre las petroleras de EEUU y Washington que ha alcanzado el grado de conflicto político. Los ciudadanos de EEUU han estado pagando estos meses un precio récord por la gasolina, tres dólares por galón (65 céntimos de euro por litro) como consecuencia del alza del precio del petróleo, lo que se ha traducido en unas ganancias récord.

El beneficio de las grandes petroleras de EEUU se ha incrementado un 59% en el último trimestre del año. Y se incrementarán mucho mas en los próximos meses debido a la llegada del invierno. Se esperan meses muy fríos. Según algunas estimaciones, la factura energética de los estadounidenses podría incrementarse un 50%.

Y la actitud tacaña de las compañías ha animado a un grupo de senadores a proponer la aplicación a partir de 2006 de un impuesto a las petroleras por un valor absoluto de 5.000 millones de dólares (4.233 millones de euros). Si finalmente se aprueba será la segunda vez en la historia de este sector que las empresas tengan que pagar un tributo único y especial. La primera fue en 1974, en paralelo con la gran crisis energética de aquellos años.

Chávez, el bueno de la historia. En este contexto, Chávez se convierte en el bueno de esta historia. El mandatario hizo el primer anuncio de su intención de ofrecer petróleo barato a los pobres de EEUU a finales de agosto durante una visita a Cuba con motivo de la graduación de estudiantes de la Escuela de Medicina de la isla. Su estancia en Cuba sirvió para avanzar en la creación de Petrocaribe, uno de los planes de Chávez para integrar energéticamente la región y que es seguido muy de cerca por Washington.

Fue ese momento el que eligió el mandatario venezolano para anunciar que estaba estudiando la posibilidad de vender petróleo a mitad de precio a los sectores más desfavorecidos de EEUU y de incluirlos el denominado 'Plan Milagro', por el que se espera que seis millones de latinoamericanos puedan recibir atención oftalmológica en Cuba en un periodo de 10 años. De momento, el segundo de estos anuncios no se ha concretado en nada.

Posteriormente, en el mes de septiembre, reiteró el ofrecimiento de repartir crudo barato en Nueva York durante la Cumbre de la ONU. Washington no hizo ningún comentario en ninguna de esas dos ocasiones ni tampoco ahora cuando la promesa se ha hecho realidad y el petróleo de Pdvsa servirá de forma efectiva para ayudar a pasar el crudo invierno a los pobres de EEUU. Quizá le moleste la simpatía que pueda generar Chávez entre sus conciudadanos con decisiones de este tipo.

Estrategia junto a Cuba. Unas iniciativas que ayudan a minar desde dentro la credibilidad de Bush e incrementar la influencia del mandatario venezolano y sus aliados en EEUU. En esta campaña tiene un gran socio, el presidente de la Asamblea Nacional (AN) cubana, Ricardo Alarcón, quien se ha convertido en el difusor de las ideas bolivarianas de la Administración de la isla en EEUU. Y su objetivo, también son las clases más desfavorecidas y marginales.

Su última aparición en EEUU la realizó el pasado 16 de octubre cuando apareció a través de videoconferencia una calurosa felicitación al líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, quien organizó ese mismo día en Washington una multitudinaria marcha de afroamericanos contra la política de George Bush. Entre otras consignas, los manifestantes criticaron la decisión de Washington de rechazar la ayuda que Cuba le ofreció tras el paso del huracán Katrina. Con este acto de apoyo a la comunidad negra estadounidense, Alarcón reforzó su popularidad en EEUU, una popularidad que ya se había multiplicado gracias a su locuacidad durante su participación en la Asamblea de la ONU a mediados de septiembre.

Parece que Hugo Chávez y Fidel Castro, los enemigos declarados de George Bush en Latinoamérica, se han propuesto conseguir el favor y el apoyo del pueblo estadounidense. Algo que no es descartable que consigan con iniciativas como la de distribuir petróleo a bajo precio y facilitar la atención médica especializada a las clases más desfavorecidas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2560 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a18060.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO