La nariz del chino

Los relatos del realismo mágico macondiano latinoamericano de las décadas setenta y ochenta no da muestra, dentro de lo hiperbólico e hiperrealista, de que una nariz en la frente, una especie de unicornio respiratorio falso, en un personaje de ficción daría la vuelta al mundo y forzaría realizar traducciones y ventas masivas en esa particular muestra narrativa. A García Márquez no se le ocurrió imaginarlo ni metió la nariz en esa idea. Sin embargo, este efecto dominó de las comunicaciones globalizadas puso ante la vista de la humanidad la imagen del chinoXiaoLian, un joven de 23 años de edad, víctima de grandes angustias existenciales al verse mutilado del miembro facial luego de resultar muy afectada su nariz original en un accidente automovilístico.

La nariz sobre los ojos despierta curiosidad y extrañeza. Esto puede suponer una pequeña nariz para el hombre pero un gran paso para la humanidad.
Muchos desempleados europeos,por ejemplo, pueden ofrecer sus frentes como cultivo de naricesmediante un plan solidario y rentable de frentes en alquiler, algo semejante a los vientres que prestan dicho servicio prenatal. Y la ciencia y la imaginación pueden ir más lejos aún: Prestar frentes o alquilarlas (lo que supone unnegocio rentable para los calvos que no tienen ni unpelo de tontos) para cultivar falos o penes para socorrer aquellos caballeros —que ya son varios en el mundo—, que han sido víctimas de amputación por parte de sus cuaimas domésticas desde los tiempos de la señora Lorena Bobbit (léase 23 de junio de 1993), quien le hizo una gratuita uretrostomía —le echó cuchillo — a la paloma de su esposoJohn Wayne Bobbit, un muérgano supuestamente infiel. Sin embargo, el amor perdona y la felicidad tarda pero llega y ambos re reconciliaron 16 años después.

Hecho similar ocurrió en el californiano condado de Orange en julio de 2011 cuando la celosa Catherine Kieu Beckercortó y molió en la trituradora del fregadero el miembro viril de aquel hombre de 51 años. Quedó capado. El señor Bobbit tuvo al menos la suerte de un implante. Un poco más acá, en la República Dominicana, mes de enero de 2012, precisamente en el kilómetro 40 de la autopista Duarte del barrio chino, la señora Guillermina aplicó su técnica personal del tribunal de la Inquisición doméstica a su marido Beato Santos Sánchez, de 40 años, por no ser tan santo ni beato, sino todo lo contrario. Un poco antes, en Rosario, Argentina, durante el mes de noviembre de 2011, un taxista también quedó amputado del moco de pavo, es decir, del bicho de mear. Como colofón de todos estos episodios hay que proponer, prudentemente, una asociación mundial de defensa y protección de los penes, donde quiera que se encuentren, como un aspecto esencial y clave en la vida humana, en sintonía con los organismos que profesan la defensa de los derechos humanos. Sin penes la pervivencia de la raza humana en la tierra corre peligro de extinción.

En el hospital Unión de la Universidad Médica Fujian, en Fuzhou,localidad sureña de China,decidieron probar el implante a partir de un cartílago de la costilla de XiaoLian, el pasado 24 de septiembre de 2013. Esto es un acto hermosamente bíblico. Si Dios creó a la mujer a partir de una costilla de Adán, nada de raro tiene que de una costilla el hombre pueda crear una nariz. Quizás algún comunista ortodoxo diga por ahí que así como el hombre creó a Dios y desarrolló la facultad de clonar a sus semejantes, ahora el hombre amenaza con dejar a Dios sin empleo en un futuro inmediato y que por eso Dios tendrá que ponerse las pilas. Mosca mi Dios querido, hijo er diablo, como dicen los margariteños.

La nota de prensa aparecida en los portales de internet señala que el Dr. Guo y el joven Lian “se alegran” al ver la evolución de aquella obra maestrade la cirugía reconstructiva. No es para menos. Los chinos son ingeniosos. Inventaron la pólvora, el papel moneda, la seda y la carretilla de mano. Nada de raro sería que las cajitas feliz de MacDonald, cuyos juguetitos se fabrican precisamente en China, tengan pronto como regalo una nariz postiza, de látex o plástico, blanca, negra, morena, mestiza, color canela, pálida, amarillosa, etcétera, según el color de piel de cada quien, de modo que con un simple quita y pon podríamos permitirnos el tupé de cambiar de nariz como cambiar de medias. Antes se decía “como cambiar de zapatos”, pero los costos cambiaron. Hasta para hablar hay que tener economía del lenguaje. Definitivamente este capitalismo salvaje nos está matando.

Hay un aspecto que a partir de ahora los venezolanos tan listos que somos debemos tener en cuenta a partir de 2014 al renovar las pólizas de HCM de nuestros seguros: Solicitar se incluya en una cláusula el cultivo e implante de otra nariz en caso de accidente laboral o doméstico, eventual o casual, sin pero, porque si aquí no lo hacen en nuestros hospitales y CDI, ya sabemos que en China sí, y la vida es la vida del mismo modo que la nariz es la nariz y nadie tiene el derecho a quitárnosla. Esto también es válido para nuestros compatriotas que están practicando boxeo para representaral tricolor nacional en las competencias internacionales.Y aquellos que todo lo husmean y meten la nariz donde nadie los llamó, tengan mucho cuidado. Por la frente los conoceréis, como dice el dicho. Ya no hará falta mirar a las personas a los ojos para avistar su alma sino a la frente para saber de dónde viene y para dónde va.
Isla de margarita, octubre 2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1666 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a174688.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO