Mosca con la Cuña Aristiguieta de Pepsi

Los medios de comunicación tienen la capacidad de transmitir mensajes, los cuales deben ser analizados e interpretados para manejar los mensajes que puedan tener en nuestras sociedades. Ellos por sí mismos no son el problema, el problema estriba en los contenidos que manejan, es decir, sus mensajes y su impacto positivo o negativo.

Según algunos estudios científicos, un niño o niña venezolano, desde el momento en que nace y hasta el momento en que se gradúa de bachiller, por ejemplo, puede ver 16.800 horas de clase.Mientras que, en ese mismo intervalo, pasa 40.000 horas frente a un televisor. Esto para que tengamos conciencia del inmenso poder de los medios hoy en día.

El deber ser de los medios de comunicación debe ser transmitir mensajes enmarcados en el respeto a los derechos humanos, la protección del honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación, y el acceso a una información oportuna, veraz e imparcial sin censura.

También a través de las diferentes programaciones mediáticas se debería observar el interés social y cultural encaminados al desarrollo progresivo y pleno de su personalidad, aptitudes y capacidad mental y física.

De la misma manera, en todas aquellas situaciones en donde se resalte la figura de los padres y adultos se debe observar que esta, se presente con respeto y recordando la importancia del rol que estos cumplen en el crecimiento y desarrollo sano de los niños, niñas y adolescentes.

Y como usuarios de estos medios debemos estar atentos a la importancia de la identidad cultural del venezolano. Resaltando los contenidos que promuevan y defiendan los valores de la cultura venezolana, ciencias, artes, oficios, cooperación con nuestro sistema educativo y de valores.

Esto lo señalo, porque pese a que muchos podamos estar muy claros, nuestros medios no cumplen con ese rol, ejerciendo un rol de manipulación y violencia influenciada por los contenidos de los medios, sus mensajes son tan potentes que, por más claros que nos consideremos e inmunes al terrorismo mediático, dentro de nuestro cerebro tenemos niveles inconscientes que son bombardeados por esos medios, y que su mensaje es insertado y grabado cual si fuera un cpu de cualquier computador. De ahí la importancia de la publicidad y la propaganda.

Este comentario lo hago, en virtud de que la empresa transnacional Pepsi Cola, tiene unas publicidades varias. Una de las que me llamó la atención es aquella en donde sale el futbolista de nuestra selección vinotinto, Fernando Aristiguieta, y que me he permitido llamar la "Cuña Aristiguieta", y mi observación que de seguidas voy a formular, no es a este deportista venezolano, a quien respeto, pero si al metamensaje que dicha publicidad protagonizada por este modelo de nuestras juventudes y la empresa que lo contrato transmite a nuestro pueblo.

La referida publicidad comienza en el aeropuerto de Maiquetía, donde Aristiguieta llega con el resto de los compañeros de la selección vinotinto de fútbol, y un niño lo aborda y le pregunta "¿Como hiciste para llegar hasta donde éstas?. Y el evoca recuerdos de varios episodios de su vida: Siendo bebe, donde patea el tetero que su madre le suministra; en una fiesta infantil, cuando enfrente de sus padres le dan el palo para darle a la piñata, él no acepta, y antes bien, le cae a patadas y la tumba; y en el Bowling, también barriéndose en la pista y tumbando los pines también a patadas junto a la bola. Y luego cierra este deportista diciendo: "Diviértete, Pásala Bien, Echa Pa lante". En esencia esta es la publicidad.

Aunque a simple vista nos parezca jocosa y hasta divertida. El metamensaje a transmitir es muy claro. Está claramente contenido el discurso burgués, y el discurso burgués disocia totalmente el discurso de la vida. El metamensaje de "Diviértete, Pásala Bien y Echa Pa lante" , de acuerdo a esta publicidad es literalmente el "hacer lo que me da la gana y traspasando todos los límites", no importa que transgreda leyes, no importa que le falte el respeto a mis padres, no importa si para "ser alguien en la vida" debo volver harina al resto de los seres humanos que me rodean.

Igual pasa con el resto de nuestra programación infantil, en donde con la famosa comiquita "los padrinos mágicos", valga la redundancia y este ejemplo. En donde un niño, cuando se ve sumido en problemas, aparecen esos "padrinos mágicos" que le dan todo lo que este niño desea, a la vez que ayudan a su "ahijado" a salir de esas situaciones de manera tan fácil y sin ningún esfuerzo. Pues bien, permitanme señalarles camaradas y compatriotas, que la vida no es así. Y me pregunto: ¿Donde queda la educación y el trabajo como procesos fundamentales para la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar de nuestro pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes familiares y los reconocidos y consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el resto de nuestro ordenamiento jurídico?

Antoine de Saint Exupery, autor de "El Principito" señala: "Lo esencial es invisible a los ojos". Como padres y madres en esta sociedad, debemos tener mucho cuidado con la programación que observan nuestros hijos por la tv, la música que escuchan o el auge de estas redes sociales, y de las imágenes. Ya que el mensaje sexista, de violencia, de racismo, muchas veces no se muestra de manera tan evidente, antes bien, esta subliminalmente insertado, de manera que veamos esas desigualdades como algo natural. No olvidemos que los sistemas de dominación del capital son múltiples, y va desde lo económico hasta lo personal propiamente dicho.

Y es por eso que, debemos convertirnos en combatientes para que la programación de nuestros medios de comunicación. y sus diversas publicidades y propagandas, deben transmitir mensajes que resalten la importancia de asumir una vida responsable en libertad y fomentar de manera adecuada una conciencia de la comprensión humana y social, ética, paz, tolerancia, igualdad de derechos y deberes de género y amistad entre los padres, grupos étnicos y personas de origen indígena y afrodescendiente. Repito, si los sistemas de dominación del capital son múltiples, la emancipación también debe ser múltiple.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6123 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175325.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO