Espacio público ciudadano: Un problema de la ciudad del siglo XXI

Que seria de una ciudad que no tenga su Ágora,  su espacio abierto, en donde pueda manifestarse el conjunto de los haceres de los ciudadanos; el espacio publico es el de la representación, en el que la sociedad se hace visible, con su cotidianidad citadina, con su representación cultural, con estampados de sus vivencias, su arte, sus manifestaciones y hechos que van conformando la historia de la ciudad. Seria entonces una ciudad enclaustrada, una fortaleza amurallada, en espera de una muerte lenta y silente. Una suerte de lo que entendidos en la materia llaman agorafobia.

Indudablemente que en las ciudades en general, existen espacios que han venido surgiendo para satisfacer las necesidades de encuentro y expresión ciudadana, pero que su uso y acceso es restringido, pues son lugares que limitan ya que cumplen una función especifica, lo que lo hace como espacio publico potencial.

Si partimos de la premisa de que la ciudadanía es un “concepto evolutivo, dialectico: entre derechos y deberes, entre status e instrucciones, entre políticas publicas e interese corporativos. La ciudadanía es un proceso de conquista permanente de derechos formales y de exigencia de políticas publicas para hacerla efectiva” (Borja, J), debemos estar claros que la conquista del espacio publico ciudadano y la limpieza y mantenimiento de la ciudad es  en tanto que derecho la aspiración máxima para las nuevas ciudadanías urbanas del siglo XXI; pero lo cual requiere de un clima  para la dialogicidad, que supere las contradicciones que forman parte de la existencia y con las cuales se pueda tolerar siempre y cuando vayan en beneficio de la ciudadanía.

El concepto de la nueva ciudadanía urbana, envuelve las expectativas que ante lo urbano se asoma la posibilidad de hacer de la ciudad ese espacio colectivo donde sea posible generar alternativas para la convivencia y el encuentro fraterno entre propios y extraños, y que tienen la intención de la mezcla social, haciendo de su uso un derecho ciudadano de primer orden garantizando la igualdad para su apropiación a todos los diversos colectivos sociales y culturales, diversidad de genero y grupos etarios diferentes, que tenga presente que “ la ciudad es un escenario, un espacio publico que cuanto mas abierto este a todos, mas expresara la democratización política y social”.

Una ciudad donde, por un lado los espacios públicos vienen siendo secuestrados bien sea por factores políticos en algunos casos y en otros por segregación social, y por otro rodeados de desechos de diversa variedad que generan insalubridad además de afear el aspecto de la ciudad convirtiéndola en pocilga ante la mas desproporcionada indiferencia de sus autoridades.

Por otro lado tenemos que en pleno siglo XXI, los espacios públicos ciudadanos se han visto cada vez mayormente restringidos y pareciese que estamos ante el siglo de la muerte de la ciudades impuesta por la “dinámica del capitalismo urbanicida que necesita destruir para acumular” creando moles de concreto con plantas artificiales, ciudades fragmentadas que generan segregación social, dando lugar a megalópis donde se violan las normativas de preservación del ambiente y los espacios públicos ciudadanos, además de hacerlas ingobernables, la ciudad entonces en tanto que espacio, es un lugar no apto para la convivencia y participación ciudadana.

Hoy en día uno de los factores que contribuye a la adulteración del espacio publico ciudadano lo constituye la acelerada y desconsiderada privatización que generan ghetto según clases sociales que van  desde condominios de lujo hasta las favelas y la constante sustitución de calles, plazas, parques por centros comerciales que al decir de Jackson, P ” transforman el espacio publico de la calle en un espacio comercial privatizado de un centro de compras lo cual tiene claros costos sociales en términos de acceso democrático y responsabilidad publica…la domesticación del espacio a través de la purificación y privatización involucra creciente exclusión social y acrecienta la desigualdad” ( citado por Borja .J).

Esto trae como consecuencia que en todas las ciudades se imponen los llamados shopping centers con un cartel que dice “se reserva el derecho de admisión” y en las urbanizaciones las calles han perdido el carácter publico en manos de empresas privadas de vigilancia, apoyándose en la inseguridad pero negando que esta es consecuencia de un modelo social fundado en la desigualdad, pero al capital le resulta económicamente satisfactorio para sus negocios, pues la vida urbana es un producto inmobiliario bien vendido en términos monetarios y especulativos; esta privatización conjuntamente con la fragmentación vienen contribuyendo con la desaparición del espacio publico ciudadano convirtiendo al mismo en el problema mayor del siglo XXI.

De tal manera, que la lucha por la recuperación del espacio publico ciudadano, no es una exigencia retorica, así como tampoco una simple formalidad de reclamar un derecho, sino que envuelve y plantea un debate político y cultural, en el cual han de poder participar muchos actores, donde nadie es propietario exclusivo de ningún trozo de territorio, donde es necesario hacer emerger los valores culturales y los intereses de los colectivos sociales en sus diferentes manifestaciones, para lo cual, sin duda se requiere mucha voluntad política y de respeto a la ciudadanía, el sentido que se quiera dar a la cotidianeidad ciudadana, caso contrario de persistir la apropiación de lo publico sometido al interés privado seguirá creando ámbitos para la desigualdad y la insatisfacción social.

Referencias:

Borda, J; Muxi, Z (2000). El espacio publico, ciudad y ciudadanía. Barcelona

Borda, J. “La ciudad y la nueva ciudadanía” en Revista La factoría; www.revistalafactoria.eu/articulo.

García, A. Miedo y privatización de los espacios públicos. ¿Hacer o deshacer la ciudad?, Departamento de geografía humana. Universidad de Sevilla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2028 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: