Suplemento Especial

18 de octubre de 1945 en la historia de Venezuela

Utilizando argumentos sofistas y desconectados por completo de la verdad histórica, historiadores tarifados de la vieja  política pretendieron hacernos  creer  que  el 18 de octubre de 1945 había  triunfado una supuesta revolución cívico-militar, y  que la misma había dividió la historia del siglo XX en un antes y después.   Pero basta  revisar sus antecedentes, para percatarse  que  se trato de un proceso reformista y  demócrata-burgués, que solo representó    otra  estafa más de la oligarquía parasitaria contra un pueblo oprimido por muchos  siglos. De  modo  que de  1945 a 1948, apenas hubo cambios superficiales, pues las instituciones constituidas del Estado solo fueron objeto de un ligero maquillaje, dándole apariencia democrática mediante la manipulación del    voto directo, secreto y universal. En líneas generales,  el Golpe de Estado de 1945, prácticamente se limitó  a favorecer esas perversas cúpulas políticas, económicas y militares que mancharon la historia contemporánea. De ahí que de lo ante expuesto, sea fácil deducir     que  entre el régimen medinista y  el   movimiento sedicioso de octubrista del 45,  las  diferencias  fueron  tan superficiales que termino siendo    el mismo  musiú con diferente cachimbo, pues al final del cuento resulta que  el poder popular continuaba   siendo convidado de piedra en las tomas de decisiones que incidieron en la vida nacional.

         Gral. Isaías Medina Angarita por pasarse de bueno los adecos le dieron el palo cochinero

-2-

  Y como de todo hay un poco en la Viña del Señor, ha estas altura todavía  existen plumarios lisonjeros que valiéndose de  medias verdades, insisten en vendernos una errática tesis, según la cual     el  derrocamiento del Presidente Isaías Medina Angarita no fue más allá de producir  el quiebre del  ciclo histórico   iniciado en octubre de 1899 (conocido también como el periodo del andinismo en el poder). Como quien  esconde la basura debajo de la alfombra, también adulteran   la historia, puesto que  no admiten que fue   a  partir de la  mal llamada  Revolución de Octubre del 45, cuando  se inicia  un proceso político y militar caracterizado por la    descomposición moral, que a su vez se traduce  en  una corruptela galopante  que no dejaría hueso sano en la administración pública.

En cuando al cacareado Tribunal de Responsabilidad Civil y Administrativa,  creado por decreto del gobierno de facto que durante un trienio preside  Rómulo Betancourt, a la postre sus chimbas actuaciones dejaron al desnudo que las sentencias dictadas fueron  puro buche y pluma, con lo que quedaría corraborado   que los  procesos judiciales abierto contra altos funcionarios fueron un descarado pase de factura contra el medinismo. Lo que no se imagino el Presidente Medina Angarita  era que  al permitir la legalización del clandestino partido Acción Democratica el 13 de septiembre de 1941, también  le estaba entregado la soga a su verdugo, pasando además  por alto que el diablo siempre paga muy mal. 

         Rómulo Betancourt  se valió de la ingenuidad del triunvirato de tenientes-coroneles para luego meterlos   en tremendo lio.

-3-

Los dos momentos de Diógenes Escalante.

Los hechos  registrados en  nuestra  historia política, dejaron constancia del porque   al doctor Escalante, abogado, periodista y diplomático de carrera  solo le fue  permitido frecuentar el Palacio de Miraflores  en calidad de alto funcionario gubernamental. Aunque en dos oportunidades su nombre llegó a sonar como candidato a la Presidencia de la República, sin embargo  la suerte nunca estuvo de su lado,  quizás por esas  malas rachas de la vida que no se le desean ni al peor enemigo.  En  él había pensado   Eleazar López Contreras cuando quiso  ser el gran elector, pero sus intenciones se verían frustradas, porque pesaron más los  rechazos que las buenas razones, entre aquellos  generales sobrevivientes del gomecismo  que eran  partidarios  de que  fuera un     oficial el sucesor   en la presidencia. Por esta y no por otras razones, López Contreras   vería  frustradas las posibilidades  de   emular a Joaquín Crespo  cuando señalo  como  sucesor a Ignacio Andrade, en aquellas  elecciones  que llevaron a  Crespo y José Manuel Hernández a resolver sus  diferencias sobre el  resultado electoral  en un campo de batalla  conocido como La Mata Carmelera.

Candidato de consenso para abortar el golpe del 45, pero una inusitada enfermedad mental cambio el rumbo de la historia

-4-

López Contreras y Escalante habían estado unidos por muchos vínculos.  Escalante había nacido cuatro años antes que López Contreras en Queniquea, pero  esa diferencia de edad no fueron impedimento para que  estuvieran hermanados por ese telúrico sentimiento del paisanismo que suele unir  a los  oriundos del mismo terruño. También, ambos  pertenecieron a  la misma promoción de bachilleres en  Filosofía y Letras  del  Colegio Sagrado Corazón de Jesús, en la ciudad de La Grita (Táchira). Pero no todo serán   coincidencias  entre López Contreras y Escalante, pues con el trascurrir del tiempo   cada uno llegaría a tener  sus particularísimas formas de ver el mundo que los rodeaba.  Diógenes Escalante era hijo de Timoteo Escalante, seguidor del Partido Liberal Amarrillo, y por  esta razón  desde niño se relaciona  con las doctrinas de corte liberal de su época. Se sabe que además tuvo dos hermanos, Santiago y Calixto, que perdieron la vida en la Batalla de Las Piedras.  Por un tiempo, Diógenes   conoció y compartió ideas con Espíritu Santo Morales, caudillo de los siglos XIX y XX, a  quien también se le conocía como  el Patón Morales, muy  celebre por su activa  participación  en importantes conflictos  armados en Los Andes.

Por un tiempo ejerce el periodismo, pero luego  decide incursionar en la carrera diplomática llendose a Europa, en donde alterna  con  los intelectuales de la época, habiendo vivido de cerca los horrores de la Segunda Guerra Mundial viviendo de cerca  los horrores de la Primera Guerra Mundial. En Paris  estudia Ciencia Politica y Social graduándose como doctor en Ciencias Políticas. Despues de haberse desempeñado como funcionario en el  servicios exterior como Ministro Plenipotenciario en Londres, Juan Vicente Gómez decide enviarlo a Ginebra el 26 de enero de 1934,  para que defienda los limetes de Venezuela ante  Colombia.

A la muerte de Gómez, el Presidente López Contrera lo nombra Ministro de Relaciones Interiores y más tarde  su secretario particular.  AAl morir Juan Vicente Gómez, Eleazar López Contreras, exalumno de Escalante y buen conocedor de sus facultades, le nombró Ministro de Relaciones Interiores y luego su secretario particular. Cuando llegó al poder el General Isaías Medina Angarita, con quien tenía amistad, Escalante dirigió trabajos en varias embajadas. En 1945, siendo embajador en Washington D.C., acudió a la Conferencia Internacional de Seguridad de San Francisco como delegado por Venezuela, donde se estableció la Carta Magna de la Libertad como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Durante el transcurso de la guerra, Diógenes Escalante sirvió como embajador en los Estados Unidos. Fue un fiel seguidor de las ideas americanistas, y siempre defendió la idea de la unión del continente.

Renunció a su periódico y partió a Europa en una carrera diplomática que puso a su lado los intelectuales de la época y vivió de cerca la Primera Guerra Mundial. En París se consagró al estudio de la Ciencia Política y Social graduándose como Doctor en Ciencias Políticas. Amplió sus conocimientos de inglés, lo que le llevó a desempeñar el cargo de Ministro Plenipotenciario en Londres durante casi quince años. Posteriormente, el gobierno del General Juan Vicente Gómez le envió el 26 de enero de 1934 a Ginebra para defender los límites de Venezuela ante Colombia, lo cual ocurrió el 26 de enero de 1934.

Gran elector de Medina Angarita en 1941, pero su ambición reeleccionista lo distació de su elegido en 1945

-5-

Texto para la primera página:

Tal día como hoy, un Presidente que había iniciado la modernización de las instituciones del Estado, fue derrocado por una perversa alianza cívico-militar  movida por meras ambiciones de poder. Freddy Kamel Eljuri hace una primera entrega de su próximo  libro: Historia de Golpes de Estado y Contragolpes en Venezuela

Leyenda: Secretario General de la Academia de la Historia del Estado Falcón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4926 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: