El poder popular y la articulación con el gobierno de calle

En la consuetudinaria estructuración y fortalecimiento del poder popular organizado destaca la tarea política del gobierno de calle como posibilidad de diagnóstico, registro y sistematización de las dinámicas de las comunidades que construyen agendas múltiples y colectivas en las cuales el pueblo se suma y organiza en la perspectiva del sujeto generador de gobierno y no como simple espectador de políticas gubernamentales.

En el gobierno de calle los ciudadanos no son meros convidados sino que por el contrario son generadores, articuladores y beneficiarios de la gestión de gobierno que se diseña a partir precisamente de esta fructífera y avanzada forma de tomar decisiones.

En el gobierno de calle, la propuesta del poder popular, nutrida de la clara vivencia y la natural pertenencia al ámbito donde se realiza, es una de las expresiones más evidentes y políticas del sistemático ascenso al poder, por parte del pueblo, que se ha garantizado el pueblo mismo a través de la revolución bolivariana dirigida por el comandante Chávez y ahora comandada por el compañero presidente Nicolás Maduro.

Tuve la suerte de asistir a una experiencia de gobierno de calle realizada en La Morrocoya, al sur del estado Monagas, donde en estupenda articulación la gobernación, la alcaldía de Maturín, el Consejo Legislativo, el PSUV a través de la tutora del municipio, y el poder popular organizado hicieron posible un proceso donde se atendieron y solucionaron múltiples problemas de manera eficiente y pertinente.

Fundamentados en el pleno conocimiento de su propia realidad, la comunidad reflexionó de manera profunda en torno a los aspectos que debían ser atendidos y, debido a previos procesos de investigación, consulta, análisis y procesamiento, pudo articularse la jornada de gobierno de calle como la expresión de todo un sistema en el cual el pueblo es el sujeto protagónico que diseña y logra la realización de la política hacia su propio ámbito o comunidad.
Pudo hacerse posible entonces el financiamiento a numerosos productores agrícolas en función de la profundización de la soberanía productiva y alimentaria. Pudo también asumirse el compromiso de dotación de ambulancias y mejoramiento de instalaciones de salud pública. Se hizo posible la solidaridad del pueblo consigo mismo al identificar a ciudadanas y ciudadanos con dificultades económicas a los cuales se les apoyó con electrodomésticos y materiales para la ampliación de viviendas. Se asignaron becas a estudiantes y apoyos económicos a numerosos adultos mayores.

Sería muy amplia la enumeración de logros que obtuvo el poder popular gracias a esta posición revolucionaria asumida por la gobernadora yelitze Santaella, por el alcalde José Vicente Maicavares, por el presidente del CLSEM Vicente Carvajal y por la tutora del Municipio Isis Pérez, quienes en clara sintonía con los mandatos del gobierno nacional avanzan en una tarea consuetudinaria de gobernar con el pueblo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2267 veces.



Miguel Mendoza Barreto


Visite el perfil de Miguel Mendoza Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: