Vientos de la sabana

Una revolución desplegada

Continuando dando esa muestra de organización, de unidad y de lucha, encontramos un partido revolucionario Psuv y del Gran Polo Patriótico desplegado en todos los rincones de la geografía patria. Una demostración del trabajo en equipo y una clara convicción de apego y entrega las fuerzas revolucionarias por darle cada vez mayor forma al ideario bolivariano y chavista de llevarle mayor suma de felicidad al pueblo y un mejor vivir.

Miles y miles de familias han sido visitadas, se les ha explicado los alcances y logros de un proceso de transformación social inédito que ha contado con una férrea oposición irracional, insana, depravada que día a día no duerme pensando en salir de lo que para ellos se convirtió en una pesadilla como es la de ir consiguiendo la inclusión y la justicia social en el devenir de nuestro accionar revolucionario.

Nada más chocante para un opositor que ver a cientos de miles de familias dignificadas con una mejor vivienda, un vehículo nuevo, estudiando en las universidades, comprando paquetes de turismos socialistas, viajando en avión o comprando comida en las redes populares de alimentación, por sólo citar algunas cosas sin especificar en el sector educación y salud donde las grandes mayorías que no tenían posibilidad ahora son atendidos con oportunidad e integralmente.

Esto, aunque pudiese parecer para ellos intranscendente, les revienta de rabia, les desencaja sus sonrisas, les molesta en las tripas, porque esa oposición, que no es mucha, fue criada para vivir como chulos de los privilegios de las riquezas de este suelo como pasó durante más de cuarenta años del puntofijismo. Sin embargo, son ellos los que se encargan con sus rutinarias mentiras, exageraciones, manipulaciones y engaños de persuadir a otros venezolanos que, aunque han recibido los beneficios directa o indirectamente de la revolución, a que se opongan a todo lo que huela a Chávez, ahora a Nicolás Maduro.

Por eso es que continuamos día y noche llevando las buena nuevas de la revolución a cada hogar, a cada familia, a cada persona, para que entienda de esta lucha que hacemos por el bien común, por el beneficio de todas y todos los venezolanos y por un mejor país y un futuro promisorio para nuestros hijos y descendencia y por un mundo mejor donde impere la paz, la igualdad y el amor entre unos con otros.

Mientras otros países hacen festín con la promoción de la guerra y la muerte, mientras otros países hacen fiesta con el mercado y negocio armamentista, mientras en otros países la seguridad social se ve cada día más vulnerada, nosotros caminamos a paso de vencedores por los rieles de la justicia social y esta se logra con la participación de todos y todas en el trabajo de conciencia y convicción socialista a fin de castigar a esas mentes oscuras opositoras que buscando sus intereses particulares no les importa las necesidades de las mayorías de un pueblo libertario como el pueblo venezolano.

Convencido estamos que el venidero 08 de diciembre, nuevamente la oposición apátrida y oscura se llevará la marca de una sonora derrota que le propinaremos los socialistas, bolivarianos y chavistas de este país, que estamos seguro elegiremos los candidatos oficiales del Psuv a lo largo y ancho del país para seguir garantizando patria, para seguir garantizando el continuar de las políticas de inclusión social en todos sus niveles.

Continuaremos las visitas a los hogares venezolanos no para discutir ni buscar la confrontación política sino para explicar nuestro camino, nuestro destino, marcado por Bolívar y Chávez, el cual es el camino de la paz y del amor, donde todos y todas podemos edificar con dignidad los mejores designios para nosotros y la humanidad en general.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor