Por quién doblan las campanas

Sr. Presidente Chávez, he dirigido a Ud. una serie de misivas, solicitando su reflexión sobre varios episodios que parecen definir un punto de inflexión en la revolución bolivariana. He esperado, y así como yo, muchos fieles al proceso, una atención y comprensión de nuestros argumentos por Ud., pero hasta ahora lo único que hemos observado es una radicalización de sus posturas de intolerancia, ante la crítica y la denuncia provenientes de nuestro propio campo. Por ello, me voy a permitir aconsejar y criticar al amigo, porque el mejor amigo Sr. Presidente es el que aconseja y nos hace ver nuestros errores, y no aquel que con sus adulaciones nos enajena nuestra capacidad de autocrítica. En una sociedad de libertades plenas, donde la palabra demo-cracia no es solo un artilugio, para ser utilizado en campañas por el poder, la dignidad de una persona pesa tanto como la dignidad de todo un pueblo. Y la preservación de esa dignidad, es la piedra angular que rige la elaboración de las leyes de una republica, de esas características. Por ello, tal vez la inmunidad judicial de los representantes de los poderes públicos es una aberración que niega todo concepto de libertad y de igualdad. Por que la naturaleza humana tiende a abusar de aquellas prerrogativas que le brinda la sociedad, y que colocan a un individuo en un proceso temporal por encima de los demás. Por eso la reciente reforma del Código Penal, en donde se tipifican penas hasta de 30 meses de prisión para el que ofenda a Ud. Sr. Presidente, no es mas que una burla al concepto de igualdad ante las leyes de todos los ciudadanos, incluido Ud. Sr. Presidente, porque si esa igualdad es cierta y real, para que fuese efectiva debería ser acompañada de la reciprocidad. En otras palabras, si a un ciudadano común se le puede encarcelar 30 meses por difamar al Sr. Presidente, cual sería la pena justa y reciproca por la difamación y la humillación pública de un ciudadano por parte del Jefe del Estado, acción más punible, dado el poder y la inmunidad de quien realiza la difamación, y ante la cual el ciudadano común esta indefenso. Ud. como militar de carrera, sabe muy bien el valor que para un hombre libre tienen dos palabras DIGNIDAD Y HONOR. Muchos están dispuestos a dar sus vidas por mantener en alto el concepto espiritual y social que emanan de ambas palabras, muchos no podrán vivir si pierden lo que representan estas palabras en su existencia como entes sociales. Esto lo debe entender plenamente Ud., ya que en la milicia, esas palabras también son los pilares de la conducta de un soldado. Y si Ud. es conciente de lo anterior, ¿porque Ud, arrastra la dignidad y la honorabilidad de sus seguidores, sin, al parecer, importarle mucho el daño que esta causando?. Póngase Ud. en los zapatos de quienes ha humillado, regañado y vejado ante las cámaras. ¿Le gustaría estar en esa situación?, sobre todo cuando no hay válidas razones para colocar a esa persona en la piqueta pública. El poder que el Pueblo le ha entregado es una espada de doble filo, tenga cuidado, no sea que al manejarla de forma imprudente se corte con ella. El Soberano debería buscar siempre gobernantes con una alta dosis de cordura, humildad y continencia, para que no abusen del poder que se les ha dado. ¿Ha actuado Ud. con condura, humildad y continencia, y preservando la dignidad y el honor de los compatriotas Walter Martínez y Luis Tascón, en sus declaraciones sobre los mismos en las previas semanas?. “Con la misma vara que medís, seréis medido”, la Providencia no olvida nunca los abusos contra sus hijos, y los Srs. Martínez y Tascón son tan hijos de Dios, como Ud. y como yo. Si Ud. es cristiano practicante, préciese de actuar de forma acorde con los principios de su religión.

Por otra parte quiero reflexionar sobre nuestra revolución, y preguntarle a Ud., nuestro Líder, si esta es una revolución definida sobre los preceptos del Padre de la Patria, o sobre los conceptos de un socialismo del siglo XXI, el cual no he visto en nada separado del socialismo de la pasada centuria. En otras palabras, que es lo que prevalece mas en nuestro proceso, las ideas de justicia social e integración panamericana de nuestro amado Libertador, o la dialéctica decimonónica del Marx y Engels. Le digo esto, por que de verdad, la base conceptual debe ser bien definida sobre, supongo, nuevos conceptos de comunitarismo que le den ese novel carácter del siglo XXI. Además, las ideas socialistas no deberían avasallar a las bolivarianas, ya que nuestras acciones estaban encaminadas, así se voceó reiteradamente, a resucitar la revolución social abortada y enterrada en Santa Marta en 1830. Creo que se necesita una discusión plena, ya que no es la idea, dar palos de ciego para encontrar el camino. Si se pretende utilizar esquemas de izquierda fracasados, matizados por pálidos trazos bolivarianos, vamos directos al abismo. Por ejemplo, si se va ha utilizar el concepto de granjas colectivas, no olvidemos las hambrunas que su fracaso, produjo en la antigua URSS. Si pretendemos una Revolución Cultural al estilo del celeste imperio, no olvidemos la sangría de intelectuales y el retraso tecnológico generado por tal esquema. Cuidémonos de estar trillando sendas áridas de fracaso.

Pero lo que me mantiene en permanente zozobra, es el develar el verdadero carácter de su equipo presidencial, porque he dudado siempre de su condición bolivariana, y así como se calaron el disfraz de bolivarianos, ahora que Ud. ha hablado de socialismo, han de estar corriendo para buscar el primer disfraz de socialista que encuentren, para encasquetárselos y así encubrir su verdadero vestido, el de oportunistas. Sobre todo, porque la mayoría de sus colaboradores Sr. Presidente, tienen la mala costumbre de engordar como paquidermos, desde que están en funciones de gobierno, lo que me hace recordar a Gandhi cuando decía, que “el que come mas de lo que necesita, se esta comiendo el alimento del que esta hambriento”. Eso si es solidaridad social, y no hacer ostentación de Rolexs, trajes a la medida, mansiones, autos último modelo y una complexión que indica estar siempre ante una buena mesa de manjares, mientras que la mayoría de nuestro pueblo pasa hambre, tiene, si acaso, un techo desvencijado de cinc que lo medio proteja de las inclemencias del tiempo, y hasta los zapatos derruidos, por no poder comprar un par de nuevos zapatos, ya que le cuesta no adquirir los útiles escolares de los hijos. Ya que se esta hablando de que “ser rico es malo”, porque no se publican en la prensa nacional, como un gesto de sinceridad revolucionaria, los sueldos, aguinaldos, vacaciones y prebendas, de todos los funcionarios públicos, incluyendo PDVSA, los embajadores, ministros, diputados, etc, para ver hasta donde llega la tan cacareada justicia social de nuestra revolución. O acaso no se entiende que no puede haber justicia y menos igualdad social, cuando hay individuos en nuestra sociedad que devengan entre 15 y 62 veces el salario mínimo, salario que es mínimo pero no el más bajo que se paga a una gran cantidad de venezolanos. Estas situaciones de las que he hablado, son las que dan armas a la oposición escuálida, y que ponen a mas de uno a dudar de la veracidad y autenticidad de nuestra revolución. Hasta cuando se quiere eternizar estos esquemas absurdos e injustos, como es posible que un profesional o técnico: ingeniero, médico o electricista en cualquier empleo privado o público, gane una décima de lo que gana un profesional o técnico con experiencia similar en PDVSA. No que el petróleo es de todos los venezolanos, pues no lo parece.

Demás es decir que al medir el calibre de las armas que muchas huestes de la revolución, dizque, le están entregando al enemigo, hay que hacer una diferenciación entre una denuncia de corrupción muy general hecha por un periodista, que si acaso le aportará a la oposición, no mas que una china para tirar piedras, y los miles de Mísiles Exocet, que se entregan en bandeja de plata al enemigo, por parte de su equipo, con conductas que remedan las realizadas por connotados corruptos. Un ejemplo de esto se dio en la ejecución de su última gira europea. No cuestiono los viajes de un jefe de estado, siempre y cuando tengan propósitos definidos, porque en una casa con presupuesto limitado, los gastos se hacen con sumo cuidado y equidad, y no se le niega a un hijo una comida, mientras el jefe de la casa, todos los días, se va de farra. De igual manera, se niega un aumento justo a grupos de trabajadores bajo el argumento de que no hay presupuesto, mientras se hacen cuantiosos gastos en viajes con comitivas sauditas. Si amigo Presidente “comitivas sauditas”, y no fueron las jineteras que esto informaron, sino las cámaras del canal del estado que en cadena nacional mostraron los numerosos rostros de gobernadores, diputados, alcaldes, ministros, familiares y amigos, en embelesada atención a sus discursos de Salamanca al Monte Sacro, pasando por Santiago de Compostela. Y la pregunta es ¿qué papel juegan todos estos personajes en sus viajes?. Por que si la cuestión es tener una barra, es mas barato pagarla en Europa que llevarla, además hasta sería éticamente menos cuestionable. Los “ecos” de las colitas de la antigua PDVSA todavía se oyen, mi querido Comandante, con la diferencia de en vez de llevar las vituallas a los comensales de New York a Caracas, se llevan los comensales a las vituallas de Caracas a Europa, adicionando transporte, alojamiento, paseos, souvenirs y ETC. No puede justificarse la presencia de “equipos presidenciales ampliados” invocando políticas de estado, esto solo puede entenderse como “lo que no nos cuesta hagámoslo fiesta”. Y esas actuaciones, si entregan armas de grueso calibre a la oposición, quienes equiparan su comitiva y sus viajes, a los de ex-presidentes, si es que la grafia aguanta llamarlos así, tan corrompidos como CAP y el Beodo presidencial. Yo pregunto a Ud., si la burocracia de la cancillería es bastante extensa, y el propósito de estos funcionarios es negociar y preparar todos los convenios y negocios con las naciones del mundo, ¿porque parece que Ud. tiene que hacerlo todo?. Si canciller, vicecancilleres (tenemos 4), embajadores, cónsules y agregados culturales, económicos y militares, no hacen ningún papel, no sería un buen ahorro para la nación prescindir de sus servicios y botarlos a todos. Cuide Ud. Sr. Presidente su imagen ante su pueblo, cuando se afirma que hay una campaña de desprestigio, no le eche mas leña a ese fuego, pregúntese porque su frase de Alo Presidente “que sabroso es pasear por Paris, limpiecita ....”, le fue omitida el último adjetivo, y se interpreto muy diferente a lo que Ud. quiso expresar, porque ¿para quien no es sabroso pasear por Paris, Salamanca, etc, no importan si están limpias o sucias, sobre todo cuando no le cuesta nada el viaje?. Pero sucede que el problema es de verbo, porque que se sepa, Ud. no fue a PASEAR por Europa. Cuando Ud. afirma “El que quiera dólares....pídalos...pero solo los que necesite”, me permitiría preguntarle mi líder, ¿lo mismo se le dijo a cada uno de sus acompañantes?, o se les volvió a asignar U.S.$ 6.000,00 como a sus pasados acompañantes al Asia, muy por encima de los U.S.$ 4.000,00 que se le asigna a cualquier viajero, sin importar si es por placer o por necesidad, al final CADIVI luego de poner todos los obstáculos posibles, los entrega a cuentagotas, si es que a tiempo, y pagados por el bolsillo del desafortunado viajero, y no con dinero del tesoro público, que no de los sueldos de esos funcionarios. Por tanto, volvemos al concepto de igualdad y justicia social, no se puede poner una limitación al común de los ciudadanos, mientras que su circulo íntimo ostenta groseros privilegios.

Muchos han sido los académicos de este lado de la trinchera, que le han señalado a Ud. los peligros inherentes a la constante devaluación de nuestro signo monetario. Nadie niega que el control de cambio era necesario, pero ¿porque los miembros de su gabinete afines a un control de cambio de limitado tiempo, salieron en vandola, intempestivamente del gobierno?. Que rara metamorfosis ha sufrido amigo Presidente, entre el candidato ganador de 1999 afirmando “la política de devaluación del bolívar no debe continuar, por el contrario, en la medida de lo posible vamos a revaluar nuestro signo monetario”, y el Comandante Chávez de hoy que “alaba un control de divisas perpetuo” y nada dice de revaluación. Si la pobreza se midiera por la capacidad adquisitiva de la población, entonces no sería el 86 % de pobreza como dicen los escuálidos, sino un 99 %, ya que los limpiadores de carros en Miami, ganan más, y pueden adquirir más, que cualquier profesional con años de experiencia y servicio en nuestra república, la revolución es rasar por lo alto, no por lo bajo; no es volvernos a todos proletarios sino convertirnos a todos de una u otra manera en profesionales, que podamos recibir un emolumento suficiente para vivir dignamente, y acorde al esfuerzo, a la responsabilidad y a la dedicación del trabajo realizado. Es recibir todos, el calor (justicia e igualdad) del sol (gobierno), no importando la distancia a que nos encontremos del mismo. Perdone mi franqueza, pero a un amigo que se ha dejado obnubilar por una manada de aduladores, lo único que me queda es ser directo, directo y franco entre gobernador y gobernados, como lo quería Zamora.

Ya es hora que Ud. Sr. Presidente, se despabile, avive el seso y despierte, y disipe la niebla de mentiras que ciegan sus ojos a la realidad de su pueblo, y vea como este sagrado proceso esta en peligro de perderse, y perderse en manos de los corruptos que han tomado hueste en nuestras filas. Tiempos como estos son los templan el coraje de los hombres, no queremos al patriota de primavera sino al revolucionario de invierno, no queremos al bolivariano de buena mesa, sino al hombre de sacrificios, ni queremos a los que se esconden en sus guaridas en tiempos difíciles, para luego salir a obtener indulgencias con el sacrificio ajeno, queremos a los que ponen la vida por delante, para llegar a la trascendente meta. Es hora de que se aplique la Contraloría Social del Pueblo, donde los que deben ser llevados al paredón, sean los corrompidos y no los que los denuncian. Es hora de desarrollar la Misión Anticorrupción, para crear un ejercito de supervisores, sin filiación política preferiblemente, que sean los ojos y oídos de Ud. y de su pueblo, en todos los confines de la nación. Que se encarguen de sacar las alimañas, aun de debajo del sillón presidencial. Nosotros no podemos aspirar a una revolución perfecta, al fin de cuentas nosotros no los somos, pero como mínimo, pedimos una revolución LIMPIA.

Por eso le pedimos mi apreciado Comandante, que no es hora de dudar sino de reflexionar sobre el camino en el que estamos andando. ¿O Ud. nunca reflexiona si ha hecho lo correcto?. ¿No medita en la noche, al amparo del silencio, las múltiples acciones que ha realizado en el día, y define lo correcto y lo injusto de sus actos?. Por que si Ud. no hace esto, en la alta posición que ocupa, esta como dicen los galenos “de pronostico reservado”, nunca podrá reconocer sus errores y mucho menos las desviaciones del proceso. Los que medran a sus pies, crecerán poco a poco en poder, y horadarán los soportes de su silla, y alejaran a los puros de corazón que queremos servir a nuestro pueblo. Y así, poquito a poquito, como la labor de la hormiga, irán cavando la tumba del bolivarianismo, así mismo como lo hicieron con nuestro amado Libertador hace 175 años, “He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro”. Reflexione hoy, después no diga que no se le advirtió, después no diga que no se le señaló ni aconsejó a tiempo. Cuando los disfrazados como ovejas de la revolución tomen vuelo, y las bases de confianza de su pueblo se hayan perdido, cuando la oposición purpurada lancen a tocar a muerto las campanas de sus templos, no pregunte amigo mío, ¿Por quien doblan las campanas?. Están doblando por ti. Estarán doblando por nuestras esperanzas, por nuestros anhelos, por nuestras vidas. Y entonces no habrá remedio, y tendremos que peregrinar generación tras generación, y esperar 175 años más, para una nueva redención de nuestro pueblo.

Gracias por escucharme

Antonio Bermúdez
antber_2002@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3506 veces.



Antonio Bermudez


Visite el perfil de Antonio Bermúdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Bermúdez

Antonio Bermúdez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas