La piedad

Dije, que tengo el video grabado en directo desde Venezolana de Televisión, el día de la presentación  pública de las víctimas de la masacre del 11 de abril del 2002, que presentó el Dr. José Vicente Rangel, siendo Ministro de la Defensa para ese entonces.

Digo, que los revolucionarios conocemos muy bien quienes son los culpables; algunos están  detenidos, juzgados y sentenciados a penas máximas; sus jefes, en cargos públicos  atentando reiterada e impunemente contra la Patria;  otros,  autoexiliados huyéndole  a la justicia , declarándose perseguidos políticos y gozando de la dolce vita.

Hombres y mujeres destruidas, dolorosísima escena aquella: madres sin sus hijos, esposas, padres, hermanos, destrozados por el dolor de la pérdida de sus seres queridos; los sobrevivientes, con marcas indelebles en sus cuerpos y en sus almas. Todos ellos masacrados con premeditación y alevosía.

Repito, que no habrá paz sin justicia

Y, a los revolucionarios nos repugna la hipocresía, la falsedad, lo arrastrado de esas víboras engendradas en el infierno

Y, no nos comemos más cuentos, QUEREMOS LA PAZ, PERO SIN JUSTICIA JAMÁS LA LOGRAREMOS.

Y, el cuento de nuestras navidades, aparataje capitalista, con cegadores bombillitos multicolores, con cuentecitos para que se nos desgarre el alma y nos someta a la alienación que los amos del mundo quieren para volvernos idiotas, es el plan perfecto, y el momento perfecto también para EXIGIR CON SOBERBIA AMNISTÍA  para sus sufridos mostruos.

Y ,el pueblo revolucionario , que somos la mayoría, JAMÁS dará amnistía a esa casta de malnacidos.

Y, que todos somos iguales ante la Ley  y por lo tanto no puede pretenderse discriminación alguna.

Y, quien no tuvo piedad, no merece clemencia

¡Que Dios los perdone!!!

Mónica Hernández

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1272 veces.



Mónica Hernández


Visite el perfil de Mónica Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mónica Hernández

Mónica Hernández

Más artículos de este autor