Nicolás Maduro es un sabio

Tal vez algunos lectores se burlen de mí, o digan que estoy loco, o algo por el estilo. ¿Nicolás Maduro, un chófer de autobús, un obrero, un hombre de a pie, del montón, como se dice, un sabio? Eso es para no creerlo, así salga publicado en el libro de los records Guinness. Y si Santo Tomás existiera diría: ver para creer. ¿En qué me baso para tan semejante y atrevida afirmación veamos lo que viene.

Un día de estos últimos, pasaba frente a una librería y pare a ver. Sólo a ver. No tenía la intención de comprar ningún libro. Después de un rato de estar visualizando títulos y portadas. Mis ojos se quedaron fijos, por un rato, en uno de los últimos libros de Paulo Coelho. Leí el título y no me pareció llamativo. El manuscrito encontrado en Accra. Después de luchar un buen rato con mí indecisión me arriesgue a llamar a una de las muchachas empleadas de la librería y le dije: deseo ver en mis manos ese libro, y lo señalé.

La empleada me consiguió el libro. Le eche una ojeada, como siempre hago cuando compro un libro. Y solté: Me lo llevó. Pagué y Salí.  Me senté en un café y comencé a leer aquel libro que aún, en mis manos, y ante mis ojos, no terminaba por cautivar mis gustos. Al final, le cogí el tumbao al libro. Y leía hasta no terminarlo, ya que tan sólo son unas 159 páginas. Pero encontré algo que me llamó la atención y lo tome en cuenta para este artículo. Leí: Cuando existe la lealtad, las armas son inútiles. Porque las armas son instrumentos del mal. No son instrumentos del sabio.

Dice el autor: La lealtad está basada en el respeto, y el espeto es el fruto del Amor. El Amor ahuyenta a los demonios de la imaginación que desconfían de todo y de todos, y devuelve a los ojos su pureza.

Y ahora viene lo mejor, y es por lo cual yo creo en la sabiduría de Maduro. Afirma Paulo Coelho en su libro que Un sabio cuando desea debilitar a alguien, primero hace que la persona crea que es fuerte. Así desafiará a alguien más fuerte, caerá en la trampa y será destruida. Y añade: Un sabio, cuando desea disminuir a alguien, primero hace que la persona suba la montaña más alta del mundo y piense que tiene mucho poder. Así ella creerá que puede ir todavía más alto, y caerá al abismo.

El trío del mal, se creyó que estaban en la cima, con sus acompañantes: Fedecámaras, Consecomercio, Venamcham, Álvero Uribe, J.J. Rendón, y demás bichitos, de pronto, el sabio se salió con las suyas. Nicolás Maduro, el hijo de Chávez, el autobusero, el obrero, a quien la derecha amarilla subestimó, les tendió una trampa y cayeron como unos angelitos. Ahora andan desesperados. La fuerza de la revolución chavista ha tomado el toro por los cachos y ahora es que viene lo bueno. Para que no sean pendejos. ¡Se cansa uno! ¡Volveré!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2443 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a177327.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO