Memorias de un escuálido en decadencia

Mensaje

¡Estamos tan jodidos, que nos sentamos en un pajar y nos clavamos la aguja! La oposición está en el suelo, como la múcura, y el pueblo no puede con ella. Tremenda vaina nos echó el chavismo. Nos dejó a la deriva y con una pena del carajo. Y allí lo vimos claramente, cuando el Presidente (con permiso de Embajada Radonski, que lo sigue llamando el ilegítimo) llegó a Miraflores, el primer bolsa que estaba adentro saludando con una gorra que nos copiamos del chavismo y sin vergüenza nos la ponemos, era Julio –vendedor de sardinas- Borges. Cuando un chavista, (de esos que colocan estratégicamente arriba, en la Asamblea, para pitarnos y jodernos), vio al vendedor de Sardinas Borges con su gorra puesta, le gritó: “Por fin tienes algo en la cabeza, Borges, que siempre la tienes vacía” y él se hacía él loco, como que la vaina no fuera con él. Y empezó a mandar twits desesperadamente diciendo que el discurso era de mentira y cuentos, y en fin, que estaba asustado, porque sí el presidente decía que iba a sacar la cuenta de las viviendas que se han entregado para que el diputado Borges sepa que son más de 22, se moría del susto.


Y arrancó el Presidente chavista-madurista y saludó a los maestros en su día, y después recordó al comandante y luego el hombre se vino despacito anunciando cosas y casos de casa, y propuso la unidad de todos los sectores para luchar por la paz, y “si quieren nos caemos a lo que sea en otros temas, pero vamos juntos a luchar por la paz”, y nadie dijo nada, y esa es la vaina que le arrecha a uno, que después seguimos diciendo que los chavistas son los que crearon el odio, pero cuando nos proponen hacer juntos la paz y el amor, nos hacemos los locos.


La que puso un twits fue María Corina- Sumate-Machado diciendo que ella no iba a seguir escuchando mentiras de Maduro, que no se la calaba más. Y en verdad que faltó su belleza ahí, porque allí estaba el compañero Mazuco, armado de alegría al darle la mano al presidente, y estaba Omar Barbosa, y Edgar Zambrano, es decir, que faltó belleza en el palco de nuestros compañeros de la oposición, y menos mal que no fue Sumate Machado, porque la otra vez le dijo unas cosas fuera de orden al presidente Chávez y la diputada María León le dio hasta con el tobo.


El que se acostó temprano fue el papá de Margot, porque cundo vio que Julio –vendedor de sardinas- Borges le dio la mano al Presidente constitucional Nicolás Maduro, dijo: “Estos pendejos todos son iguales”, y se puso de pie y se fue de una vez al cuarto y le metió un coñazo a la puerta de padre y señor mío, la vaina sonó tan duro, que un vecino dijo. “Me tienen que pagar el espejo del baño, que se vino abajo”.


- Te traigo estas flores porque no encontré palabras. –Me canta Margot.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7318 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: