Me alegro por Venezuela y entristezco por los faríseos

Me alegro por Venezuela y me entristezco por los fariseos, refleja fielmente mi sentir de combatiente revolucionario y admirador del proceso venezolano, puesto que no encuentro otro modo de reflejar, por un lado la inmensa alegría que generan en mí los resultados electorales municipales en esa extraordinaria patria y cuna de nuestro libertador Simón Bolívar y por el otro, la tristeza que produce saber que los fariseos aún siguen existiendo después de colaborar a tiempo completo en la crucifixión de Jesucristo.

Entre aquellos antiguos fariseos y estos ultra modernos no existe diferencia alguna, puesto que a la pregunta que absorbía o condenaba a Cristo, decidieron por las inclinaciones de sus perversos corazones, pedir la libertad de Barrabas y condenar a la crucifixión a nuestro señor.

Por increíble que parezca, algunos elementos del proceso electoral municipal que apenas está por concluir en Venezuela, son tan similares a las enseñanzas que nos dejaron los antiguos fariseos, que la capacidad de asombro se queda asombrada aunque dicho de esta manera suene redundante, pero esa resulta ser la amarga realidad, el ejemplo más claro de esta situación que evidenciado en el triunfo del excelentísimo Conde Drácula de nombre Antonio Ledezma en Caracas.

Esta extraña mutación mitad hombre y mitad vampiro, pues le gusta mucho la sangre tal como quedó evidenciado en febrero de 1989, cuando Carlos Andrés Pérez masacro vilmente a miles de venezolanos y el bendito conde lo apoyó, este conde desdichado conde obtuvo el triunfo sobre Ernesto Villegas Ex Ministro del Ministerio del Poder Popular para las Comunicaciones y periodista de excelente trayectoria en pro del mejoramiento de la sociedad venezolana.

Lo conmovedor del asunto estriba en que dentro de ese grupo de electores que votaron a favor del conde y en contra de Villegas, se encuentran personas por ser educado en el término que están gozando de apartamentos en pleno centro de la capital venezolana, otorgados por el Estado bajo el gobierno de mi Comandante Supremo y peor aún, bajo las ordenes de Nicolás Maduro hijo de esta revolución y legado del Comandante Supremo.

De modo que estas personas son tan desagradecidas y tan mala paga, que al igual que los antiguos fariseos, prefieren poner en libertad al pecador y juzgar al inocente, es decir, al santo le llaman Diablo y al Diablo le llaman Santo y todo ello, por lo que bulle en sus almas y que no es otra cosa, que odio incubado y odio natural, pero desafortunadamente el odiador le pasa como a Chacumbele y en algún momento sucumbe bajo el peso de sus inclinaciones naturales.

Con este pequeño ejemplo quiero aupar a hombres como Ernesto Villegas o Miguel Ángel Pérez Pírela a no claudicar y a sentirse mejor, pues el trabajo realizado por ellos es digno de elogios, no se están enfrentando a un fenómeno de nuevo, se enfrentaron a un fenómeno cultivado por dinosaurios como el famoso Conde Antonio            Ledezma desde hace más de 40 años, cuando supieron aprovechar las bondades de la falsa y engañosa Democracia Representativa del famoso Pacto o Pato de Puntofijo.

Resulta difícil de creer en hechos de esta naturaleza pero esos son los frutos sembrados por el capitalismo: Antivalores y más Antivalores, Ignorancia y más Ignorancia, el único problema al cual ha de enfrentarse este capitalismo es que todos podemos cambiar y hasta esos malagradecidos y fariseos en algún momento si realmente lo desea pueden cambiar.

Por todo lo anterior desde acá desde mi humilde trinchera en Colombia, sigo siendo férreo defensor de la Revolución Bolivariana, férreo luchador por los verdaderos valores del hombre y los cuales en ningún sentido, están identificados ni con el poder ni con los valores materiales.

Quien a hierro mata no puede morir a sombrerazos, pero quien está dispuesto realmente a rectificar es digno de que se le extienda la mano, por ello pregunto a estos fariseos venezolanos modernos: ¿Qué prefieren ustedes que les extiendan la mano o quemarse en el fuego de su propia maldad?

¡FARISEOS TODOS PODEMOS CAMBIAR!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1410 veces.



Arturo Pradera


Visite el perfil de Arturo Pradera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: