Nicolás Maduro se cayó de su bicicleta y de ello debemos aprender

El Presidente Nicolás Maduro se cayó de su bicicleta y aunque la dirigencia opositora se desespere en promover la burla, lo importante es que todos aprendamos de esta experiencia: Inclusive los presidentes también caen, sin embargo lo importante es levantarse.

Lo ocurrido me lleva a compartir una historia que escribí hace cierto tiempo a partir de la experiencia personal de lucha constante en revolución y donde el triunfo es resultado del sacrificio. En ese caso no todo sale como se espera y aparecen obstáculos gigantes.

Mi cuento es sobre un caminante que paseaba por la orilla de una playa, vistiendo su mejor traje. De pronto una ola inmensa, como nunca se había visto, apareció y lo derribó. Aquel sujeto se sintió realmente ofendido por el mar, aunque en la playa no hubiera nadie más como testigo, y él supiera que en su armario existían otros trajes impecables, éste se había convertido, sin embargo, en uno de los momentos más importantes de su vida.

Importante, no por un traje que quedó arruinado, no por la vergüenza de que su cuerpo hubiera sido batido y revolcado entre la arena y el mar, pues nadie más presenció la bochornosa escena; sino porque él jamás había vivido un verdadero suceso indeseable y por ello la decisión que tomara, marcaría su norma de conducta para el resto de su vida.

Él podía quedarse en esa playa, rabiando, llorando, lamentando lo ocurrido, preguntándose tal vez por qué el mar le hizo tan mala jugada. O por el contrario, podía simplemente sacudir su traje, comprender que seguía siendo el mismo caminante, que no perdió su honra, ni su valor, ni sus facultades, ni el luminoso porvenir que le aguardaba si era capaz de pasar la página, de no quedarse atrapado en aquel infeliz instante, y proseguir su rumbo con una conducta emprendedora, de firmeza y auténtico coraje.

Esta historia me fue contada hace varios años por un viejo sabio, uno de los compañeros más valiosos que he tenido y en tiempos de máximas dificultades. Él se refirió a las dos grandes opciones que más de una vez nos presenta la vida ante las calamidades: La renuncia o la perseverancia.

Definitivamente en nuestras luchas, aspiraciones, relaciones afectivas, la familia, el trabajo, ante los cambios y giros infinitos de las circunstancias, en todo lo que ocurre o no llega a ocurrir, debemos siempre, sin reparos, sin pretextos, con nobleza, con grandeza y el alma libre de impurezas, comportarnos como el caminante de esta historia: Mostrar perseverancia. Sacudir nuestro traje y seguir andando.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4349 veces.



Jesús Silva R

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: