Fascismos paralelos en Chile y Venezuela: De la conjura a la derrota estratégica

Este miércoles próximo se conmemoraran 40 años del Golpe Fascista en Chile que termino trágica y abruptamente con la vía chilena al Socialismo. El terror de los aviones bombardeando el palacio de la moneda seria la antesala de un camino sin retorno hacia las fauces más oscuras del Fascismo en donde toda una maquinaria de muerte y poder barrio con todo lo hecho hasta entonces por el movimiento popular revolucionario chileno que encabezara el compañero presidente Salvador Allende. Los mil días de la Unidad Popular (coalición de partidos de Izquierda que llevo a S. Allende al Gobierno Popular) fueron de comienzo a fin un cumulo de expresión álgido de una sociedad fracturada por la desigualdad e injusticia en donde empezaron a transformarse las bases primordiales de un Estado Social que era regido por una moribunda constitución que no respondió al tiempo y momento histórico que la sociedad chilena necesitaba para dirimir su destino en democracia

La campaña sucia por radio y prensa escrita por parte de la derecha infundiendo el terror hacia el electorado era parte de un laboratorio de guerra psicológica que empezaba a dar los pasos necesarios de una conspiración que de forma ascendente y de un comienzo se planteó impedir por todos los medios que Allende asumiera el proceso de cambios que transformara las bases de la sociedad chilena en donde el latifundio y abuso en el chile rural era una herencia a desterrar, la falta de oportunidades para los más pobres daría un vuelco al declararse al programa de gobierno el programa de los trabajadores acto revolucionario que elevo el antagonismo contra patrones y dueños de los medios de producción y empresas transnacionales.

La derecha opto de un primer momento por la sedición y conspiración para ello se doto de un brazo paramilitar como fue el FNPL (Frente Nacionalista Patria y Libertad) nacido del interior del Partido Nacional (cuna de la Oligarquía Chilena)que fue responsable del asesinato del comandante en jefe del ejército Gral. Constitucional Rene Schneider en Octubre de 1970. Con este crimen se procuraba confundir al sector de la Fuerzas Armadas para que impidieran que Allende asumiera el gobierno en Noviembre de 1970 hecho que se consumó de todas formas. Este grupo paramilitar terrorista se vinculó a un sector del Ejército y la Armada que mantenía una conspiración cerrada al interior de sus filas con fuertes nexos con los EEUU y la CIA.

El cumplimiento de las 40 medidas del programa popular dio un avance significativo al clima y protagonismo de los trabajadores y los partidos de izquierda que se vio reflejado en el incremento de votación de un 33 ,9% al inicio del gobierno hasta un 44,6% en julio de 1971 en las elecciones municipales. La nacionalización del Cobre e intervención de importantes empresas en la ciudad y el campo por parte de los trabajadores y campesinos para impulsar la economía frente al saboteo interno y bloqueo del imperialismo de EEUU fueron dibujando el plano abierto de la confrontación de clases a nivel nacional e internacional.

Frente a la movilización popular se movilizo la conjura derechista con actos de sabotaje a la energía y transporte pilares fundamentales de la economía, el acaparamiento y especulación por medio de un mercado negro y fuerte campaña de medios en radio y prensa escrita dibujaron un clima de ingobernabilidad que no pudo tapar las fuertes demostraciones de apoyo y movilización de los trabajadores y campesinos guiados por la izquierda.

Solo quedaba una opción para los Conjurados la solución militar: El Golpe

El ejército y armada fue haciendo un trabajo de captación y conspiración para socavar el apoyo de sectores constitucionalistas al interior de las fuerzas armadas muchos de ellos formados en la Escuela de las Américas en EEUU. Se infiltro por parte del Dirección de Inteligencia Militar los partidos de izquierda y organizaciones sindicales para encuadrar a sus miembros. Se influyó para que fuera aprobada la nueva ley de control de armas y explosivos que permitía allanar fábricas y locales de partidos y organizaciones. Aprovechando que la Democracia Cristiana se unió a la Derecha para declarar la inconstitucionalidad del Gobierno Popular.

El golpe en efecto tuvo su ensayo práctico cuando el 29 de junio de 1973 un regimiento cercano a Santiago se alzó al mando de un comandante vinculado a la conspiración de un sector de la derecha pero que actuó impulsado por su desesperación y ajeno al gran plan del once de septiembre. Fue sofocado por la acción de sectores constitucionalistas con el Gral. Prats a la cabeza en donde un agazapado Gral. Pinochet aparecía al lado en tenida de combate siendo clave para que luego que el general Prats abandonara el gobierno, Pinochet fuera nombrado por Allende como comandante en jefe del ejército.

Allende luego del denominado Tancazo en Junio del 73 no opto por depurar las Fuerzas Armadas como le recomendara Prats y a efecto este renunciara al cargo dejando servida la mesa a los conjurados. Los partidos de izquierda ante la inminencia del golpe se dividen en sectarismos y proclamas de defender el gobierno popular pero no trazan líneas coherentes para mantener esa línea de acción. No son más de 200 cuadros políticos los que cuentan con preparación militar y armas de un universo de más de 100.000 militantes de izquierda todas las esperanzas de una defensa están hipotéticamente centradas en el sector constitucionalistas de las Fuerzas Armadas que a esa altura del partido crucial están técnicamente neutralizadas pues todos los ascensos promulgados por Allende tienen la mano de Pinochet y sus secuaces.

El once de septiembre la conjura y conspiración interna y externa significo en su amplia expresión del término un Golpe y derrota de un proyecto de transformación social en democracia que apuntaba al Socialismo. Interrogo hasta nuestros tiempos todos los discursos y acción por un cambio social en el mundo. La heroica resistencia de Allende en la moneda y su muerte marcaron el fin de una forma de hacer política en favor de las mayorías populares. Del mismo modo que la impotencia de la izquierda chilena el día del golpe-revolucionaria o reformista-dio cuenta de una derrota de carácter estratégico. De la cual aún no se recupera 40 años después, con evidente perjuicio para la democratización y cambios que dicha sociedad reclama en su larga lucha contra el neoliberalismo que aun campea en chile.

LA REVOLUCION AMENAZADA

Las diferencias de la Derecha Chilena de la Venezolana son pocas su pensamiento es similar, su visión de país es similar, ambas de se alinean bajo el Imperialismo, ambas son recalcitrantes y anticomunistas con devoción, una, la chilena está en el poder actualmente, la otra, la venezolana no, las dos históricamente conspiraron y conspiran contra gobiernos progresistas y revolucionarios.

Los 14 años en que se ha desarrollado el proceso o revolución Bolivariana han estado marcados por la acción de la derecha desplazada del poder en 1999, la cual una y otra vez no renuncia a ser una opción de poder como en antaño, para lo cual se vale de la política por otros medios como es la correcta definición de un estratega miliar definiendo la Guerra, esos medios son los medios de ejercer la violencia reaccionaria.

Sea una guerra psicológica que de manera vertiginosa martilla por los medios más ingeniosos la conciencia del pueblo pretendiendo vulnerar la capacidad de sosiego de la mayoría de la sociedad, se vale de una guerra económica que busca atomizar el modelo productivo desviándolo de su gran objetivo garantizar la soberanía alimentaria. Por medio de los medios de prensa y tv se usa el acaparamiento y especulación de los alimentos para generar descontentos cada vez que se aproxima una elección de importancia y dicha estrategia de largo aliento logra generar desconsuelo e incertidumbre.

El sabotaje petrolero del 2002 -2003 fue un duro golpe que no logro su objetivo pues el Cdte. Chavez depuro dicha industria y logro enrumbarla hacia los principales logros económicos como fueron las misiones sociales y obras de impacto social. Aun así persisten sectores que no lograron ser depurados y que no solo en esta importante industria sino en otras ramas energéticas logran realizar sabotajes de envergadura como el desastre de Amuay y los constantes apagones de energía eléctrica que colateralmente afectan el transporte masivo y calidad de vida del pueblo.

El principal daño de la Guerra económica es paralizar la productividad del país, generar un estado de colapso artificial para captar la atención de un escenario que busca salidas no democráticas y en donde un pronunciamiento de la FANB divida a la misma. Hecho fundamental de toda esta conspiración que si bien lograron en el 2002 no lograron capitalizar por ambiciones personales y la división de interés que conviven en la derecha venezolana.

El Cdte. Chávez lo dijo una vez de forma visionaria y apelando a la historia reciente forjando un paralelo con la revolución de Allende y la Bolivariana, esta es una revolución pacífica pero no desarmada tiene a la FANB como protagonista del proceso de cambios y fuerza frontal contra todo intento de torcer dicho rumbo al margen de las leyes y la constitución.

REFLEXION FINAL

La conspiración no ha tenido éxito hasta ahora, pero persiste y se plantea de largo aliento para lograr el necesario desgaste para capitalizar votos como en la última elección las más reñidas en estos 14 años. Solo la movilización popular y apoyo mayoritario ha impedido que la derecha logre su cometido, ni el objetivo supremo de sacar del camino al Cdte Chávez ni las muertes y asesinatos del 14 de abril disminuyeron la vocación por las verdaderas transformaciones del país de la gran mayoría, pero sí lograron confundir y desorientar a vastos sectores que votaron por la opción de la derecha loba disfrazada de oveja. El pueblo debe aprender de los procesos y sus causas a lo largo de la historia por ello la defensa de la revolución no solo pasa por estar alertas y apoyar al Gobierno Bolivariano sino por tener la capacidad de desterrar la posibilidad de su derrota estratégica, de consolidar y hacer irreversible este proceso de cambios que logre éxitos incuestionables y reafirme en los hechos más que las palabras que es posible el Socialismo.

La milicia territorial centrada y a la par de la organización popular deben ser una de las bases fundamentales de la defensa activa de la revolución que no vuelva a permitir la actual sectorización y no integralidad de la defensa de los cerros y barrios populares .hecho más que demostrado por la arremetida fascista del 14 de abril que causo las muertes de compañeros que estaban aislados manifestándose, la derecha entendió esto y penetro sectores del campo popular y lo volverá hacer pues su cometido de llegar al poder pasa por reprimir masiva o selectivamente a los revolucionarios o Bolivarianos .

Obreros, Campesinos ,Pobladores ,Estudiantes organizados de diversas formas deben trabajar y debatir los alcances de una conspiración en marcha que sobrepasa las funciones de Gobierno y su entendible y necesario secretismo dichos elementos. No deben ser obstáculo para que el pueblo tome la ofensiva contra sus enemigos y adversarios que se valen del apoyo de la derecha internacional para su resguardo ,refugio y consolidación para concretar sus planes de derrotar y frenar el proceso de cambios .

Solo con la fuerza del pueblo, con las armas y las ideas , No Volverán



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1229 veces.



Martín Klark


Visite el perfil de Martín Klark para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: