Pildoritas 133 (año VI)

¿Somos homofóbicos por no aceptar conductas inmorales de quiénes pretenden tomar el poder como sea?

Ahora resulta que para no ser tildados de homofóbicos, tenemos que aplaudir la conducta reñida con la moral y las buenas costumbres, más innegables delitos, no de cualquier sexo diverso, sino nada menos y nada más que de funcionarios públicos de alto rango, en locales oficiales, con utilización de dineros públicos, participación de menores y consumo de drogas.

Es como si se tildara a cualquier persona de racista porque no aplaude, por ejemplo, a un afro descendiente que comete un delito.

¿Qué es lo que pretende la oligarquía amarilla devenida en mafias de podredumbre extrema, que los venezolanos no tengamos derecho a no tragarnos su conducta no cónsona con su condición de funcionarios públicos, miembros del parlamento nacional o simplemente políticos que aspiran a dirigir los destinos de este país?.

Si lo que hasta ahora se ha conocido fue repudiado incluso por organizaciones sexo diversas que han manifestado su apoyo a la revolución y reconocen la aceptación, inclusión constitucional e institucional de su condición, que ha dejado de ser un tabú en una sociedad que marcha hacia el socialismo, precisamente levantando una de sus banderas como es la de la igualdad sin discriminar entre otras razones por la inclinación sexual de las personas, ¿por qué quienes se han convertido por sus actuaciones, en vergüenza incluso de quienes asumen a diferencia de ellos su condición y le piden a esas personas que ASUMAN también con valentía lo que son, reaccionan con tanta furia contra quienes no aceptamos su comportamiento, no por ser homosexuales sino por las formas de las que se valen para montar sus festines?

Si según se sabe lo conocido hasta ahora, es sólo el 01 por ciento de lo que falta por conocerse y la reacción ha sido la que hemos visto en la mayoría de los venezolanos, que no pueden ser tildados de homofóbicos, ¿qué pasará cuando se conozca la totalidad de lo descubierto?

Aquí lo que está planteado no es que quienes están involucrados en los hechos conocidos, sean homosexuales o no, lo que esta sobre el tapete es una conducta repudiable de una gente que pretende tomar el poder por cualquier vía, con una catadura moral como la que detentan que se revuelca en el lodo de la prostitución y no cualquier prostitución, sino la infantil lo que hace más graves los hechos pero además la drogadicción y el uso de dineros y bienes públicos.

Es muy fácil defenderse atacando, como lo ha hecho la alta dirección de PJ, afirmando que la AN se convirtió en una cloaca, pues sí, lo que se vio este martes fue tan putrefacto que bien puede compararse con una cloaca, pero hay que preguntarse: ¿De dónde vienen los deshechos putrefactos que circulan por esa cloaca, cuál es su origen, qué obligó a que se destapara para ver si es posible evitar que sea contaminada toda la sociedad venezolana?

Por mi ultimo articulo he recibido insultos terribles, incluso contra mi madre ya fallecida, también he recibido muestras de solidaridad, claro “de todo hay el la Viña del Señor”, pero hay que decir que quienes leen sin comprender lo que leen y se precipitan en tildar de homofóbicos a quienes nos resistimos a aceptar conductas como las conocidas, no por venir de personas que tienen una inclinación sexual distinta, sino porque son conductas que dañan a terceros y afectan el patrimonio de los venezolanos, seguramente lo que desean es como lo dije en mi opinión anterior una Venezuela convertida en Sodoma y Gomorra

Así que no vengan a escudarse, quienes están involucrados y quienes automáticamente se solidarizan con ellos, en la pretensión de que se les acusa o “persigue” por ser homosexuales, igual sería si quienes delinquen fuesen heterosexuales, afrodescendientes, blancos, ricos o lo que fuere: ah pero hay un agravante, son funcionarios públicos y están obligados por tal razón a exhibir una conducta cónsona con la moral y las buenas costumbres y que no utilice los dineros públicos, simplemente porque ello es un delito tipificado en nuestras leyes.-

Tampoco vengan a intentar salirse por la tangente, edulcorar lo que no se puede o pretender una impunidad inaceptable no por lo que son, sino por lo que hacen, así se sientan apoyados por el simplismo con que una Agencia de noticias como AFP, trata lo sucedido, en una muestra del sesgo de la prensa de la oligarquía internacional cuando titula: “¿Homo, hetero o trans?: el nuevo debate político en Venezuela “ lo cual confirma la ligereza con que se tocan los temas que aquí se debaten, que tienen que ver con la putrefacción de la política por parte de una mafia que tiene secuestrada la oposición en este país, y no con el hecho de que sean homo, hetero o trans quienes hayan cometido los desafueros vergonzantes para nuestra tradición de venezolanos íntegros, herederos de la casta libertaria de nuestros héroes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3225 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: