Viva Venezuela, mi patria querida

Mi querida Venezuela:

Decido escribirte una carta pública más por los estremecimientos de mi espíritu que los dictámenes de la razón, valga decir también por los impulsos de mi sangre y los infinitos intersticios del alma. No me parece justo que los venezolanos juntemos tantas derrotas sobre tu pellejo, tantas frustraciones, tantas amarguras, tantas tristezas, perdiendo el decoro, la sindéresis (José Vicente Rangel dixit), la indispensable compostura, los buenos modales, la paciencia. Las humillaciones, los ataques, las perversiones, la amoralidad, los delitos impunes, las maldades individuales y colectivas socaban la base fundamental de tu sociedad, de las instituciones, del destino nacional.

Por un lado atrapan a siete guardias nacionales cómplices del delito de narcotráfico internacional con complicidad de franceses, ingleses e italianos en la aerolínea Air France. Esa mala imagen de exportación nos vende al mundo como meros delincuentes y mafiosos. Atrapan a raspatarjetas en el aeropuerto de Maiquetía como consecuencia de sus triquiñuelas con los dólares para viajeros. Denuncian la falsificación de la ministra para el poder popular para el deporte por la estafa de 66 millones de dólares para “carritos” de competencia a motor y bicicletas. Detienen a un alcalde por corrupción y sensatamente métanle el ojo a la lista de alcaldes chavistas lucrados a diestra y siniestra en los estados con gobernadores rojos rojitos, y para muestra un botón: el estado Anzoátegui, camaradas. Detienen a un señor en Valencia con 34 camionetas Ford 250 que la fábrica le vendía a precio oficial para su reventa en el mercado especulativo. Allanan locales acaparadores de harina pan y aceite mientras las viejitas se parten los huesos atropelladas en las colas para adquirirla. Detienen embarcación en el majestuoso río Orinoco, río hermoso (como dice una canción) por contrabando de combustible. Sancionan a un periódico por alarmista al crear zozobra por la supuesta falta de gasolina en Caracas. Obligan a Movistar a devolver la renta fijada y anular la especulativa, lo mismo que a la empresa de encomiendas MRW a reintegrar la plata por los equipos desaparecidos pues alguien se los apropia con o sin anuencia del personal de la misma. Se denuncian decenas de muertos mensuales en las diferentes morgues por ajustes de cuentas, sicariatos, asuntos pasionales y hasta por el misterioso misterio, entre otras “mil maneras de morir”. Para remate ya empezó la fiesta del famoso Halloween como si celebrar a los muertos y fantasmas fuese una celebración autóctona mientras el 2 de noviembre quienes hemos perdido madres, hijos, hermanos, abuelos, tíos y demás afectos queridos sucumbimos ante la especulación de los vendedores de flores, velas y fósforos. De remate, nuestros amigos chavistas y oposicionistas no desaprovechan el “buenos días poeta” para lanzar piedras al otro mientras un tercero señala que ya esta Quinta República se parece a la Cuarta República. Y no menciono la ausencia del Comandante Eterno pues en lo personal yo sí que extraño la voz de su sueño libertario, con imperfecciones y gritos, pero con la responsabilidad de quien se asume útil ante la historia anteponiendo los intereses nacionales al de las trasnacionales, las agencias de espionaje y el saboteo estadounidense como vía par el acceso al poder. Además de denigrar de los cubanos, los bolivianos, salvadoreños, argentinos, nicaragüenses y hasta haitianos por “los dólares y petróleo regalado”.

Ese párrafo anterior debe parecerte pesado. Lo es. Sin embargo, me he puesto a pensar en un señor que me escribió un correo electrónico después de leerme en aporrea. Textualmente me dice: "Dile a Maduro que muestre su partida de nacimiento MALDITO CABRÓN APÁTRIDA”. Su cuenta de correo es: josfrod04@outlook.com. No se necesita ser un sicólogo para entender qué hay dentro de la mente de quien me envía semejante piropo. Tampoco merece una respuesta pues lo pasé para Spam. Su prioridad de vida no es la calidad de la gestión del jefe de Estado, quien pese a sus enormes esfuerzos para gobernar este país que arrastra muchas de las viejas manías, quejas y vicios del pasado modelo democrático anterior a 1998, merece señalamientos puntuales que pueden llegar hasta su instancia con algo de suerte. Sin embargo, yo no conozco a Nicolás Maduro y si lo tratara personalmente en algún momento no tengo ningún derecho a pedirle su partida de nacimiento, su cédula de identidad, su licencia de 5to. Grado como chofer de autobuses, pues para eso están los fiscales de tránsito y mucho menos su pasaporte.

Pienso en mi soledad que estas expresiones de demencia, de locura, de nervios, de rabias o de cualquier anomalía psíquica no ayudan a levantarte como país, mi querida Venezuela, ni antes ni después del 8 de diciembre, ni antes ni después del 2019. Son actitudes cerradas, negativas, dolorosas por tratarse de connacionales que tienen derecho al respeto, gozan de libertad de expresión, deben tener familia, quizás tengan vicios perversos o buenas posiciones económicas, pero sea cual sea el caso, algo tienen mal en su cerebro. Hay un estado de derecho, existen leyes para diversas materias, hay procesos electorales, hay la libertad de postularse para cargos públicos, hay el derecho al trabajo, a mejorar la calidad de vida, a tener salud y paz, hay que criar a los hijos en un clima de tolerancia ayudando así a no formar delincuentes y vagos dentro del hogar, en la vecindad (ese señor que se ponga a ver El Chavo por Venevisión y que no lea más a aporrea.org), hay que desarmar a los barrios, hay que respetar la memoria del Comandante Chávez y su familia (en Juangriego un compadre me dijo textualmente “Tu maldito gobierno nos va a matar de hambre” y por eso dejé de visitarlo pues creo que le inspiro sus rabias interiores a pesar del afecto que nos une, por su frustración política. aunque es íntimo amigo del alcalde chavista de ese municipio, cosa que no entiendo). Hay un país de oportunidades para hacer las cosas bien, con amor, con sacrificio, en legalidad, con ética, con responsabilidad, con ánimos, optimismo, creatividad, solidaridad y respeto. A mi no importa que alguien sea chavista o caprilista siempre que sea mi amigo y nos respetemos. Podemos tomarnos una cerveza bien helada, jugar dominó o ver un juego de fútbol o beisbol pero eso sí, como venezolanos sensibles no como sicópatas del más allá.

Recordando la voz de Un solo pueblo y la inolvidable canción de Mitiliano Díaz, te digo mi querida Venezuela, ahora República Bolivariana de Venezuela pues te devolvimos el estamento de República y te estamos quitando el despreciativo cognomento de país tercermundista a fuerza de coraje, que aquí tienes un hijo que lucha por ti, que luchará por ti contra viento y marea con o sin partida de nacimiento.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5690 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175714.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO