¡¡¡Hasta cuando, hasta cuando!!!

   Parte de un artículo en preparación para la página digital de UN, el cual será publicado después de las próximas elecciones.

   Sí, ¿hasta cuando vamos a continuar apoyando a gobernantes sin beneficio de inventario? ¿Hasta cuando vamos a seguir extendiendo cheques en blanco a estos señores sin tomar en cuenta la responsabilidad en la que podríamos incurrir en relación con sus actuaciones, esto es, sin pensar en la posibilidad de convertirnos en cómplices de sus eventuales irregularidades y delitos? ¿Es que acaso de nada ha servido la nefasta experiencia vivida durante la cuarta República, cuando por espacio de 40 años el pueblo venezolano estuvo apoyando y llevando al gobierno a toda clase de delincuentes y malhechores,  y no sólo eso, sino  haciéndolo, además, convencidos de que esos sujetos eran la mejor opción? ¿Cómo es posible que personas pensantes y cultas caigan en el error de evaluar a quienes ejercen o aspiran a ejercer algún importante cargo público con la ligereza irresponsable con la que siempre se ha hecho, es decir,  más con el corazón que con el cerebro y sabiendo que con eso se pone en  riesgo no solo el destino del país sino también su propio destino?

Del gobierno de Chávez podría decirse, desde el punto de vista de los grandes objetivos estratégicos del país, de los inconmensurables recursos en divisas de los que dispuso -un millón de millones de dólares en 14 años--, de la pulcritud en el manejo de los dineros  públicos y de la libertad de acción de la que gozó, pudiera decirse, repito, que fue, sin atenuantes, un  gobierno fracasado. Esto es tan ciertoque, para vergüenza de los espíritus libres y emancipados de este país,no resistiría la comparación con casi ningún gobierno anterior.

Por ejemplo, el mayor presupuesto anual manejado por Pérez Jiménez fue de 3 mil millones de dólares. Fue  la época en la que eran las propias compañías petroleras las que le fijaban el precio al barril de petróleo, el cual, por supuesto, nunca pasó de los 2 dólares (hoy no baja de los 100). Y sin embargo, convirtió a Caracas de una ciudad rural que era, en una metrópolis a la altura de cualquier ciudad moderna del continente. Todas esas obras monumentales que aun hoy siguen siendo la expresión del espíritu del progreso de la época, Centro Simón Bolívar, el Viaducto y su autopista Caracas La Guaira, alarde de ingeniería para el momento, la avenida Bolívar, el Pulpo, el Hospital Universitario, Los Próceres , el teleférico, el Hotel Humbolt, en lo más alto delÁvila, los bloques del 23 de enero, pues se había propuesto acabar con ese vergonzoso cinturón de miseria que aun hoy rodea a Caracas, el reactor nuclear de Pipe.

Pero eso no es todo, porque también construyó gran parte de la Ciudad Universitaria de Caracas,las grandes arteria que surcan la capital. Y había empezado, cuando se fue, a construir en la roca Tarpeya, el helicoide, un centro comercial que sin duda hubiera sido la envidia de muchos países latinoamericanos. Todas estas obras y otras más, las construyó el GeneralPérez Jiménez en apenas diez años, con el ridículo presupuesto mencionado y con un dólar a 3,35.  Aquí en Maracaibo nos dejó un enorme hospital que fue una referencia para la región latinoamericana en cuanto a la atención de la salud de la población se refiere. Y había empezado a construir el nuevo acueducto cuando se produjo el infausto golpe de estado que lo derrocó. Y todo eso, en medio de una febril actividad económica  que había elevado significativamente la calidad de vida de la población.

Ahora, a la luz de todo lo dicho surge necesariamente una pregunta obligada: ¿qué no hubiera hecho Pérez Jiménez si hubiera durado otros diez años más en el gobierno y  contado con la rialamentazón quedespilfarró y permitió robar Hugo Chávez, cuya familia celebraba las fiestas familiares en el exterior ,y particularmente, en París, Francia, teniendo, además, el avión presidencial de carrito por puesto, con lo cual incurrían en el delito de peculado de uso? Sin algún legado nos dejó el comandante presidente, ese que dice que fue él el que nos dejó una patria, fue la corrupción, que ha hecho que fracasaran todos los planes de gobierno que se han llegado a elaborar.Porque  incluso Barrio Adentro, que es su proyecto bandera, sólo ha quedado para alimentar una publicidad engañosa, Basta irse hasta allá para cerciorarse que la mayor parte de las veces faltan las medicinas.

alfredoschmilinsky@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1754 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a171960.htmlCd0NV CAC = , co = US