Desde la derecha reaccionaria Dieterich ataca a la revolución bolivariana

¿Desde dónde escribió el inefable e infalible Heinz Dieterich su catastrófico e incendiario artículo, con su bola de cristal para predecir cual pitoniso azteca que en abril se cae la Revolución Bolivariana si Nicolás no radicaliza el proceso?

Evidentemente desde Venezuela no fue, tal vez de su cómoda oficina en México porque es evidente que está bastante desinformado de lo que aquí está aconteciendo, tanto a nivel político como social. Habla de “movilizaciones callejeras”, ¿cuáles, de nosotros los chavistas que la controlamos la calle con marchas multitudinarias como la antifascista en homenaje a Salvador Allende en el marco de los 40 años de su desaparición o, más recientemente, la movilización para celebrar, mejor dicho, conmemorar el primer año del triunfo del comandante Chávez el 7 de octubre. Es falso de toda falsedad que la derecha fascista haya hecho actos de calle, desde junio cuando salieron 4 culitos blancos a una huelga dizque de hambre con una carga todopoderosa de cachitos de jamón, nada ha ocurrido, ni guarimbas de tres personas.

El trabajo de Dieterich tiene muchas costuras por donde se le ve la comidita que lleva por dentro, la colcha de retazos con los que empató su “genial” trabajo. Nos habla de una eventual caída de Maduro por una alianza de la Fuerza Armada (no Fuerzas Armadas, Dieterich) con los gobernadores. ¿Qué nos quiere decir, que habrá golpe por unas FANB que por primera vez en 200 años alcanzó la cima de sus dignidad, que tiene una visión estratégica de la patria no atada al imperio yanqui, que fue dignificada por el comandante Chávez, que tiene hoy Venezuela los mejores equipamientos militares de su historia; unas FANB nacionalistas, antimperialista y socialistas aunque al plumífero alemán no le guste.

Estando comprometido Dieterich con el encarcelado general Baduel –lamentablemente preso por corrupto– a quien asesoraba –¿o asesora?– políticamente, sacar a relucir el tema militar luce bastante sospechoso. No dudemos que por allí puede estarle llegando las chimbas informaciones al analista Dieterich. ¿Quién está detrás de este retorno de HD?

Premoniza el gurú Dieterich una supuesta alianza militar con los gobernadores, o sea, una estampida de líderes chavistas donde hay un altísimo componente de ex militares en las gobernaciones: Trujillo, Nueva Esparta, Carabobo, Zulia, Táchira, Vargas, Apure. ¿Hacia ellos y otros va el subliminal y sedicente mensaje de Dieterich? Pero si la cosa es en marzo o abril debemos suponer que esa alianza golpista ya está preparado por esos meses están encima.

Habla el articulista de la incapacidad de Maduro para enfrentar los problemas del país. Eso es exactamente lo que dice el liderazgo fascista. María cochina, Borges, Capriletti, el choro de Leopoldo López, así que la coincidencia del talibán izquierdista con la derecha golpista es indiscutible. Claro, al igual que otros ultrosos, le ponen a Maduro en las manos la solución mágica: caída y mesa limpia, es decir, radicalizar el proceso y botar a todos los ministros.

¿Qué es para Dieterich radicalizar el proceso? Porque en los 6 meses que lleva Nicolás en el coroto o en la silla de Miraflores como se decía en la Cuarta República, no han sido pocas las actuaciones políticas del gobierno que además de darle continuidad a las políticas trazadas por el comandante supremo Hugo Chávez, van radicalizando, como dice el alemán/mexicano, el proceso. Muchas son las evidencias de ello. Claro, la radicalización para nosotros los revolucionarios, para los socialistas, comunistas, antimperialistas, la radicalización no se parece en absoluto a eso que plantea Dieterich. La política de radicalización para nosotros, por ejemplo, es continuar con la política bandera de la Revolución, la Misión Vivienda. Eso no se ha detenido, para diciembre pasaremos las 600 mil viviendas, ¿le dice a Dieterich algo esa monumental cifra? Se ha profundizado la política alimentaria, y si no hubiese existido esa gran infraestructura de distribución de alimentos, la derecha se sale con la suya con su siniestra política de esconder los productos, contrabandearlos a Colombia, subir los precios escandalosamente. Por supuesto Dieterich no conoce esas políticas o las invisibiliza oportunistamente. ¿Y qué decir del gobierno en la calle, que ha acercado a los gobernantes a un pueblo ávido de participación?

Pero donde Dieterich se quita la máscara es en su brutal ataque contra el presidente Hugo Chávez y sus políticas. Según este personaje lo desarrollado por el comandante en sus 14 años de gobierno revolucionario no fue más que un desarrollismo progresista como el de Perón, que nada tiene que ver con el socialismo. Llama al nuestro socialismo quijotesco. De las Comunas dice: “–el más grande disparate de los Rasputines socialistas de Miraflores (Marta Harnecker et al)– no son más que quimeras en una economía capitalista de mercado (crematística) como la venezolana. Ahora toda esta fantasía implosiona”.

Qué casualidad que este personaje ataca las Comunas, la principal preocupación del Comandante y sobre la que dejó claras políticas para el desarrollo del poder popular. Miren por donde vienen los tiros. Las comunas, el terror de la burguesía, de la derecha según Dieterich no sirven para nada, son un bloff.

Aquí Dieterich llegó al paroxismo, babeando su ira y frustración porque no pudo ser el ideólogo asesor de Chávez, él, que si es un Rasputín siniestro y ambicioso, ahora conspira desde el exterior siguiendo –oh casualidad– las mismas posiciones injerencistas del imperialismo. Pero no se contenta con toda la sarta de absurdos planteados, los irrespetos y ofensas, también ridiculiza al presidente Maduro porque expresa sus inclinaciones cristianas. Para querer hacer ver que Nicolás es un desconocedor de la política como ciencia, un ignorante que le da a la magia, al chamanismo un rango de política de Estado, alguien que no está preparado para ese cargo. O sea, lo mismo que dice la derecha desde hace años contra Chávez: indio, zambo, mono, dientúo, bembón, inculto, bruto.

Leamos la mayor de las estupideces e irrespeto de este provocador de oficio que trató de escalar posiciones en las asesorías políticas e ideológicas de la Revolución y salió con las tablas en la cabeza porque fue descubierto a tiempo y sus andanzas neo conspirativas.

“Mientras la economía se hunde en las contradicciones internas del modelo, Maduro y Cabello tratan de curarla con alquimia. Pontifican contra la satánica guerra económica de la derecha –¿no ha sido ésta su función subversiva de clase desde siempre?– y pretenden conjurarla mediante su propia Santa Trinidad: el kitsch teológico, implorando la protección de San Francisco de Asís; la palabrería bolivariana y quimeras burocráticas socialistas”

Sigue el alemán con su ataque cerrado contra la Revolución y el presidente Nicolás Maduro. No deja piedra sobre piedra, según él ya aquí no hay Revolución, coincidiendo una vez más con la derecha fascista. Con asesores así no se necesitan enemigos.

“Que Maduro y Cabello ahora traten de realizar la tarea que el Comandante Chávez siempre evitó, es poco probable. No tienen la estatura de Chávez, ni la voluntad, ni la ciencia para hacerlo. Tienen los dólares, los tanques, los medios y la mayoría del parlamento, para vencer a la oligarquía. Pero, no tienen el software. ¿Habrá alguna fracción del Bolivarianismo que podrá suplirlo?”

Hay una parte del artículo del Dieterich sobre la cuestión económica, de eso nos encargaremos en otro trabajo para desmontar las falacias de este vocero imperialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1925 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: