El Bolivar-divisa y sus detractores

Ante la publicación de la propuesta del bolívar-divisa, he recibido numerosos correos respaldando su instauración como moneda de curso legal.  También he recibido correos y hay que decirlo, con críticas constructivas donde preguntaron por qué inicialmente había propuesto la dolarización de nuestra economía para luego desecharla por inconveniente. http://www.aporrea.org/actualidad/a171432.html   http://www.aporrea.org/actualidad/a172540.html.

Para aclarar este punto quiero significar que la dolarización puede resolver de manera rápida el problema de inflación, especulación cambiaria, baja de intereses y atraer inversiones extranjeras.  Pero dije también cuales eran las limitaciones que imponen la dolarización al país que las adopte.  Estas limitaciones me hicieron desistir de la propuesta para sustituirla por el bolívar-divisa.  Creo que la principal limitación es que el dólar de los EEUU es propiedad  únicamente del gobierno de ese país y por tanto sujeto a confiscación unilateral por parte de cualquier tribunal estadounidense.  Esta posición por sí sola representa una gran amenaza a la estabilidad financiera del país que adopte el dólar como moneda de curso legal.

También dentro de los detractores del bolívar-divisa están aquellas personas y grupos de ellas que han vivido y viven de la devaluación del bolívar.  Dentro de este grupo figuran estelarmente los bancos privados que en la historia republicana los últimos 30 años sacaron grandes capitales a bancos estadounidenses esperando la devaluación pre anunciada por inclusive las mismas autoridades gubernamentales.  Tal fue el caso tristemente célebre del Ministro de Finanzas Tobías Nóbrega cuando en Diciembre de 2005 anunció desde  Nueva York la próxima devaluación del bolívar. Por supuesto los bancos privados venezolanos hicieron su agosto enviando miles de millones de dólares que después trajeron parte de ellos en 2006 una vez consumada la devaluación del bolívar.

Otros detractores de menor significancia son agentes tarifados que atacan la propuesta del bolívar-divisa atacando al proponente en este caso a mi persona:  Estas personas pinsan que así eliminan la amenaza de cierre de su negocio especulativo del dólar. Pero esos agentes tarifados muestran su incompetencia porque no son capaces de saber atacar la propuesta del bolívar-divisa de manera inteligente y efectiva.  La causa es que no existen razones de peso para desechar la formidable propuesta del bolívar-divisa, que solucionaría con eficiencia y eficacia la crisis económica actual, salvaguardando el dinero de los venezolanos, salvaguardando el poder adquisitivo de la moneda, estimulando el ahorro y en general aumentando con justicia el patrimonio del venezolano de a pié, salvaguardando las industrias Pyme y grandes industrias y acabando con la guerra conspirativa económica que tiene visos de intereses electorales.

Acciones tomadas por la A.C. Defensores del bolívar desde hace una década

Desde el 2003, los Defensores del bolívar hemos participado como propulsores de la revaluación del bolívar.  Nosotros propusimos la eliminación de los tres ceros cuando nació el bolívar fuerte y el presidente Chávez acogió nuestra propuesta.  De esta manera se simplificó contablemente las operaciones financieras.  Pero esta medida no significó una revaluación, simplemente fue un ajuste contable.  Así lo hicieron muchos países que igual que nosotros sufrieron maxi devaluaciones acumuladas durante años.

http://www.aporrea.org/actualidad/a39376.html

Hoy en día con las devaluaciones practicadas a nuestra moneda los últimos 30 años, los beneficiarios de ellas se han popularizado hasta los pequeños comerciantes buhoneros que acaparan bienes por algunas semanas para crear artificialmente escases y por tanto especulación en el precio de venta que les reporta grandes ganancias sin mayor esfuerzo.

Preguntémonos entonces, ¿quiénes han sufragado esas ganancias especulativas de los bancos y comerciantes grandes y pequeños?  Las ha pagado el pueblo, las clases trabajadoras, las clases B, C, D y E.  Solo la minoría clase A opulenta y acaudalada, la que no alcanzan el 1% de la población, no son afectados por estas inflaciones record, todo lo contrario, se han enriquecido y se enriquecerán más aún. 

El lomito del negocio especulativo lo constituye el tráfico ilegal de divisas, negocio que provee las mayores ganancias nunca antes superadas en otro tipo de negocio salvo el de la droga.  Todos sabemos de las grandes utilidades de los vendedores de dólares de los EEUU para sacar capitales de Venezuela por la ausencia de suministro de divisas de CADIVI.

¿Qué debemos hacer para detener ésta especulación cambiaria?

Debemos eliminar el control de cambio. He aquí la principal causa de la especulación cambiaria o dólar paralelo a 50 bolívares y más.  La causa es  el control estricto de cambio vigente de manera sostenida desde hace años en Venezuela.  El  régimen de control de cambios  cuando se instauró en 2003 tuvo exactamente el mismo significado que el cierre de taquilla de un banco que se enfrenta a una corrida bancaria similar a la de 1995 con los bancos comerciales venezolanos.   El control de cambio tuvo el objetivo de evitar la fuga de divisas como las ocurridas en la guerra económica de 2002-2003 que conjuntamente con el paro petrolero perseguía el objetivo de tumbar al gobierno de Chávez.  Pero la emergencia ya pasó, y aún con la vigencia del control de cambio siguen saliendo grandes capitales de Venezuela.  Esta situación por sí misma denota la ineficacia del control de cambio vigente.

Todo control de cambio es un régimen que solo se entiende como temporal su aplicación, mientras el país demuestra su solvencia y recuperan la normalidad monetaria. ¿Pero qué pasó con Venezuela?  Recuperó su solvencia monetaria y el control de cambio se mantuvo indefinidamente anclado fijo al dólar.  Esto ocasionó la demanda insatisfecha de divisa dólar para atender las necesidades prioritarias del país como son los alimentos, las materias primas e insumos para la industria, los repuestos para maquinarias y vehículos, las medicinas, etc.

Para frenar la fuga masiva de capitales simplemente se puede establecer un impuesto alto 40% tal y como ocurre en Europa. El control viene al cambiar la forma de declarar el ISLR basado en el pago de tributos por el saldo de ingresos menos egresos de las cuentas bancarias de personas naturales y jurídicas.

Aumento del salario mínimo y de los ahorros de los venezolanos

Al iniciar la instauración del bolívar-divisa con la paridad igual al dólar de los EEUU, el salario mínimo pasaría a ser igual a 2.700 dólares.  Por tanto los ahorros de los venezolanos crecerían en su poder adquisitivo por primera vez y como un acto de justicia.  No podemos olvidar que los últimos 30 años desde 1983, los ingresos y ahorros de los venezolanos han sufrido solo mermas importantes creando pobreza y deterioro de todos los bienes y servicios del país.

Claro, hace falta ordenar la economía para lo cual propusimos abrir la importaciones de bienes y servicios por tres años, ampliando abiertamente las licencias de importación a quienes demuestren capacidad para ejercerlas, y de esta manera evitar cuellos de botella en la exclusividad de tenencia de tales o cuales productos.  Es importante abrir las importaciones para obligar a bajar los precios de los bienes y servicios que se ofrecen en el país.  No nos asustemos por esto, porque Venezuela siempre ha sido mono productor, donde el petróleo ocupa el 95% de los ingresos reales por exportación.  Por tanto para fomentar y reducir esta dependencia debemos comenzar a producir bienes y servicios competitivos con los precios de esos mismos bienes producidos en otros países.  Mas si queremos ingresar en Mercosur para competir con las economías industrializadas de Brasil, Argentina y Uruguay.

En la mejor época Venezuela exportó productos no petroleros que alcanzaron el 5% de la exportación petrolera. El petróleo ha significado y significa para Venezuela el soporte de su economía.  Durante 45 años  el bolívar estuvo anclado al dólar (1938-1983) por la enorme fe y credibilidad en la economía venezolana soportada por el petróleo que por muchos años convirtieron a Venezuela como el primer exportador mundial.  Eso demostró la fortaleza del bolívar en esa época de anclaje frente al dólar, donde el petróleo respaldó al bolívar.  Por tanto ahora en 2013, muchos años después de haberse retirado el oro como respaldo del dólar, podemos soberanamente instaurar el bolívar-divisa respaldado por el oro negro.

Por tanto el BOLIVAR-DIVISA respaldado por el petróleo de nuestras reservas certificadas, es trasladar la FE y CONFIANZA de nuestra producción petrolera del dólar de los EEUU a nuestra divisa. Y no es un error, porque no sería un cambio fijo del bolívar-divisa con el dólar. 

El bolívar-divisa flotaría su valor en función de dos parámetros importantes: en primer lugar de la cantidad de crudo que compran nuestros clientes, y en segundo lugar del precio del crudo en cada divisa que usan los clientes para comprarnos el crudo.  Esta es la esencia de nuestra propuesta del bolívar-divisa.  Las bandas de flotación del bolívar-divisa frente a otras divisas las establecerá el BCV de acuerdo a la producción y venta diaria según los informes de PDVSA.

¿Entonces cuales son las ventajas inmediatas del bolívar-divisa?

Al instaurar el bolívar-divisa vendemos petróleo y bolívares como divisa, y como consecuencia nuestra moneda tendería a ser aceptada en el mercado internacional como medio de pago.  Esta es una medida impuesta por Venezuela a sus clientes, no hay otra opción para los clientes, para comprar petróleo tienen que comprar bolívares-divisa. El precio del crudo tendría el mismo precio en dólares por barril igual en bolívares-divisa.  Solo al nacer el bolivar-divisa tiene el valor igual al dólar y luego flotaría libremente. http://www.aporrea.org/contraloria/a174770.html

De esta manera se estimula el ahorro del país porque incrementaría mes a mes el ingreso de la divisa bolívar de acuerdo al volumen cada día mayor de nuestras exportaciones petroleras. Ante la crisis mundial del dólar de entrar en default y confiscación de capitales de venezolanos en el exterior, ocurriría una repatriación masiva de capitales en búsqueda de seguridad y de mejores tasas de interés de nuestro país comparando con las tasas bajas o nulas que devengan esos capitales en el exterior.

Con el bolívar-divisa salirnos de la dependencia del dólar en nuestra economía al ser impuesta la divisa venezolana en estas operaciones de venta de petróleo como ya mostramos.   Acabamos así con la especulación del precio del dólar, reduciendo como consecuencia la inflación a un dígito.

Con el bolívar-divisa se establece el precio de nuestro petróleo como marcador, compitiendo con otros marcadores mundiales West Texas, Mar del Norte y OPEP.  El bolívar-divisa con la eliminación del control de cambio estimula la inversión extranjera en la industrialización y producción nacional, permitiendo ingresos de capitales.  Claro, es necesario tomar medidas para evitar la fuga masiva de capitales fijando a tres años mínimo la limitación de retorno de esos dineros traídos a Venezuela con destino de inversión.  

Estas medidas fomentan la confianza en la economía nacional al poder abrir el libre cambio de nuestra moneda (bolivar-divisa), con las debidas restricciones que protejan a nuestra economía.

Conclusiones

En la medida en que nuestros clientes puedan comprar el petróleo en bolívares-divisa, nuestra moneda tendería a ser aceptada en el mercado internacional como medio de pago basado en el respaldo que damos a nuestra moneda con las cuantiosas reservas certificadas de petróleo de Venezuela

De esta manera el flujo monetario externo quedaría en Venezuela,  incrementando el ahorro nacional al ritmo de nuestras exportaciones.  No creemos que el bolívar-divisa quede aislado del concierto de divisas mundiales porque obligamos a comprar nuestro petróleo en bolívares cuando paguemos los bienes y servicios importados. Quizás cada proveedor cambie el bolivar-divisa a dólares, euros o yuanes, pero mientras tanto nuestro bolivar-divisa circula en esos países en los bancos internacionales quienes efectuaran el cambio.

Hoy más que nunca, con la caída estrepitosa de las divisas tradicionales (dólar, euro) por el elevado endeudamiento que tienen, nuestro bolívar-divisa muestra mayor solidez por el gran respaldo por las reservas no operativas que posee Venezuela.

El bolivar-divisa  llevará  la gasolina a 0,10 USD litro igual a 0,10 BsD litro.  Para disminuir el subsidio de PDVSA, la gasolina puede ser llevada a 0,25 BsD el  litro sin trauma y así se dispondría un fondo para atender las misiones que PDVSA sufraga en la actualidad.

Con el bolívar-divisa experimentaremos una disminución de la inflación a un dígito bajo porcentual al año.

Como consecuencia nuestros trabajadores podrán ahorrar y cotizar en fondos de pensiones para disfrutar de un sistema adecuado de seguridad social

El BCV deberá recoger parte de la liquidez existente con bonos de gobierno que paguen una tasa que no exceda el 3% y así ocurrirá una reducción drástica del circulante, ya que por cada dólar que PDVSA entregue al BCV, éste sólo podrá emitir un bolívar-divisa (1,00 BsD).  Como consecuencia, la banca comercial experimentará una baja drástica de los intereses bancarios a un dígito porcentual al año.  Esto abaratará los créditos para todos los sectores (agrícolas, de construcción, hipotecarios, industriales).

Ya mencionamos la repatriación masiva de capitales en búsqueda de más seguridad y  mejores intereses bancarios. Esto deberá ser controlado por el BCV  para evitar distorsiones desestabilizantes de la economía.

Con el salario mínimo en 2700 BsD igual a 2700 USD no será necesario aumentar el salario mínimo durante mucho tiempo. Con el bolivar-divisa impulsará la reactivación en general de la industria y agroindustria nacionales debido a la drástica reducción de sus costos de operación (mano de obra, insumos y equipos importados, costo del crédito).

Finalmente se podrá negociar el pago de la deuda externa utilizando el bolívar divisa. Por ejemplo la deuda actual con China (40 MMM USD) se convertiría en 40 MMM BsD. Los chinos a su vez podrían utilizar estos bolívares divisa para comprar nuestro petróleo.

Dios quiera que nuestra propuesta que presentaremos pronto a la Asamblea Nacional, tenga la acogida que merece.  La solidaridad en torno a la implementación del bolívar-divisa significará un aporte comunal a la recuperación de nuestra maltrecha economía y una derrota aplastante contra la conspiración y guerra económica que con fines de colapso total sufre nuestro país. Si es implementado el bolívar-divisa el Presidente Maduro se cubre de gloria para frustración de la oposición que seguramente sufrirá otra derrota el 8D por conspirar contra Venezuela.

 (*) Ingeniero Civil, M.Sc. - Ex presidente Fundador de A.C. Defensores del bolívar – jairolarottas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4321 veces.



Jairo Larotta

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: