¿La Polar es del pueblo?

Desde un inicio, la Revolución Bolivariana, se ha caracterizado por su esencia social, por su espíritu incluyente, por su apego a los más puros valores humanistas, a su afán de reivindicar a los excluidos.

En una etapa posterior, se ha avanzado en una nueva forma de redistribuir la riqueza nacional, por hacer que esa riqueza beneficie a la mayoría de la población sin distinción de raza, credo religioso, afinidad política, lengua, género, nacionalidad y estrato social. La esencia del socialismo bolivariano, en desarrollo en Venezuela, es la universalización de la educación, la salud y la alimentación; incluyendo a toda la sociedad.

Pero, los burgueses venezolanos, quieren darnos lecciones de honestidad y enseñar a la revolución bolivariana a producir. Esta clase social en su infinito deseo de acumulación de dinero, han emprendido una etapa de creciente desinversión en el aparato productivo, mientras, que tratan de convencer a los venezolanos que el socialismo bolivariano les va a quitar sus pertenencias; encubriendo su temor a perderlo todo, tal como un ladrón sabe que algún día la justicia le quitará lo que no es suyo. Eso está pasando con la burguesía nacional, los empresarios que saben que lo obtenido no es suyo, sino es del sudor de los trabajadores venezolanos. Lo que producen y venden, aun cuando paguen beneficios y salarios jugosos a sus trabajadores, se basa en la explotación de la mano de obra y la ganancia comercial extraída a todo el pueblo, que justamente ha tenido como resultado una inmensa desigualdad social. Entonces, la Polar no es de la Venezuela que trabaja para una familia capitalista, la Polar es de los venezolanos; ya que se ha pagado hasta el último céntimo, de lo que hoy en día, es ese monopolio de alimentos y bebidas.

Si sacamos la cuenta de lo que gastan las Empresas Polar (G) en su ramas de producción de alimentos, podremos ver que deducidos los costos de materia prima (Mp), uso de las maquinarias (A), pagos de salarios y beneficios de ley a los trabajadores y trabajadoras (S), queda un excedente que proviene de la explotación del trabajador, una masa de dinero adicional, (G incrementada).

G=Mp +A +S = G incrementada

Si a este excedente se le restan gastos de administración aun así es suficiente para acumular masas gigantes de dinero que se incrementan con la producción en masa de los alimentos.

En resumen, cada maquinaria e instalaciones de estas empresas son producto del trabajo ajeno que se ha apropiado el empresario. Entonces la construcción de esta empresa es obra del Pueblo Trabajador que pudiera reclamar su trabajo no pagado de manera legítima. Aunque en el capitalismo la ley protege y ampara esta acumulación y explotación capitalista, es necesario que se entienda que esta es la función mediadora del estado burgués.



Independencia y Patria Socialista…Viviremos y Venceremos

Msc. en Ciencias Geológicas

Pdte. Comisión Contraloría FBST-CCP-EBM


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1738 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: